Patricia Sosa

 “Conocer y ayudar a los aborígenes me cambió la vida”

La cantante confiesa que el 2008 fue su año bisagra y que a partir de su encuentro con los indígenas del Impenetrable del Chaco se le ordenaron sus prioridades. Muy emocionada, relató esta experiencia de vida que le llena de orgullo.

-¿Cómo fue que empezó a tomar contacto con los aborígenes?

-Porque recibí una carta de un pueblo que me pedía ayuda, una comunidad de 360 habitantes. En el escrito me comentaban que una noche, desperados porque habían muerto dos niños por desnutrición y un adolescente se había suicidado, decidieron hacer el ritual del fuego como última instancia para evitar que se muera más gente. En ese momento pasó un auto a lo lejos y se escuchó “Y te amaré” (un tema de su autoría) y lo tomaron como una señal. Ellos no sabían quién soy porque no tienen luz, no miran TV ni escuchan música. Al otro día salieron al pueblo para averiguar quién cantaba esa canción hasta que al final un chico del colegio les dijo que era yo. Entonces se metió en Internet y les comunicó que mi próximo concierto era al mes siguiente en Córdoba. En ese momento toda la población juntó plata para que una persona viajara con la carta.

-¿Qué sintió cuándo leyó esa carta?

-Me dio miedo, no fue una carta más, no sabía que hacer. Era un pueblo con 80% de tuberculosis, 70% de mal de chagas, desnutrición. Decidí colocar un SOS en mi página (www.patriciasosa.com ) y ahí empezó a llamarme la gente: amigos y fans que tienen una sensibilidad en común conmigo. También se comunicaron médicos, maestros, curas y nos empezaron a llegar mails, empecé a reclutar gente y así fue como comenzó esta movida en el Impenetrable del Chaco.

-¿Cómo fue el primer viajé que realizó? ¿Qué sintió cuando estuvo por primera vez con los Tobas?

-Con todo el equipo que formamos fuimos por primera vez en junio de 2008. Teníamos mucho miedo y ansiedad porque no sabíamos bien cómo nos iban a recibir. No sabíamos las caras que tenían. Cuando estábamos llegando comenzamos a ver como agitaban unas banderas de color marrón, verde, roja y amarilla que simbolizan el sol, la tierra, la naturaleza y la sangre derramada por el indio en los combates bélicos. Fue una emoción impresionante. Ellos empezaron a gritar y nosotros corrimos y nos abrazamos un tiempo largo.

-¿Cómo los vio? ¿Qué necesidades tienen?

-Primero apareció un señor mayor muy delgadito y sentí materializada la soledad. Yo pensé que tenia cataratas, entonces me acerque lo miré y me abrazó. Yo dije: “esto es la soledad”. Cuando lo solté, lo miré otra vez a los ojos y le observé un destello, tenía su mirada velada por la soledad, tristeza pura. Luego nos mezclamos y nos hicimos amigos de esa gente. Ya no eran más la población, ya eran Ignacio, Faustina, etc.

Cuando nos metimos en la selva por primera vez nos horrorizamos. La gente estaba más urgida de lo que contaba. No tienen vivienda, hacen un nido en el espinillo y con bolsas de residuos tapan el agujero y se meten. Los gusanos se le meten por las orejas y le salen por la nariz. Tienen los tímpanos perforados, hay muchos sordos. Viven con eso, además tienen mucha sarna y los médicos les hicieron muchas curaciones. El primer día volvimos a la cabaña muy tristes, lloramos mucho. Después me di cuenta que así no se podía seguir, que nos íbamos a enfermar y traté de reciclar todo esto y convertirlo en una energía positiva que me invite a seguir al otro día. Les di una charla a los míos y les dije que habíamos ido a recibir y no a dar y que teníamos que estar muy agradecidos por esta misión.

-¿Qué fue lo que fueron a recibir?

-Te dan tanto amor, son tan puros de verdad. No son los pobres de la urbe, no son los pobres del campo, son los pobres de la selva totalmente abandonados. Ni siquiera diría que están sufriendo una extinción porque suena a decantación de la historia. Esto es un exterminio. Acá todos somos culpables y hay que hacer un mea culpa. ¿Por qué la población no esta enterada de esto? ¿Y por que cuando pasan la noticia no prestamos atención? Hay gente divina adentro, maravillosa, preciada, pura, con conocimientos antiguos. La desnutrición viene de generaciones anteriores, vos te encontrás con pibes de 25 años que ya no les sube agua al tanque, que hablas con ellos despacito y recién te entienden. Los que sobreviven son muy fuertes y están muy dispuestos a dar batalla.

-¿Cómo siguió su vinculación con los indígenas tras ese primer viaje?

-Desde junio del año pasado ya hicimos cuatro viajes. En todos fuimos con muchos camiones. Yo estoy a cargo y me manejo con megáfono para no quedarme disfónica y dirijo a todo el grupo. Por sobre todas las cosas juntamos alimentos no perecederos, elementos de primeros auxilios pero también hemos recibido donaciones de consultorios odontológicos, cosas para equipar la salita y ropa. Tenemos todavía 600 bolsas con ropa sin clasificar y como ellos no tienen placard hacen pozos en la tierra y meten la ropa y la tapan con hojas, ese es su vestuario. Y vamos por más. Nuestro próximo viaje es en abril y vamos a inaugurar un comedor porque por suerte las cosas están cambiando.

Tienen una escuelita que tiene una sola aula y son 140 alumnos entonces logramos que le pusieran luz e Internet y nosotros le llevamos un TV de 29 pulgadas, computadoras y 50 películas para niños y ahora dos empresas nos donaron todo para hacer un salón comedor de usos múltiples de 10 x 15 Mts. Y también vamos a tomar un curso de viviendas de adobe para enseñarles a hacer a ellos sus propias viviendas.

-¿Qué lugar ocupa su familia en esta misión que está llevando adelante?

-Mi familia se preocupa mucho cada vez que me meto en la selva aunque yo estoy vacunada por todos los virus. Mi hermana Sandra es la secretaria general de la fundación y es la acción permanente. Ella siempre tuvo una vida muy diferente a la mía. Fue secretaria toda su vida y yo cantante con un ritmo de vida muy diferentes. Sin embargo, en un punto la vida nos iba a unir y fue esta causa. Cuando le propuse trabajar en esto se le llenaron los ojos de lágrimas y nos dimos un abrazo y supimos que esto nos iba a unir mucho más.

-¿Cambió su vida a partir de estos sucesos?

-Obvio, el 2008 fue un año bisagra para mí. Esto fue una misión que tenia Dios preparada de verdad. Se me hizo una luz y me ordenó las prioridades. Volví a mi casa feliz. Vivo contentísima con todo lo que hago. Me encanta estar en comunicación con mis amigos indígenas, me encanta ser cantante.

-¿Por qué cree que los argentinos nos olvidamos de esta gente que tiene tantas carencias?

-El ser humano es muy complejo, no aprende a vivir nunca y yo que hago mucha meditación y trato de ordenarme mi vida espiritual me doy cuenta que a veces pierdo el rumbo. El ser humano es egoísta y cuando uno aprende a sacarse del vocabulario la palabra “yo” van a cambiar las cosas. Solamente con que ayudes a uno solo estará mejor tu tarea en la vida. Igualmente, por suerte, desde que empecé a difundir esta misión mucha gente comenzó a sumarse.

-¿Cuáles son los próximos proyectos que la unirán con los aborígenes?

-Cuando nosotros le cubrimos sus necesidades básicas ellos están satisfechos, pero el destello en la mirada empieza cuando les entra un proyecto, cuando tienen algo para hacer. Les enseñamos a hacer un gallinero y cuando terminamos estaban felices y no paraban de reírse. Y vimos que empezó la voluntad de hacer porque todo ser humano necesita sentirse útil y abastecerse por si mismo. Por eso nosotros vamos atrás de los pequeños micro-emprendimientos que puedan tener. Ya hicieron otro gallinero, les compramos celulares y les enseñamos a enviar mensajes de texto. Y el próximo proyecto es capacitar a las mujeres para que puedan tejer. Nosotros queremos lograr que ellos aprendan trabajos, que sean amigos nuestros y nosotros de ellos y saber que ellos tienen alguien a quien recurrir y que nosotros podemos ayudarlos.

FUENTE DE LA FOTO: KILOMETROARGENTINO.COM

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s