Angel Cappa

“No hay nada que motive mas que un sueño”

Como director técnico, sorprendió con su Huracán que enamoró a todo el mundo futbolero. Como hombre, es un ejemplo de compromiso y solidaridad con sus jugadores y la sociedad. Por eso, es un aprendizaje el leer lo que piensa del deporte y de la vida.

¿Como vivió las presiones previas a la gran final del campeonato?

Con mucha alegría. Me llena de orgullo haber llegado a la instancia final en un equipo como Huracán, que tiene un significado muy especial en el fútbol argentino por el buen gusto y su manera de entender el fútbol.

  ¿Qué sintió después de no haber logrado el máximo objetivo?

Creo que si uno da todo lo que tiene, lo intenta todo, brinda todo su talento y su inteligencia, su voluntad y su esfuerzo a favor de un objetivo, no defrauda. El fracaso no existe en ese sentido. Existirá para cuatro imbéciles para los que solamente vale ganar o perder. Pero esos cuatro imbéciles, a mí no me interesan. ¿Fracasó Holanda en el mundial del 74? No, porque fue un equipo que hizo todo lo posible, salió subcampeón y todavía se habla de él.

Durante este campeonato se habló de grandes logros futbolísticos de Huracán, como el de haber llevado a jugadores de 19 ó 20 años, como Matías Defederico o Javier Pastore, de completamente ignorados a estrellas: ¿cómo lo logró?

Que podían estar en primera fue algo que comprobaron ellos mismos a medida que fueron compitiendo. A la vez, fueron cayendo en la cuenta de que podían ser campeones a medida que fueron pasando pruebas como jugar en la cancha de Newells, Rosario Central, con River o San Lorenzo también de visitante y efectivamente se dieron cuenta que podían competir por los primeros puestos.

 ➤¿Les indicó algún camino para que la fama no los hiciera estrellarse?

El daño más grande que hace la fama cuando te atropella es quitarte el suelo. Entonces, uno se queda caminando por las nubes y, cuando uno no está pisando el suelo, no está dentro de la realidad y eso es tremendo. Uno cree que porque no le cobran en un restaurante, tiene poder o que cuando la gente lo saluda por la calle, uno es más que ellos. Es muy difícil luchar contra eso y los chicos tendrán que pasar por esa experiencia. Yo trato de explicarles de qué se trata, pero no es tan sencillo. Espero que no se olviden a quién representan cuando están jugando porque muchas veces uno cree que juega para la fama y no para la familia, para su barrio y para su propia ilusión.

Huracán generó noticias también más allá del fútbol: ¿cuál fue el resultado de haber llevado al equipo a recorrer el Museo de la Memoria (ex ESMA), el hospital Garraham o la villa Zabaleta?

Me lo propusieron, les expliqué a los jugadores de qué se trataba y los dejé en libertad para que ellos conocieran parte de nuestra historia y la realidad actual. En el Museo de la Memoria pudieron acceder a esa parte tan dramática y tan real de nuestra historia, se interiorizaron de lo que se trataba y se conmovieron, naturalmente.

¿Cree que los jóvenes están comprometidos con la realidad social?

Algunos sí y otros no. En los ’70, tampoco eran todos los jóvenes comprometidos y las mujeres comprometidas para lograr el voto femenino fueron muy pocas. En Cuba, la revolución la empezaron 12 tipos. Ahora también hay sólo una minoría de jóvenes comprometidos con la realidad en la Argentina y en otras partes del mundo con movimientos anti-globalizadores y otros tipos de militancia.

➤¿Cómo compatibilizan los jugadores jóvenes las cifras siderales que ganan con compromiso social?

Los futbolistas que ganan mucha plata son muy pocos en relación con todos los futbolistas que trabajan. En la Argentina, se gana muy poca plata. Por supuesto, tienen mejores ingresos si los comparamos con los de algunos trabajadores, pero ni se acercan a lo que ganan jugadores de la talla de Cristiano Ronaldo o Kaká (Real Madrid). Esta es una actividad muy absorbente y los jugadores no tienen tiempo de meterse en la realidad cotidiana, aunque la mayoría la vive por su familia porque vienen de lugares humildes y son testigos directos de la realidad dentro de su núcleo íntimo.

¿Encuentra diferencias entre los jóvenes de antes y los de ahora?

El mundo cambia, pero en el fondo es el mismo. El amor, la explotación, el odio es el mismo. Los sentimientos esenciales de las personas son iguales. A mí me llamaron jóvenes comprometidos con la realidad de la Villa Zabaleta.

 ¿Habla con sus jugadores sobre estos temas que a usted le preocupan?

No tengo ningún derecho a hacer eso, cada uno tiene la libertad de informarse o no. Yo tengo una relación de afecto y respeto con mis jugadores, pero no soy quién para sentarlos y explicarles la realidad. Eso lo hará o no su entorno familiar, yo tengo la función de educarlos en lo futbolístico, pero no en otros aspectos.

 ¿Qué legado piensa que le deja la gente mayor a los chicos más jóvenes?

Siempre uno deja lo que puede. El mundo está cada vez más destruido, las desigualdades sociales son escandalosas, las injusticias son tremendas. Se está destruyendo la naturaleza a favor de un poco de gente que se beneficia con eso. Destruir la naturaleza es destruir la vida. Es un legado espantoso y una de las peores situaciones que ha vivido la humanidad.

Link a nota revista Mía

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s