Tres de cada cuatro argentinos se automedican

El 30% lo hace una vez por mes, mientras que el 10% al menos una vez por semana.  El indebido consumo de analgésicos produce malestares gástricos, úlceras y aumento de la presión arterial.

En la Argentina existen 15 millones de botiquines que contienen antibióticos, analgésicos antidépresivos y remedios de todo tipo. En consecuencia, tres de cada cuatro argentinos mayores de 18 años se automedican, según una investigación realizada por el Instituto Argentino de Atención Farmaceútica (IADAF) y la Escuela de Farmacia y Bioquímica de la Universidad Maimónides.

Esta estudio arrojó que el 30% del total lo hace una vez por mes, mientras que el 10% al menos una vez por semana.

La Organización Mundial de la Salud definió a la automedicación como la “selección y uso de los medicamentos, que no requieren prescripción, por parte de las personas, con el propósito de tratar enfermedades o síntomas que ellos mismos pueden identificar.”

En la mayoría de los casos las personas compran la medicación por consejos de familiares o amigos o influenciados por la publicidad, sin consulta previa de un profesional médico.

Para Marcelo Peretta, presidente del Sindicato Argentino de Farmaceúticos y Bioquímicos, estos números están relacionados con cambios en las conductas sociales.

“Antes había dolencias como la angustia o el malestar que no se trataban con medicamentos, en cambio hoy se piden antidepresivos en las farmacias”, expresó.

Los Analgésicos –como las aspirinas y el paracetamol- son los medicamentos que más consume la gente sin prescripción médica y las últimas estadísticas marcan que todos los mayores de 18 años alguna vez tomaron uno de estos.

Las consecuencias del abuso de estos analgésicos puede traer aparejado malestares gástricos, úlceras y aumento de la presión arterial.

Los antibióticos le sigue en el segundo lugar y su inadecuado consumo produce resistencia bacteriana, o sea, la necesidad de utilizar antibióticos más potentes y costosos.

Responsabilidades compartidas

En relación a las responsabilidades, Peretta dijo que hace falta más trabajo sobre los médicos para que prescriban racionalmente y sobre los farmaceúticos para que incluyan la información adecuada del producto a la hora de dispensar un medicamento.

“Hay que generar una educación a largo plazo que informe a la sociedad acerca de los medicamentos”, dijo. Según Peretta ese trabajo debería contener una explicación que incluya preguntas básicas como qué son esos remedios, cómo se elaboran, cuáles son sus efectos positivos y negativos y cómo conservarlos adecuadamente.

Con respecto a este último punto alertó sobre los casi 15 millones de botiquines que hay en los hogares y que en su mayoría están irregularmente conservados. “Muchas veces están ubicados en los baños y no tiene la temperatura adecuada por lo que el medicamento se descompone y puede hacerle perder actividad”, advirtió.

La investigación también precisó que el 10% de las internaciones son causados por problemas relacionados por medicamentos y el 1% de pacientes internados por polifarmacia – lo padecen pacientes geriátricos que toman seis o mas medicamentos en forma simultánea- muere.

 

Link a nota minutouno.com

FOTO: BLOGDEFARMACIA.COM

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s