Madres primerizas: cómo afrontar el momento de dejar al bebé y volver a trabajar sin culpas

Aunque la ausencia genere temores y culpas, puede ser útil y fortalecer al chico. ¿Cuál es la mejor opción?

La maternidad es uno de los momentos más importantes en la vida de la mujer. Por ese hermoso vínculo que establecen con su bebé, a la hora de tener que retomar la vida laboral la idea de separarse por unas horas las puede llenar de angustia, ansiedad, tristeza, temor y hasta la sensación de que los dejan casi abandonados.

Sin embargo, otras mamás pueden sentirse aliviadas ya que la disponibilidad full time hacia un hijo a veces puede resultar agotadora física y psíquicamente y hasta incluso el sentimiento de pérdida de autonomía puede en ocasiones llegar a obstaculizar el vinculo entre ambos.

 “El volver a sentirse valorizada como mujer o profesional incidirá directamente en su estado de animo. Esta posibilidad de “alejarse” un tiempo de casa y del bebé, hace que la vuelta al hogar y el reencuentro entre madre e hijo sea mucho más gratificante e intenso para ambos”, explica la licenciada en psicología Viviana Laudano.

 ¿Qué pasa con la culpa?

 Si bien es cierto que una mamá que pasó por una situación anterior de separación post licencia, cuenta con un bagaje de experiencias, recursos, sentimientos y vivencias, a diferencia de una madre primeriza, en ambos casos lo fundamental será el lugar que cada hijo viene ocupa y la “significación singular” que el mismo porta para esa madre.

 Sin embargo, no son pocas las mamás que sienten culpa por tener que dejar a su bebé por unas cuantas horas. Débora Bottwin, licenciada en Psicología dela Fundación BuenosAires, sostiene que es bueno pensar que estar ausentes por unas horas fortalece y prepara al bebé para afrontar distintas situaciones y resalta que es muy importante tener en cuenta que no importa tanto la cantidad, sino la calidad del tiempo que estamos con nuestros hijos.

 “Está bueno que la mamá le hable, aunque el bebé parezca que no entiende. Contarles que mamá se va por un rato pero que ya está pensando en el momento de volver a casa para estar con él y si hay posibilidades sería muy bueno que pueda regresar para el horario de la comida”, recomienda Bottwin, quien agrega que también es conveniente que la mamá llame por teléfono para que su hijo escuche su voz.

 Los especialistas también recomiendan que una vez que la mamá regresa del trabajo se tome unos minutos para disfrutar de su bebé antes de ponerse a organizar algunas cuestiones domésticas. Leerles un cuento, dedicarles el tiempo necesario para bañarlos, tirarse al suelo a jugar o estimularlos para que hagan sus primeros pasos son algunas de las actividades que pueden hacer para afianzar el vínculo madre-hijo.

 ¿Cuál es la mejor opción?

 Como toda decisión que atañe al bienestar de los hijos, ambos padres deben involucrarse, comprometerse y responsabilizarse en relación a la elección de la persona en la que delegarán el cuidado de su bebé.

Dejar al bebé al cuidado de un familiar generalmente suele ser la primera opción en la que los padres piensan al momento de finalizada la licencia por maternidad y la necesidad de volver al trabajo. Además de la confianza y de la seguridad que les otorga saber que los hijos estarán al cuidado de las abuelas o de los abuelos que les brindarán todo tipo de cuidados y afecto, también representan la continuidad de valores y costumbres familiares.

 Si bien delegar en padres o suegros el cuidado de los hijos tiene sus ventajas, en algunos casos suelen generarse escenas de “pases de facturas” que tiene relación con la historia familiar y sus padres, ahora devenidos en abuelos.

 “Como para nosotros lo más importante debe ser priorizar una crianza lo más saludable posible para nuestros hijos, lo ideal será poder conversar con cierto tiempo de anticipación con quienes serán los encargados de cumplir con el rol de cuidadores de nuestros niños y acordar pautas, funciones y límites claros de dicho rol”, aconseja la licenciada Paula Arrieta.

 Otra de las opciones es contratar una empleada o niñera y en este caso lo importante es que la persona que va a cuidar al bebé sea de mucha confianza, recomendada o conocida por alguien a quien también los padres tengan confianza.

Al contratar una niñera la mamá tiene que saber que no tiene que dejar nada supuesto y deberá explicitar todas las cosas que a su criterio sean trascendentes, sobre todo las primeras semanas de trabajo. Siempre es importante dejar algún teléfono de contacto para consultas.

“Si bien los bebés no hablan con palabras podemos observar el vínculo que tienen con la persona que los cuida: si le tira los brazos, si esta con ella y se calma o llora, si está angustiado cuando está con ella. Uno puede llamar las veces que necesite, la tranquilidad de una también es importante”, puntualiza la licenciada Gisela Holc, de Hémera,  Centro de estudios del estrés y la ansiedad.

 Y agrega: “Pero no es bueno ser excesiva con los llamados, el bebé puede estar durmiendo y despertarse por nuestro ring. Seguramente a medida que la confianza en la persona que cuida a nuestro hijo vaya aumentando la necesidad de llamar irá decreciendo”.

“Cuando vuelvo de trabajar la veo contenta”

Cuando Clarisa Korovsky (41) retomó su trabajo como actriz tras a dar a luz a Julia, su bebé comenzó a quedarse al cuidado de Melina, hija de una prima hermana suya, a quien ella había cuidado cuando era una niña.

 “Julia está re bien. Cuando vuelvo la veo contenta y lo mismo pasa cuando me estoy por ir y llega Meli. En general salen todos los días a la plaza, juegan en el arenero, miran las palomas y los perros que la apasionan y si el día está feo, se quedan jugando en casa”, cuenta Clarisa.

¿Te costó mucho tomar la decisión de volver a trabajar? “La decisión ya estaba tomada desde antes que ella naciera. Lo que sí hice fue tomarme un poco más de licencia pero eso fue porque me costó bastante hacerme a la idea de dejarla. Por suerte, tengo una buena terapeuta que hace muy bien su trabajo y pude salir a trabajar nuevamente y sentirme feliz por la vuelta a mis cosas y porque Julia también aprende a estar con otras personas que no sean sus padres”, responde la mamá de Julia que el 15 de junio cumplió su primer añito.

PUBLICADO EN DIARIO CLARÍN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s