La nueva menopausia

 

 

Sentimientos como la depresión y el vacío, cambiaron por libertad y agenda llena. En lugar de consultar por sofocos, ahora las mujeres se ocupan de tomar decisiones. Cuando se retiran las hormonas, hoy se disfruta de una segunda adolescencia.

Hasta no hace mucho, la menopausia era vivida por la mayoría de las mujeres como una etapa de preocupación, tristeza, melancolía y cierta inutilidad al verse definitivamente imposibilitadas de tener hijos. Sin embargo, este es otro de los ítems que han cambiado en nuestras vidas.

Ahora se llega a esta edad, después de haber trabajado desde jóvenes a la par de los hombres, sintiéndonos más independientes y esa libertad también repercute en una sexualidad más abierta, sin tantos tabúes, donde nos animamos a disfrutar y conocer mucho más nuestro propio cuerpo.
Las mujeres cuyas vidas se limitaban al cuidado de los hijos y las tareas del hogar contaban también con escasa información sobre la menopausia, palabra que las atemorizaba y aterraba. “Antes, la menopausia era vista como una enfermedad, llena de sofocones y calores y como una pérdida del deseo sexual”, sintetiza la psicóloga y sexóloga, Diana Resnicoff.

“Cuando aparecían los síntomas, las mujeres se asustaban y no sabían cómo manejarlo. Se sentían abrumadas, viejas y poco útiles porque se les acababa la etapa fértil”, coincide la psicóloga Adriana Adriana Serebrenik, autora de “Ahora o nunca”, un libro de autoayuda dedicado a diferentes etapas en la vida de la mujer.

Etapa de libertad
Actualmente, las mujeres ocupan un lugar propio en lo público y están plenamente incorporadas al mercado laboral, tanto que, en algunos casos, hasta ganan más que sus propios maridos. La seguridad económica y la igualdad de oportunidades (aunque todavía falta ajustar algunos detalles) también se traslada al campo de lo sexual. Por eso, hoy muchas sienten alivio con la llegada de la menopausia porque significa una mayor libertad para disfrutar de la sexualidad sin temor a quedar embarazada. Sienten que se sacaron un peso de encima.

“Es una nueva oportunidad para investigar nuestro cuerpo, darnos más permisos. Es una etapa de liberación, donde estamos más seguras de nosotros mismas. Sabemos qué nos pasa, qué queremos, estamos más maduras y ya no tenemos los miedos de juventud. Es un momento de plenitud”, define Serebrenik.

Resnicoff llama a la menopausia actual “la segunda adolescencia” porque es una etapa en la que las mujeres son capaces de gozar de una nueva sexualidad con muchas más libertades, donde el auto-conocimiento corporal y la experiencia les permite poder elegir con quién compartir un encuentro sexual y de qué forma.

Mónica tiene 54 años, está casada, tiene dos hijos y hace tres que es menopáusica. Desde que dejó de tener período menstrual, se sintió “muy aliviada” porque también dejó de tener dolores. “Me siento mucho más liberada, tranquila y tengo menos temor a las relaciones con mi marido porque en los últimos años tenía miedo de volver a quedar embarazada, algo que a mi edad hubiera sido muy complicado”, cuenta Mónica.

Tener mejor y más información es otra de las razones por las que muchas mujeres se sienten más tranquilas y se muestran optimistas frente a la llegada de la menopausia. Sin embargo, sigue siendo esencial la consulta con los médicos para llegar preparadas para afrontar algunos cambios que se dan con el retiro de los estrógenos, como la sequedad vaginal. “Hay mujeres que pueden necesitar una lubricación extra para no tener dolores”, advierte Serebrenik.
Llenar el vacío

Otro de los fantasmas de la menopausia, el “Síndrome del nido vacío”, que se vivía frente a la ida de los hijos del hogar paterno, hoy ya no se experimenta con tanta depresión.

“Cuando los chicos ya son grandes, las mujeres de ahora sienten que tienen más tiempo para desplegar nuevas áreas que las hagan sentir bien. Ya no se preocupan tanto por los hijos, sino que disfrutan del tener más tiempo para dedicarse a ellas mismas”, explica Serebrenik.

Lo que antes era un vacío imposible de llenar, ahora es un espacio abierto para otros intereses como anotarse en el gimnasio, animarse a la pintura, viajar solas o con amigas o ir a espectáculos.

Incluso, no pocas de estas mujeres que se dedican a ellas mismas y a sus cuidados físicos, después de los 50, deciden separarse del que fue el amor de sus vidas y hasta comienzan una segunda relación. “Se animan a pedir más. Se sienten dueñas de sí mismas, con una autoestima más elevada y no van a estar dispuestas a formar vínculos que no le presten bienestar ya que están muy abocadas al placer”, sostiene Resnicoff.

Para Serebrenik: “Ellas se animan a separarse porque antes, estaban los hijos y eran chiquitos. Cuando ellos se van, si no son felices con su pareja, pueden decidir libremente terminar la relación. Además, hoy hay muchas más posibilidades de conocer gente”.

A los 55 años y después de 30 de casada con el padre de su única hija de 27, Claudia tomó una decisión trascendental. Tras la crisis de 2001, su esposo sufrió una depresión y, aunque ella intentó ayudarlo, todo su trabajo fue en vano.

“Aunque me dolió, decidí separarme hace dos años porque la situación era insostenible, él ya no quería salir de casa. Yo intentaba levantarle el ánimo, pero sentía que me estaba debilitando”, recuerda Claudia que, desde ese entonces, conoció a dos hombres con los que estableció relaciones sin “demasiado compromiso”.

Claudia entendió que lo mejor para su vida era la separación. Otras mujeres, en cambio, refuerzan sus vínculos amorosos y sexuales con su pareja permitiéndose gozar sin tantas ataduras. Lo importante es entender que menopausia es oportunidad. Una oportunidad para reconocerse y redescubrirse.

Link a Nota Revista Mia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s