Adictas a los ex

Las mujeres que no tienen hijos en común no tienen la obligación de establecer contacto con sus ex.  Sin embargo, muchas regresan para tener encuentros ocasionales y algunas se hacen amigas. ¿Qué se esconde detrás de esa adicción?

En la conocidísima serie “Sex and the city” (ahora también llevada al cine),  Carrie Bradshaw (interpretada por la carismática Sarah Jessica Parker) es una mujer de 40 y pico, sexy, soltera, que tiene relaciones con algunos hombres, pero siempre termina cediendo ante la tentación y vuelve a los brazos de su ex, el misterioso señor Big.

En la vida cotidiana, al igual que Carry, son muchas las mujeres que no pueden cortar la relación adictiva con sus ex (ya sea para tener sexo o para iniciar una amistad) ante la ausencia de hijos que significan la excusa perfecta para seguir frecuentándose.

Si bien no hay estadísticas que lo confirmen,  las mujeres son más sensibles que los hombres y les cuesta más tiempo y esfuerzo desengancharse emocionalmente de sus ex. Mientras ellos suelen ser más prácticos para tapar su dolor y angustia (haciendo actividad física o juntándose a ver fútbol o cenar con algún amigo) ellas pueden pasar semanas analizando y repasando los últimos acontecimientos que derivaron en el final de la relación.

La ilusión de volver

Para la psicóloga Graciela Fernández, terapeuta de pareja y familia, si son ellas las que tomaron definitivamente la decisión de terminar la relación probablemente no se engancharán a su ex. La especialista sostiene que las que no se animan a cortar los lazos son aquellas que tuvieron que escuchar el punto final del amor de la boca de sus parejas.

“La razón de volver a estar con el ex puede ser la ilusión de que la pareja se vuelva a recomponer. Se fantasea con que si él acepta esto es porque quiere tener algo conmigo, todavía le importo, si está en otra relación no será algo importante”, grafica Fernández. Y agrega: “Es como seguir teniendo algo de él, como que no está todo perdido. A veces pasa que el tipo se fue con otra y se establece, sin darse cuenta, una competencia para ver quien se queda con él y eso de seguir teniendo relaciones es un mensaje para la otra”.

Celina (34) estuvo de novia siete años con Walter, con quien convivió desde la mitad de la relación. Sin embargo, ella sintió que el romance no le terminaba de cerrar y decidió cortar.

“Al poco tiempo conocí a otra persona y pensaba que me había enamorado pero me di cuenta que seguía muy enganchada con mi ex”, confiesa. Y alega: “Actualmente él está en pareja, nos seguimos buscando y yo sigo sin poder enamorarme. Tengo gente que me ama, pero soy yo la que no me decido. Siento que siempre lo voy a amar a él”.

Muchas de estas mujeres son tentadas por sus ex y por sus propios deseos e impulsos para mantener relaciones touch and go (sexo para pasar el momento sin compromiso alguno) pero en la mayoría de los casos estos efímeros momentos sexuales suelen tener su dolorosa contrapartida en la abstinencia que genera la ausencia de ese otro que supo ser tan importante en nuestra vida.

El peligro de los reencuentros con los ex es que la sensación de soledad después de ellos suele ser más intensa. La mujer puede sentir que dejó entrar a su cuerpo y a su vida a alguien que, en definitiva, se está yendo. Obviamente estos encuentros generan cierta adrenalina, en algunas mujeres de manera adictiva”, afirma la periodista Valeria Schapira, autora del libro  “Monólogo de una mina sola”.

Por lo general, estos reencuentros – a diferencia del romance entre Carry y el señor Big- no llegan a buen puerto y sólo demoran el corte de una relación que no va hacia delante y hasta nos protegen de otros encuentros que pueden ser mucho más ricos y promisorios.

Cuando Valeria (26) tenía 21 estuvo de novia dos años con Miguel, un chico que formaba parte de su grupo de amigos. Luego se pelearon, pero cada tanto compartían momentos placenteros con la premisa de pasarla bien y recordar tiempos pasados.

“La primera vez yo lo dejé, me arrepentí porque nunca tomé la decisión segura y lo volví a buscar hace un año y medio. Le dije que lo extrañaba, que quería estar con el en serio, que no me hacía bien el histeriqueo de uno o del otro”, recuerda Valeria. Y agrega: “En ese momento me dijo que no quería estar de novio y cuando le pedí que me mirara  a los ojos y me respondiera si no me quería, el argumentó que no me podía decir eso y nos seguimos viendo un tiempo más”.

Sin dudas, en el siglo XXI la gran evolución tecnológica posibilita el contacto. “Si prendés el MSN y ves conectado a alguien que compartía tu cama con vos, la tentación de hacer contacto suele ser grande. El chat y los mensajes de texto fomentan las relaciones adictivas y demoran el duelo y el adiós definitivo de una relación que – si se terminó – era porque no estaba prosperando”, sostiene Schapira.

Muchas veces aparece la palabra inseguridad y sacamos del freezer a nuestros ex en el momento justo en que estamos conociendo a otra persona e inconscientemente volvemos al pasado como boicoteando la posibilidad de mirar hacia delante y de iniciar una nueva relación.

El ex, muchas veces, ocupa el lugar de lo “malo conocido” por el temor que genera lo bueno para conocer. “No hay que tener miedo de comenzar a salir con otra persona y de abrirse al mundo con un panorama más amplio. Las comparaciones son inevitables pero no hay que quedarse en eso. Es preciso darse otras oportunidades, probar. No hay que ponerse filtros para observar porque se vuelve a mirar al ex como idealizando, como que no hay ninguno como él”, enfatiza Fernández.

Después de tantas idas y vueltas con Miguel, Valeria reconoce que lentamente está logrando sacárselo de su cabeza: “Antes ningún chico me venía bien, recién ahora estoy más madura para permitirme comenzar una nueva relación”, asegura.

¿Amistad con el ex?

Erika (26) estuvo de novia casi tres años con Gabriel. Ella decidió terminar la relación hace dos, está embarazada de su actual pareja, aunque cada tanto chatean o se mandan mensajes de texto con su ex.

“Es difícil no saber nada de alguien con quien compartiste tanto tiempo de tu vida. De vez en cuando hablamos por MSN para ver cómo está, qué es de su vida y cada tanto nos escribimos mensajitos pero sin ninguna doble intención”, aclara Erika.

El caso de Erika no es una excepción ya que a muchas mujeres les cuesta –aunque ya no haya sexo de por medio- dejar de tener contacto con una pareja que fue muy importante en el pasado. Entonces: ¿Es posible la amistad con un ex luego de una larga relación?

“Supongo que es posible retomar una relación cordial (amistad es una palabra demasiado profunda) con un ex cuando se desvanece el rencor, el dolor, o algún otro sentimiento fuerte”, responde Schapira. “Por lo general, esto se da si las dos partes tienen nueva pareja y no ponen expectativa en estos encuentros. Y, en el caso de la mujer, si el sexo ya es historia, porque las mujeres solemos poner un plus emocional al mero encuentro sexual”, concluye.

Consejos para desengancharse de los ex

-Sea usted la que maneje sus pensamientos y no viceversa

-Anímese a estar sola

-Pruebe hacer cosas que la estimulen y la pongan contenta

-Engánchese en alguna actividad artística, deportiva, literaria que la gratifique.

-No se encierre, salga con amigas

-Anímese a tener una vida propia. El mundo no ese acaba en una relación o en una persona

-Hay muchas opciones, hay que dárselas, buscar caminos, otros ambientes, conocer otros grupos.

-No dependa de otros, sino de usted misma

-Si no hay voluntad de salir de casa,  internet ofrece un maravilloso universo para vincularse con otros, ir reparando de a poquito las heridas en la autoestima y descubrir que hay millones de hombre allá afuera.

-Una vez que las heridas vayan sanando, vuelva a salir al mundo exterior y, como canta Alejandro Lerner ” Volver a empezar, que no termine el juego”

 

PUBLICADO EN REVISTA MÍA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FOTO: mocacity.blogspot.com

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s