Cuando ella gana más que él: una fórmula que trae conflictos en la pareja

El mandato social del hombre proveedor alimenta sentimientos de inferioridad. ¿Qué dicen los especialistas al respecto? ¿Cómo influye esta situación dentro de la cama?

Ana es profesional de la salud y Enrique un empleado jerarquizado en una multinacional. Como en un principio ella ganaba más, dispuso del control de la casa. Él aceptó esas condiciones hasta que superó los ingresos de su mujer y la competencia por quién aportaba más dinero al hogar los llevó a la crisis.

Los cambios sociales, con las mayores posibilidades de la mujer en el mundo laboral, ya no hacen infrecuente que ellas ganen más, y tampoco sorprende que muchas mujeres sean el sostén de la familia. Pero, todavía, esta situación puede generar recelo en el hombre y turbulencias en la pareja.

La licenciada Rosalía Alvarez, especialista en vínculos, explica que el dinero está cargado de significados emocionales y eróticos, y que se lo suele asociar al poder y al control, a la libertad o dependencia. La forma en que se aborde tal circunstancia depende de la historia de cada miembro y de las características del vínculo. “Hay mujeres que ganan más y hacen sentir menospreciado al varón, como hombres que por sus complejos se colocan en una posición de inseguridad. El hecho de que la mujer esté instalada en un lugar así muchas veces provoca la incomodidad y el sentimiento de inferioridad del hombre”, explica.

Para el psiquiatra Harry Campos Cervera, las parejas –sobre todo las jóvenes– deben aceptar los cambios en el ámbito laboral. No obstante, mayor aporte económico no significa necesariamente mayor poder. “Si el hombre basa su seguridad en elementos externos que refuercen su potencia masculina, tendrá problemas ante una mujer que gane más. Los síntomas se revelarán como desconfianza, basada en el temor de que ella encuentre otro más poderoso”, dice.

Beatriz Bergman, licenciada en Psicología y especialista en temas vinculares, opina que esta inseguridad masculina es mucho más común de lo que se cree, producto de las creencias y mandatos que exigen que el hombre debe mantener a su mujer. “En mi consultorio veo a mujeres que sienten que su seguridad económica les da derecho a manejar a su antojo el vínculo. Algunos hombres se asustan de esta independencia femenina, aunque hay otros que son más maduros y se enorgullecen por tener una mujer exitosa”, afirma.

¿Claves para que estas diferencias no influyan en el bienestar de la pareja? Diálogo constante, afianzar el vínculo a partir de otros valores y hacer una consulta en el caso de que los problemas sean mayores.

¿El sueldo se mete también en la cama?

Una inquietud frecuente que surge en estas parejas es de qué manera influye esa situación en el vínculo sexual que establecen. “Cuando estoy por hacer el amor con mi mujer jamás me pongo a pensar en los temas del dinero, y no existe ningún tipo de dominación que tenga ver con ese tema. Estamos juntos, nos amamos y nos damos placer sin pensar en otra cosa”, contesta Diego, politólogo, que gana un 30% menos que su novia Vanesa, economista.

Clara Coria, psicóloga clínica y autora del libro “El dinero en la pareja”, sostiene que el dinero sigue teniendo un género sexual, “y ese género sexual sigue siendo masculino, aún cuando en las últimas décadas algunas mujeres hayan accedido a la adquisición y posesión del mismo”.

Para Beatriz Bergman, si la pareja está bien constituida no tendrá ningún tipo de influencia negativa, siempre y cuando ambos se respeten, se quieran y se admiren.

En cambio, Rosalía Alvarez está convencida de que el conflicto se suele introducir bajo las sábanas, ya que en la vida sexual de una pareja, en el deseo y en el logro de placer se expresan “las vicisitudes de poder, de sentirse o no habiendo obtenido logros económicos. Muchas de las veces la competencia entre ambos se deja sentir dentro de la cama”.

Link a nota diario Clarín

FOTO: wholelifefengshui.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s