El corazón femenino pide que se lo cuide mejor

Contra lo que se cree, el índice de muertes por problemas cardiovasculares es mayor en las mujeres que en los hombres, en parte porque sus síntomas son más difusos. Sólo el 15% de ellas recibe atención adecuada, contra el 56% de los varones. Factores de riesgo, prevención y la importancia de la RCP.

Cada hora mueren en la Argentina cinco mujeres por enfermedades cardiovasculares. Una de cada tres fallece por esta causa, superando la mortalidad por accidente cerebrovascular, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, cáncer de pulmón y mama.

Si bien ellas representan solamente el 25 % de los casos de infarto en la ciudad de Buenos Aires (el otro 75% son hombres), la mortalidad de las mujeres tanto en internación como en los meses posteriores al alta hospitalaria es mayor que en los hombres.

La enfermedad cardiovascular como causa de muerte continúa siendo la primera causa en ambos sexos, considerando el infarto agudo de miocardio, la insuficiencia cardíaca y los accidentes cerebrovasculares (muchos de ellos originados a partir del corazón).

Sin embargo, los especialistas coinciden en que este tipo de padecimientos (a menudo, considerados “masculinos”) son la principal causa de muerte de las mujeres posmenopáusicas o de edad avanzada.

Factores de riesgo

“Diferentes motivos o razones llevan a esa situación. Podemos mencionar las limitaciones diagnósticas, la presencia simultánea de otras patologías que enmascaran el cuadro clínico (por ejemplo, la artrosis); la minimización de los síntomas por la propia paciente y una consulta tardía al cardiólogo. La menopausia incrementa el riesgo cardiovascular en la mujer, y de estar presente, la hipertensión arterial aumenta el riesgo de complicaciones y la morbi-mortalidad, equiparándolo a hombres de igual edad”, explica la doctora Judith Zilberman, del Servicio de Prevención Cardiovascular del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA).

La presencia de factores de riesgo predispone a padecer enfermedades cardiovasculares que son más frecuentes después de la menopausia.

Así, el aumento del colesterol o triglicéridos “favorece la formación de depósitos de grasa en las paredes de las arterias, conduciendo a la enfermedad vascular”, explica Zilberman.

Por otra parte, el desarrollo de hipertensión arterial está asociado a múltiples factores, aunque los mecanismos responsables del incremento de la presión arterial en la mujer, en las diferentes etapas de la vida (estado fértil, embarazo y menopausia), no son totalmente conocidos.

Etapa posmenopáusica

Después de la menopausia, la frecuencia de la enfermedad coronaria es más elevada. Sólo una de cada tres mujeres tiene los síntomas típicos de dolor de pecho que tiene el hombre. Un tercio de  ellas presentan síntomas “atípicos”, como gran cansancio, falta de aire, palpitaciones y dolor de abdomen.

En un reciente documento elaborado por múltiples sociedades científicas del país, publicado en la Revista Argentina de Cardiología, se observa que las proyecciones actuales de estudios epidemiológicos estiman en más de 40.000 las internaciones por infarto anuales en nuestro país.

Las mujeres, en particular, suelen tener mayor edad promedio que los hombres al momento de padecer un infarto (70 años contra 60) y presentan mayor mortalidad que ellos, reciben menos tratamiento y, en general, el tiempo desde el inicio de los síntomas a la consulta es más tardío.

Números

El cáncer ginecológico mata al 5 % de la población femenina en nuestro país mientras que por enfermedad cardiovascular muere el 40 % de las mujeres.
Estos fallecimientos se deben a que a las mujeres se le suelen detectar más tarde las enfermedades cardiovasculares porque, como se señaló, los síntomas no son tan intensos como las que padecen los hombres y, por tanto, no se ven obligadas a consultar al médico. De hecho, sólo el 15 % de las mujeres recibe un tratamiento adecuado en tiempo y forma, mientras que el porcentaje aumenta hasta el 56% en los varones.

“El exceso de mortalidad se atribuyó, además, a que las mujeres, al sufrir un infarto de miocardio, tienen mayor edad y número de enfermedades asociadas. También, por a patogénesis de la enfermedad coronaria, la respuesta a las terapias y el acceso a procedimientos e intervenciones como angioplastia y cirugía de revascularización miocárdica, lo cual influiría en el pronóstico”, afirma el doctor Ernesto A. Duronto, miembro de de la Fundación Favaloro y de la Sociedad Argentina de Cardiología.

Agrega que, desde la menopausia, las mujeres muestran un peor pronóstico que los hombres, ya que dejan de recibir la protección natural de los estrógenos y, con ello, se multiplican los factores de riesgo cardiovascular, produciéndose más diabetes, hipercolesterolemia y obesidad.

Síntomas engañosos

“La demora en el inicio de tratamiento tiene relación directa con las posibilidades de sobrevida. En un alto porcentaje de mujeres, la enfermedad no se manifiesta con los síntomas conocidos de dolor torácico, sino que refieren síntomas vagos como falta de aire o dolores que no impresionan al médico como de causa cardiovascular (dolor epigástrico abdominal o  dolores punzantes).También es mucho más frecuente que tengan síndromes coronarios agudos sin lesiones coronarias obstructivas y que el estrés o el miedo desencadenen infarto más que en el hombre”, detalla el doctor  Juan Carlos Medrano, jefe de Cardiología y Unidad Coronaria de la Clínica y Maternidad Suizo Argentina.

Qué hacer 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), para 2020 se calcula que las enfermedades cardiovasculares serán una epidemia en el mundo.

Los factores de riesgo más importantes que originan las enfermedades cardiovasculares son la diabetes, el tabaquismo, la hipercolesterolemia, la hipertensión arterial y el sedentarismo.

Por el contrario, los hábitos sanos ayudan a prevenirlos. Los detalla el doctor Duronto

1) Es fundamental fomentar la actividad física en forma sistemática, con lo que se previene la obesidad, que tiene una relación directa con la hipertensión y la diabetes.

2) Indispensable resulta controlar la ingesta de grasas saturadas, que impactan sobre los registros de colesterol de las personas. Hay que comer diariamente frutas y verduras.

3) Es vital no fumar y no excederse en el consumo de sal. Se debe comenzar con estas medidas en la infancia, porque cuanto antes lo hagamos, antes se considerarán como algo natural y ya parte de los hábitos cotidianos de por vida.

4) El chequeo anual con el cardiólogo es necesario, sobre todo en personas con factores de riesgo cardiovascular.
La aparición de un dolor muy fuerte en el pecho es el síntoma más común de este tipo de dolencias. A veces, este dolor se esparce al brazo y/o al cuello.

En las personas mayores de 70 años, los síntomas típicos son menos frecuentes y, por ejemplo, la sensación de falta de aire puede ser un indicio de infarto.

Los síntomas pueden durar desde algunos minutos hasta varias horas.

Los especialistas sugieren que ante estos síntomas, se requiera atención médica inmediata, ya que si se trata de un infarto de miocardio la posibilidad de morir es menor si se consulta precozmente.

Los cardiólogos disponen de tratamientos capaces de abrir la arteria coronaria tapada y detener el infarto, que si son aplicados en las primeras tres horas salvan vidas.

La atención temprana de los infartos permite más de un 90% de posibilidades de sobrevida.

Reanimación cardiopulmonar

Ante una emergencia, muchas veces el miedo, la inseguridad o la falta de conocimiento impiden brindar una ayuda adecuada y oportuna.

En el caso de los paros cardíacos, la mayoría ocurre fuera del hospital y, muchas veces, tienen lugar en el hogar, con la presencia de algún miembro de la familia, que si estuviera entrenado en Reanimación Cardiopulmonar (RCP) podría brindar una asistencia inmediata con aumento de la probabilidad de sobrevida.

Por eso, es sumamente importante capacitarse en Primeros Auxilios, más aún teniendo en cuenta que, según estadísticas del Ministerio de Salud de la Nación, mueren en la Argentina anualmente unas 90.000 personas por enfermedades cardiovasculares, siendo la primera causa de muerte, superando a las provocadas por el cáncer.

“Se ha demostrado que cuando se inicia la RCP rápidamente, por personal entrenado, aumenta la probabilidad de vida del enfermo. Según la Federación Argentina de Cardiología, la probabilidad de sobrevida aumenta un 75%. Se salvarían 1 de cada 3 vidas”, detalla la licenciada Mónica Weis, de la Jefatura de Enfermería del ICBA.

Los principales pasos de la RCP son los siguientes.

1)  Activar el sistema de emergencia, llamando al número local (107), o pedir a alguien que lo haga por Ud.

2) Realizar lo más rápido posible compresiones torácicas en el centro del pecho, utilizando las manos de forma fuerte y rápida. Fuerte quiere decir comprimiendo el pecho por lo menos 5 cm, y rápido, a un ritmo no menor de 100 compresiones por minuto. La única precaución que se debe tener en cuenta  es  cerciorarse de que el entorno sea seguro.

3) Utilizar un desfibrilador externo automático (DEA). Los DEA son equipos portátiles,  sencillos e inteligentes, fáciles de operar por cualquier persona, ya que dan  instrucciones al  operador,  como un GPS.

“La supervivencia se reduce del 2% al 4% por cada minuto de retraso en la desfibrilación, si se ha iniciado la reanimación cardiopulmonar por  testigos, y del 5% al 10% si no se ha iniciado la RCP. Sucede que si no se realizan las maniobras y se restablece la circulación en forma inmediata, las células del corazón y el cerebro comienzan a dañarse por falta de oxígeno, se produce la muerte cerebral y el fallecimiento puede ocurrir luego de 5 a 6 minutos de producido el paro cardíaco”, concluye Weis.

PUBLICADO EN CLARÍN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s