Los que se sienten solos aún estando en pareja


200245639-001

De tanto conocer al otro, se pierde la aventura. Claves para volver a encontrarse.

Muchas personas, ya sean jóvenes o adultas, viven en carne propia la soledad al no encontrar una pareja con la cual compartir los buenos y malos momentos. Sin embargo, en los últimos tiempos ha crecido el número de hombres y mujeres que incluso formando parte de un vínculo amoroso sienten un enorme vacío, muchas veces difícil de explicar.

Sensación de rechazo, angustia, no sentirse escuchado ni valorado por el otro, abandono y hasta depresión son algunos de los sentimientos que manifiestan quienes lejos están de hallar la felicidad a pesar de vivir en pareja.

Cristina Benchetrit, licenciada en Psicología, sostiene que cuando una pareja se conoce, hay una dosis muy alta de aventura, de incertidumbre, de cosas por ser conquistadas y también una porción importante de inseguridad que va disminuyendo a medida que la pareja se va conformando como tal.

“Esto al principio es vivido con mucho beneplácito, ya que calma la inseguridad, que es una fuente muy alta de ansiedad. Con más tiempo de pareja, empezamos a saber qué haremos cada día, qué responderá el otro, pero sobre todo sabemos que el otro estará. La seguridad subió a diez y la aventura bajó a cero. Es por eso que es importante agregar al vínculo algo de aventura. Sin algo de riesgo, de desafío o de aventura, la pareja, como la vida, se vuelve tediosa”, explica Benchetrit, terapeuta especializada en terapias breves sistémicas y directora de Espacio Olazábal.

Muchas de estas personas llevan, por lo general, más de 20 años de casadas y sufren lo que se conoce como “el síndrome del nido vacío”, cuando los hijos abandonan el hogar para forjar su propio destino. Esa partida suele descolocar a los adultos, ya que lo que antes estaba centrado en los chicos ahora hay que volverlo a colocar sobre el vínculo entre los dos.

“A veces las carreras o los intereses previos van perfilando y orientando la vida de modo que no coinciden totalmente con la del otro miembro de la pareja. Si además coincide con que aquello que tenían en común se va desdibujando, entonces cada vez es menos lo que comparten y cada uno se va aislando del otro. Lo importante es, en lo posible, no perder lo que es de disfrute mutuo, o si ya ha sucedido, redescubrir aquellas cosas que lo son y darse el tiempo y el espacio para volver a recrearlas”, sugiere Patricia Feldman, psicóloga clínica y directora de Vida Viva Espacio de Psicoterapia Dinámica.

Estos sentimientos se manifiestan tanto en la mujer como en el hombre, y no necesariamente están vinculados a una cuestión de género, sino más bien a las historias personales, a las vivencias y experiencias y a la satisfacción o no de las metas u objetivos planteados, más allá de los logros en la pareja o en el seno familiar.

Estas crisis también favorecen una gran oportunidad para compartir las áreas de la vida en las que a pesar del paso de los años aún se coincide. Pero, ¿cómo recuperar el amor y la contención en la pareja? “Dependerá en gran medida de la historia de la pareja y de cada uno. De cómo han llegado hasta aquí y cómo han vivido los años previos: si cada integrante pudo desarrollar de alguna manera lo que se había propuesto y lograron respetarse mutuamente los tiempos y los deseos de cada uno, lo esperable es que también le encuentren la vuelta a esta nueva etapa y la puedan disfrutar juntos”, concluye la licenciada Lila Isacovich, coordinadora institucional de Fundación Buenos Aires.

Para no sentirse solo/a:

– A lo largo de la vida cuidar la relación y nunca dejar de hacer cosas juntos, solos como pareja, cosas que ambos disfruten.

-Sostener amistades y las relaciones con la propia familia.

-Retomar el diálogo con el otro, si es que se perdió. O inaugurarlo, ya que quizá antes no habían sentido la necesidad de hablar.

-Es importante, pero más aún a medida que vamos creciendo o los hijos se van yendo, reforzar los vínculos de amistad, participar de actividades comunitarias, adoptar una mascota, empezar una carrera o actividad nueva, aprender un idioma.

-Lo importante es no esperar todo de la pareja, sino repartir las cargas de las necesidades personales con otros vínculos o actividades.

-Pedir ayuda a un terapeuta.

 

PUBLICADO EN DIARIO CLARÍN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s