Vacaciones: el dilema de los hijos de padres separados

Muchos adultos suelen dirimir sus conflictos utilizando a los hijos como trofeos de guerra. ¿Cómo se hace para que los chicos puedan pasar de la mejor manera sus vacaciones con mamá y papá por separado? El rol de los adultos.

Para la mayoría de los chicos la separación de sus padres es una de las noticias que jamás les gustaría recibir. Significa un cimbronazo y una angustia muy fuerte ya que lo que menos quieren es que las dos personas que más aman en el mundo dejen de convivir bajo el mismo techo.

En esta época de balances, cuentas pendientes y proyectos para el año que se avecina uno de los principales focos en los que se centran las decisiones familiares están relacionados con las vacaciones. Y muchos hijos de padres separados son tomados como trofeos de guerra por los adultos que equivocadamente los utilizan para dirimir sus conflictos. Y esas peleas se suelen agudizar en esta época del año, mientras los niños se ven inmersos en una batalla no deseada y en la que principalmente no pueden decidir por ellos mismos.

“Este tema es una de las consultas más frecuentes a esta altura del año, ya sea de los papás recién separados (sin acuerdo legal aún) o  aquellos que los niños ya están en edad de pasar más tiempo con el papa. Pero cuando son más grandes lo ideal es que puedan pasar un tiempo con la mamá y otro con el papá, mas allá de las posibilidades de cada progenitor. Ambos tienen el derecho y la obligación de continuar interviniendo en la crianza de los hijos a pesar de la separación”, sostiene la licenciada Dolores Galán, terapeuta familiar especializada en niños y miembro dela EscuelaSistémicaArgentina (ESA).

En general, las madres se quejan que los padres descuidan a los hijos (no les colocan bronceador ni repelente de insectos y que consumen mucha comida chatarra, entre otros reclamos) y los padres les reprochan la sobreprotección o que llaman a cada instante para ver cómo se encuentra el menor.

“Los padres deben intentar evitar que su hijo sea parte de sus discrepancias, pues de esta manera él no solo sufrirá, sino que además se sentirá culpable. Lo primero que cambia en este período son los horarios, hay una mayor flexibilidad. Hay que dejar que los chicos descansen, sobre todos los primeros días de vacaciones pero evitando que se desvelen y que se desregule el sueño”, opina la licenciada Mónica Cruppi, miembro de la AsociaciónPsicoanalíticaArgentina (APA).

La ley que reglamenta el divorcio (23515) no contempla ninguna situación especial en relación a los días que deben pasar cada progenitor con su hijo en las vacaciones. Es frecuente en los divorcios de común acuerdo que cuando los padres acuerdan visitas también arreglan el régimen vacacional. Si no se ponen de acuerdo las otorga el juez, previa mediación obligatoria que normalmente suele otorgar entre 15 y 30 días con cada uno de los adultos.

El conflicto mas común se suscita cuando uno de los padres quiere viajar al exterior con menores de edad. En estos casos se requiere un poder para salir del país y si el padre o la madre se negara a firmarlo hay que pedir la venia judicial alegando el destino, la fecha del viaje, de regreso y lugar de hospedaje.

“El juez previo traslado al otro padre decide luego si da la autorización. En la mayoría de los casos prima el interés de los menores y no los caprichos de los padres .En caso que uno de los padres se oponga el juez da vista al defensor de menores que da su dictamen que generalmente es favorable a que el menor viaje y luego decide . Solo un juez va a negar el permiso en caso de peligro o riesgo cierto de que el menor no vuelva mas al país. En ese caso el padre que se oponga deberá llevar a la convicción al juez en ese sentido con prueba que pueda aportar”, explica Viviana Koffman , abogada y especialista en derecho de familia del Club de las divorciadas.

¿Cómo influye en los niños?

Los chicos son las principales víctimas del conflicto de intereses de sus padres y sufren el llamado “conflicto de lealtades’’ cuando los padres los exponen a sus desacuerdos y es lógico que los niños se sientan culpables al sentir mayor empatía con alguno de sus progenitores o sientan la necesidad de unirse a aquel que ven mas debilitado.

Cuando una familia atraviesa un divorcio, todos pierden algo. En el caso de los niños, aunque ganen en tranquilidad ya que sus papas no estarán discutiendo todo el tiempo, pierden la unión familiar y su realidad cambia por completo ya que de ahora en adelante deben acomodarse a una nueva estructura familiar con rutinas diferentes, espacios nuevos y con un nuevo modo de comunicación.

“Esto provoca un dolor profundo, que se supera, obviamente, pero duele y conlleva como toda pérdida la vivencia de un duelo por la familia que perdió. Sería grandioso que los padres entiendan que este dolor ya es suficiente.  Por lo tanto, si pueden obviarle a los hijos un nuevo dolor provocado por los desacuerdos, les harán un bien”, puntualiza sostiene Galán. Y agrega: “Creo que un divorcio es algo común hoy en día y que se puede llevar adelante preservando la salud psíquica de los chicos. Ahora, si se torna conflictivo es casi imposible que los chicos queden al margen de la locura de sus padres y las heridas suelen ser profundas”.

Para lograr que los chicos sufran lo menos posible y puedan disfrutar de la mejor manera las vacaciones es fundamental que los adultos respeten sus descansos, sus juegos y que no los fuercen a hacer algo que no desean o que les da miedo. Y si extrañan a uno de sus progenitores es necesario permitirles realizar una llamada telefónica o pensar en la posibilidad de regresar a casa.

CONSECUENCIAS EN LOS NIÑOS

Siendo testigos y en muchos casos víctimas de los desacuerdos entre sus progenitores, este tipo de conflictos puede ocasionarle a los niños problemas en su desarrollo del orden de las depresiones y las inhibiciones y también en su vida adulta.

Durante su desarrollo, explica la licenciada Mónica Cruppi, los niños atraviesan duelos en general que implican el pasaje a otras etapas evolutivas. En los chicos víctimas de apropiación, los mismos se ven multiplicados porque, a la ausencia de uno de sus progenitores, hay que  sumarle las pérdidas relacionadas con el grupo familiar (tíos, primos, abuelos) con la vivienda que tenían, con el colegio al que concurrían, con el grupo de amigos al que frecuentaban.

“Los trastornos que puede ocasionar esta situación se combinan dando lugar a una variada sintomatología, la que dependiendo de la singularidad de cada niño, como también de la época de su vida en que este hecho tuvo lugar, pueden provocar cuadros psicopatológicos  como depresiones, fobias, crisis de angustia, trastornos del sueño, trastornos del comportamiento, de aprendizaje,  de la alimentación, desarrollos defectuosos de la personalidad”, resume Cruppi.

QUÉ HACER

-Que ambos padres puedan comunicar a sus hijos como han decidido compartir las vacaciones y que se  muestren de  acuerdo.

-Tratar de no modificar a último momento los acuerdos.

-Tener en cuenta que es probable que los chicos  manifiesten el deseo de que  sus padres  vuelvan a estar juntos y que extrañen al que no esté.

-Darle a los chicos la tranquilidad de saber que si extrañan a la mamá o al papá podrán hablar por teléfono cuando lo deseen.

-Evitar criticar, manipular, e intentar modificar hábitos.

-Evitar criticar, denigrar o descalificar al otro progenitor.

-Que cada padre califique positivamente la propuesta del otro progenitor, esto le mostrará a los chicos que hay acuerdo y es una manera de darles permiso para disfrutar.

-Compartir tiempo con los chicos. Estar disponible para el diálogo y atento a sus necesidades. Saber que el tiempo ocioso  es por definición un momento de encuentro, de creación y de expresión de las emociones.

-No tener miedo a las preguntas de los chicos, sólo hay que decir la verdad teniendo en cuenta la edad de los niños para usar un vocabulario accesible.

-Desde los 11años en adelante es posible invitar un amigo o amiga por unos días dado que ellos disfrutan de su compañía ya que los padres van dejando de ser el centro de sus preferencias.

PUBLICADO EN REVISTA MÍA

FOTO: TERRA.COM

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s