Verdad y naturalidad, claves para contarle a un hijo que es adoptado

ADOPTADOS

Los especialistas sugieren apoyarse en fotos para reconstruir su historia en la familia. Lo importante es que este proceso se lleve a cabo en un clima natural, con la verdad y en un marco de amor, compresión y contención.

En la Argentina hay 17.600 parejas en lista de espera tras haber finalizado todos los trámites para adoptar a alguno de los más de 5.000 chicos institucionalizados que esperan encontrar una familia. Una vez que estos padres logran hacer realidad el sueño de la paternidad, uno de los temores y de las dudas más frecuentes aparece en el momento en que deben comunicarles a los hijos su verdadero origen.

La mejor forma de encarar el tema es con la mayor naturalidad posible. Alrededor de los tres o cuatro años los niños comienzan a preguntar sobre las diferencias sexuales y puede surgir el tema de la gestación. Este proceso no se da de un día para el otro ni tampoco se trata de decirle un determinado día que es adoptado. La idea es que se vaya formando junto a esta información. A medida que crezca irá preguntando y sus padres podrán ir explicando su historia.

“La idea es brindar datos acordes a su edad, pero siempre ajustados a la verdad. El niño nació de otra mujer y hubo un día que llegó a esta familia. Pueden contarle el tiempo de decisiones, de espera y cómo fue su llegada. Sería importante tener fotos de ese primer día y de los eventos sucesivos. Estas imágenes darán lugar a las futuras explicaciones: éste es el día que llegaste a casa, éste fue tu primer baño”, recomienda Marisa Russomando, psicóloga especialista en maternidad y crianza y coautora del libro “Adopción: la construcción feliz de la paternidad”.

Es muy importante que el contexto en el que se mueven los niños esté al tanto de sus orígenes y de cómo se compone su familia. Esto ayuda a que ellos puedan hacer una buena elaboración y constituye también uno de los primeros pasos para una buena aceptación. En el caso de la adopción, es un tema para informarlo desde la inscripción a la escuela. Allí mismo se debe comentar qué es lo que sabe el niño y qué palabras fueron utilizadas al informárselo.

¿Cuáles suelen ser las reacciones de los chicos? “Los adultos esperan que reaccionen con el procesamiento de un grande y esto en general no sucede. Algunos no lo toman como algo importante y evaden el tema, en otros se presenta como una situación trágica. Todos necesitan tiempo para elaborar la información. Hay que favorecer un espacio abierto a la pregunta y plantear la adopción como una opción positiva”, responde la licenciada María Constanza García, psicopedagoga con experiencia en las áreas de educación y salud.

Hay algunos padres a los que les cuesta tomar la decisión de transmitirles a sus hijos que son adoptados. En esos casos, la terapia podrá orientarlos y contenerlos. Para los niños, también es aconsejable que puedan tener encuentros con algún especialista si sus padres observan se les dificulta la adaptación o integración. Generalmente se tratan de orientaciones cortas y precisas para saber cómo responder a las preguntas o motivarlos a utilizar un espacio de pregunta, ya que muchas veces los menores se quedan en silencio y eso despierta una gran ansiedad en los padres.

Lo importante es que si este proceso se lleva a cabo en un clima natural, con la verdad y en un marco de amor, compresión y contención seguramente los niños se sentirán tranquilos y confiados frente a sus padres.

Los riesgos de ocultar la verdad

Desde los seis meses Daniela había sido adoptada pero sus padres nunca le contaron su verdadero origen. Una tarde, cuando tenía 17 años, se encontró en la calle con la psicóloga a la que había ido durante su infancia. “¿Al final tus padres te dijeron que eras adoptada”?, le preguntó.  En ese momento, Daniela se quedó dura pero inmediatamente volvió a su casa y comenzó a romper todo lo que encontró a su lado hasta que logró calmarse y pudo sentarse a conversar con sus padres. En estos casos, muchas veces las consecuencias pueden ser devastadoras, afectando a todo el núcleo familiar.

Pero este tipo de reacciones y sentimientos se pueden evitar si los padres transmiten la verdad a sus hijos, sin mentiras ni ocultamientos. “Los niños por diferentes manifestaciones aún involuntarias de los adultos, advierten algo no sabido generando muchas veces una sensación de intranquilidad, desconfianza. Cuando ese secreto sale a la luz, se suele generar la sensación de haber vivido una mentira, que lleva a despertar sentimientos de desconfianza o de bronca hacia quienes debería amar y remitirse como garantes personales”, sostiene Russomando.

“Debido a esto es muy difícil que vuelvan a entablar un vínculo de confianza cuando el niño sintió que le ocultaron algo tan importante como su verdadera identidad. Nunca es aconsejable no decírselo. Hay muchos libros en la literatura infantil que toman el tema con mucha seriedad, donde se puede, con acompañamiento de imágenes, ir construyendo la idea juntos”, aconseja García.

¿Cómo actuar?

  • No dejar sin la información a un niño/a adoptado/a.
  • Si se informa a los chicos en sus primeros años (3/4 años) las elaboraciones son con bases más firmes.
  • Se aconseja que sean los padres adoptivos los que sean quienes informen del tema.
  • Informar sobre la adopción con un discurso positivo.
  • Ofrecer datos en el contexto de deseo y de amor con el que se esperó
    su llegada.
  • Tomar fotos que registren el inicio de la historia.
  • Estar disponibles para conversar acerca de este proceso.
  • Atender a sus inquietudes y dudas.
  • Favorecer la elaboración de esta historia.Hablar abiertamente del tema genera una confianza básica importante para el vínculo con los padres.
  • Crear espacios para que los chicos puedan preguntar. Si no lo hacen a partir de situaciones cotidianas mencionar el tema y agregar la información que deseen que los niños tengan.
  • Es esperable que en la adolescencia los jóvenes necesiten más información sobre su origen. Esto está relacionado con la lucha por su identidad. Puede tener dificultades emocionales y/o de conducta. Es posible que se necesite una consulta con profesionales idóneos para orientar a padres y niño.

PUBLICADO EN DIARIO CLARÍN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s