“Ante la muerte de un ser querido, los niños necesitan que hablemos con ellos, que los escuchemos, que podamos contener su dolor”

foto vale

Valeria Schwalb,  licenciada en Psicología y Autora del libro “Todos somos resilientes”, considera que es fundamental conversar con los docentes y directivos de la escuela a la que concurren los niños, para contarles lo sucedido y sobre todo para unificar el criterio de acompañamiento. “Es importante hablarles con amor, sencillez y sobre todo respetando sus tiempos, dando lugar a que puedan decirnos qué piensan, qué sienten”, sostiene.

  ¿Cuál es la mejor forma de  tratar con los más pequeños la pérdida de un ser querido?

En primer lugar hay que tener en claro que la muerte de alguien que amamos, es uno de los momentos más duros y dolorosos que nos toca atravesar en la vida. No sólo para los adultos sino también para los niños.   Para tratar este tema con los más chicos, sería importante que los adultos podamos hacer un trabajo interno, un recorrido personal en relación a las propias pérdidas. Cada persona vive una historia de pérdidas en su vida que marca un modo de pararse frente a ellas, y por supuesto de transmitirlas a sus hijos.   Muchos adultos a pesar de saber que los seres humanos nos morimos, niegan totalmente la muerte como un hecho posible, La creencia fantaseosa de la inmortalidad, conduce a vivir la muerte con mucho enojo, sorpresa, incredulidad. Algunos no la nombran, con el intento inmaduro de no convocarla.   El modo de reaccionar frente a la muerte es muy individual y relacionado con la propia historia. Pero lo que tenemos que saber es que el duelo es un proceso normal que es necesario poner en marcha frente a la pérdida de un ser querido. Los niños necesitan que hablemos con ellos, que los escuchemos. Necesitan que podamos contener su dolor, y eso a veces nos resulta insoportable. Pero imaginemos que si a un adulto le cuesta comprender y aceptar, a ellos les pasa lo mismo sumado a que cuentan con menos recursos.

¿Qué se debe contar, qué ocultar?

Es fundamental no marearlos con explicaciones poco reales, porque esto les genera mucha inseguridad. Tampoco se trata de generar un “honesticidio”, un palabra inventada que une la honestidad con el homicidio, es decir desgarrar al niño con la verdad.   A los adultos nos toca poner filtros para que el agua sea digerible, pero no prohibir su ingesta. Cuando no le ponemos palabra a la muerte, le vamos añadiendo más y más sufrimiento al hecho penoso, y en el intento de minimizar el sufrimiento, sin darnos cuenta creamos un miedo profundo, lleno de sensaciones de soledad, abandono, incredulidad, ansiedad y desconfianza, que se acrecienta cuando ellos van corroborando que lo que les dijimos no es verdad. Como ejemplos de estas explicaciones podría citar las siguientes: “Se fue al cielo”, “Está en una estrella”, “Se fue de viaje”.   Decirles la verdad, sin devastarlos con detalles crueles, ni inundándolos con nuestra propia angustia genera mucha tranquilidad, a pesar del dolor.   Pienso que debemos hablar sobre la muerte, antes de que un hecho puntual suceda.  Podemos aprovechar ciertas ocasiones para hablar sobre la muerte de los seres vivos, por ejemplo, tomando el contenido de alguna película infantil, o un hecho cercano, una mudanza; el proceso de crecimiento de las flores.   A partir de  lo cual comenzamos a introducir la idea de que las cosas comienzan y terminan, y de que existen procesos que tienen un fin. Hablar sobre la muerte, les permitirá comprender los procesos de la vida, pues la muerte es un proceso de la vida misma, el último de todos.   Es importante hablarles con amor, sencillez y sobre todo respetando sus tiempos, dando lugar a que puedan decirnos qué piensan, qué sienten. Cuando nos duelan sus angustias, podemos hacer una pausa, abrazarlos y aceptar que no siempre tenemos que decir algo.

¿Cómo deberían trabajar este tema los padres junto a los docentes del colegio? ¿Cuál sería la función de los maestros?

Es fundamental conversar con los docentes y directivos de la escuela a la que concurren los niños, para contarles lo sucedido y sobre todo para unificar el criterio de acompañamiento. No se trata de ser complacientes en todo, sino de que haya en la escuela un lugar para que se sientan contenidos. Son momentos en los que los docentes pueden hablar con todos los niños sobre el tema de la muerte. Por eso es fundamental que los docentes sean entrenados, pues tienen una función importantísima. Sus propios temores y angustias pueden llevarlo a no poder acompañar esta situación.

¿Qué aporte podría brindar la terapia?

La psicoterapia puede brindar un espacio distinto a cualquier otro para que pueda realizarse un duelo resiliente, en el cual este habilitado sentir tristeza, enojo, rabia e incluso mucho dolor en un marco en el que podemos decir todo cuánto pensamos y sentimos con un profesional de la salud mental entrenado y preparado para ayudarnos. Es un encuentro humano que puede permitirnos sentirnos contenidos, escuchados y sobre todo respetados en los propios tiempos. A veces la familia entera se encuentra en crisis y es importante que cada integrante tenga su propio lugar. El proceso de duelo es individual.

CONSEJOS PARA PONER EN PRÁCTICA POR LOS PAPÁS EN ESTOS CASOS DE DUELOS

-Entender la muerte como el proceso final de la vida.

-No olvidarnos jamás que son niños y que necesitan de nosotros, los grandes .

Saber que los niños sienten mucho dolor y nuestra función es acompañarlos a ellos.

-Fomentar el diálogo, y dar lugar a sus dudas y preocupaciones

-Ofrecer información acorde a su maduración, con honestidad, claridad y calidez

-Recordar que un niño nunca pregunta lo que no quiere saber.

-Responder a sus dudas sin ampliaciones que distorsionen su necesidad de saber.

-Darles apoyo, sin sobreestimar su capacidad de adaptación

. -Ofrecerles un marco de contención, respetando sus rutinas en el nuevo marco.

-Transmitir que las personas se mueren, pero que el amor no muere jamás.

-Sentirse amado será bueno, siempre. -El amor sana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s