Roberto Sivak: “El crecimiento postraumático es una capacidad que les permite a muchas mujeres un antes y un después de las situaciones de violencia”

El prestigioso psicoterapeuta y psiquiatra sostiene que en los casos de violencia de género es fundamental tomar conciencia de los derechos, no culpándose, ni quedándose en una actitud pasiva de víctima. La importancia de estar entre pares y el proceso de resiliencia.

-¿Cuáles suelen ser las características de las víctimas y victimarios en casos de violencia de género?

No se pueden generalizar características. Se han estudiado ciertos rasgos que pueden hallarse, entre ellos en las víctimas pueden darse rasgos de dependencia, antecedentes de haber recibido abusos o violencia verbal psíquica o física durante la infancia y ciertos rasgos depresivos de personalidad. Pueden hallarse en las damnificadas algunos mecanismos de defensa como negación, actitudes de sacrificio, idealización y la fantasía de modificar vínculos complejos a través de la dedicación y el amor.

En los victimarios pueden hallarse antecedentes de maltrato, violencia padecida, alcoholismo y culturas autoritaria y machista en sus hogares. Es factible hallar rasgos conductas o personalidades antisociales o psicopáticas donde la culpa no es habitual y el otro es tomado mas como objeto a dominar. A veces puede asociarse a ciertos rasgos de perversión sexual donde la violencia esta asociada al goce  sexual.

 -¿Cuáles son los indicios a los que hay que estar atentos en relación a esta violencia?

Desde el punto de vista emocional y psicológico, es habitual hallar en la víctima cierta inhibición, pérdida de la capacidad de disfrute, auto-rreproches, tristeza, insomnio, pesadillas, desesperanza. Desde el punto de vista de las conductas, irritabilidad, consumo de cigarrillos, búsqueda de alcohol o consumo de tranquilizantes para disminuir el dolor psíquico. Es posible que consulten por pérdida de energía, dolores musculares o articulares, pérdida del cabello o reacciones en la piel.

-¿Qué es la violencia simbólica?

Es un término proveniente del psicoanálisis. Implica el poder destructor de las palabras, las actitudes o los hechos donde son violentadas las creencias profundas que hacen a la condición humana. Entre otras, que un semejante es alguien de quien esperar respeto, comprensión o contención, que uno merece respeto simplemente por ser humano, La violencia simbólica implica desnaturalizar la condición humana y ser tratado como objeto, por esto son situaciones que representan el mayor poder traumático sobre el psiquismo.

¿Cómo puede salir adelante la mujer en estos casos?

Tomando conciencia de sus derechos, no culpándose, no quedándose en una actitud pasiva de víctima. Es fundamental que reclame desde el punto de vista legal, psicológico y asumiéndose como mujer con derechos preferentemente en grupos de pares. Otro aspecto es no negar, no postergar, no confiar en las promesas de eventuales victimarios que no demuestren genuino interés en revisar y modificar sus conductas.

¿En qué radica la importancia de la contención familiar y el estar entre pares que pasaron por su misma situación?

Es fundamental. Particularmente la familia de origen y más las mujeres de esa familia deben dar resguardo, comprensión y contención. Los grupos de autoayuda y con técnicas de autoayuda coordinados por un especialista permiten identificarse con un par y aceleran la comprensión y los cambios a través de la solidaridad.

¿Cómo es el proceso de resiliencia?

No se pueden hablar de un tipo de proceso. Cada persona debe aceptar su situación de trauma y daño, comprender el proceso que la llevo a esa situación y revisar el desafío de ser protagonista activo de un cambio saliendo de un papel pasivo de “víctima” a hacerse cargo de aprender de una experiencia negativa y hacerse cargo de su vida y de su futuro. Esto requiere encontrar confianza y cariño incondicional, esperanza, capacidad de aprender y salirse de los modelos conocidos e incluso humor para encarar dificultades. El llamado crecimiento postraumático es una capacidad que se está estudiando en víctimas de violencia de género que les permite a un gran numero de mujeres un “antes y un después” de las situaciones de violencia.

¿Cómo suele ser el futuro de estas mujeres?

Mejor del que suponemos. Por supuesto que las secuelas de estrés postraumático, inhibición sexual o conflictos de pareja o depresión son muy importantes. Pero también es cierto que un gran número de mujeres afronta sus vidas dándole un giro transformador y esperanzador.


El Dr.Roberto Sivak es Presidente Capitulo Estres y Trauma Asoc. Arg. de Salud Mental y Coordinador Grupo Estres Postraumatico y Psicosomatica Hosp. T. Alvarez. Además es autor del prólogo del libro “Vidas que enseñan” que publicará en breve la editorial Del Nuevo Extremo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s