Nuevas tendencias en casamientos: nada sencillos, raros y divertidos

AMOR NATURAL CEREMONIA YIN YAN

Bodas temáticas, souvenires personalizados, ambientaciones vintage, nuevas tecnologías y mesas dulces no tradicionales son algunos de los cambios que vienen pisando fuerte a la hora de contraer matrimonio. Los novios buscan ser cada vez más originales y ya no se conforman con las cintitas y el vals.

Lejos parece haber quedado el tiempo en el que en los casamientos solamente se bailaba el vals, se cortaba la torta, la novia arrojaba su ramo de flores, finalizando con el tradicional carnaval carioca. Si bien en muchas bodas se mantienen algunas de esas costumbres, en los últimos años los novios priorizan una fiesta fuera de lo común donde las nuevas tendencias están a la hora del día. Bodas temáticas, regalos personalizados para los invitados, ambientaciones vintage y souvenires no tradicionales son algunos de esos cambios que vienen pisando fuerte a la hora de contraer enlace.

Por lo general, las parejas que contratan este tipo de casamientos son de clase media-alta, profesionales de entre 28 y 35 años y suelen contratar una organizadora de eventos, más conocida como wedding planner para poder cumplir con el sueño de tener una fiesta diferente, acorde a las características y a los gustos de los integrantes del vínculo.

“Creemos que una característica de esta época es buscar salir de lo tradicional en varios aspectos de la vida, y los casamientos no son la excepción. Nosotras desde nuestra empresa siempre les proponemos a los novios que en su casamiento haya cosas que sorprendan a sus invitados, que salgan de lo convencional, y que a su vez los identifique y los haga sentir cómodos a ellos como anfitriones. El objetivo es que la fiesta sea personalizada y no un molde estático en el que se insertan como pareja”, sostiene Natalia Bohn, una de las directoras de Veinte Producciones, una empresa dedicada a la organización de eventos sociales y corporativos.

 Yanina Kogan, que se autodefine como una DT de bodas y que durante cinco años se desempeñó como Gerente de Eventos en el Hotel InterContinental, sostiene que muchas parejas quisieran hacer algo diferente pero la industria de los casamientos y los proveedores de los distintos rubros se olvidan de escuchar los deseos y las necesidades de los novios ofreciendo “paquetes pre-armados y estandarizados”.

“Unos novios que se conocieron en Hawai ambientaron el salón como playa, pusieron arena sobre el piso, cada mesa tenía el nombre de una playa de esa zona y había tragos, comida y collares. Otra pareja me pidió que escriba el guion de ceremonia para que la condujera un conocido periodista deportivo vestido de cura”, cuenta Kogan, que actualmente organiza eventos en Bs As y el exterior y es docente de la carrera de Organización de Eventos en la Universidad de Palermo.

“Unos novios nos pidieron averiguar de qué equipo de fútbol era cada uno de los invitados y les hicieron unas camisetas personalizadas de su cuadro. También nos han pedido una invitación que sea idéntica a una entrada de Ticketek; nos han pedido hacer un video musical durante la fiesta en donde todos los invitados canten una parte y lo pasamos como clip final (con edición en vivo). También tenemos unos clientes que pidieron dos platos principales diferentes y se dividen de manera aleatorea entre los invitados así la gente puede cambiar el plato o compartir”, ejemplifica  Luciana Grosman, directora de Veinte Producciones.

Todos los proveedores involucrados en este tipo de eventos pueden buscar generar un valor diferencial para no perderse la oportunidad de captar a este nuevo target de clientes exigentes que no desean una fiesta tradicional. Desde una empresa de catering que decide, por ejemplo, repartir helados de palito de agua durante una tanda de baile para “refrescar” a los invitados, pasando por el DJ que ofrece un servicio interactivo que permite que los invitados manden sms a un teléfono en particular y que luego esos mensajes aparezcan publicados en las pantallas del salón, y por la utilización del estilo vintage (frasquitos, floreros diferentes, flores de muchos colores) que llaman la atención de los invitados.

“Se intenta sorprender a los invitados o hacerles un guiño cómplice. Por ejemplo, se usa mucho lo retro, lo bizarro. Traer bandas que tocan los temas de los 90 que es la época en que los novios iban a los boliches. En la mesa de dulces colocar golosinas que comíamos en nuestra infancia como los chocolates Jack o las pastillitas Dorins”, agrega Kogan.

En este tipo de casamientos no tradicionales otro de los condimentos importantes gira en torno a la posibilidad de desplegar la tecnología acorde al gusto de los novios. “Hay de todo: pantallas de formatos multiscreem que miden nueve metros de largo que permanecen encendidas toda la noche formando parte de la decoración, musicalización y monitoreo de la fiesta  y con las que se puede rodear el salón en 360º, pistas de leds que al pisarlas hacen juegos de luces. Pisar una pista y que cambie de color porque una computadora diseñó un programa para ello es alucinante. Pantallas en el techo, colgadas en fragmentos proyectando distintas imágenes, o haciendo un camino en el techo que envuelve el salón por encima. Esa es la tecnología a la cual nos referimos”, dice Mariana Philip, con 14 años de experiencia como wedding planner.

En los últimos años también comenzó a ser una tendencia los llamados casamientos sagrados, como una forma de celebrar y unir parejas, donde predomina lo espiritual y el amor por sobre lo religioso. Las temáticas para este tipo de bodas es amplia aunque una muy solicitada es la Boda Hindú, que se caracteriza por contar con una ambientación colorida, brillante y donde se suele colocar incienso en los baños y en la entrada de la recepción.

También existen los casamientos Ecofriendly, que tienen que ver con hacer lo más sustentable posible  la amistad con la ecología y la naturaleza. “Toda la boda parte desde esa premisa: desde el vestido, la vajilla, ambientación con mobiliario reciclado. La comida orgánica y vegetariana está ganando cada vez más terreno en el universo gastronómico de las bodas y eventos, se festeja en espacios con mucha naturaleza, ya sean salones con lagunas o bosques. También algunas parejas elijen un lugar de la naturaleza y allí se realiza la boda, como una playa, las sierras de córdoba, lugares energéticos, o donde gusten”, explica Vanina Romero, creadora y directora de Amor Natural, una empresa que realiza este tipo de eventos “sagrados”.

Esta nueva tendencia en casamientos posibilita que los novios puedan optar por una fiesta a su estilo donde suelen agasajarse a ellos mismos y a sus invitados. Para eso, es necesario que exista un aceitado vínculo de confianza y compromiso con la persona que se encargará de que todo el evento resulte como fue planificado.

“Tuve una pareja que quería que entre su perrito como cortejo y me pedían que los ayude a buscar vestuario y la forma de que camine hacia el altar. Una pareja que vive en México pero la novia es argentina vinieron a casarse a Buenos Aires. Me solicitaron muchos sombreros y máscaras de luchadores, minitequilas de souvenir, los infaltables mariachis y lo más divertido fue que me pidieron que tomara tequila con ellos antes de empezar la fiesta”, finaliza Kogan.

PUBLICADO EN LA REVISTA LUZ

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FOTO: AMOR NATURAL

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s