Una elección de vida: ser asexual

asexuales

No les interesa el sexo, lo que no implica renunciar a la pareja. Algunos sienten atracción, pero no sexual. Constituyen entre el 3% y el 5% de la población mundial y generalmente deciden socializar entre ellos porque muchas veces son tildados de “enfermos”.

Son personas que no sienten atracción sexual ni deseo por otras personas. No les interesa el sexo y ésta práctica no se debe a un problema disfuncional o fisiológico. Constituyen entre el 3% y el 5% de la población mundial y generalmente deciden socializar entre ellos porque son tildados de enfermos por el resto de la sociedad. Son socialmente activos y sexualmente pasivos. Disfrutan de la soledad, aunque el hecho de prescindir del coito no significa renunciar a la pareja.

Algunos de estos individuos se juntan en comunidades ya que se sienten aisladas cuando forman parte de otros grupos, que no suelen entender ni aceptar esta elección de vida.

“Ser asexuado es una orientación sexual, tienen las mismas necesidades emocionales que otras personas. En el caso de los deseos en las personas asexuadas tienden hacia otra modalidad de intimidad que no es la sexual. Incluso, muchos sienten atracción pero no sexual. Algunas personas pueden vivir así  toda su vida. No conectan el amor y el sexo y muchos sienten la atracción como si disfrutasen de una obra de arte. Pueden tener relaciones amistosas para llenar la ausencia de interés en el sexo o buscar pareja con las mismas características de conducta”, sostiene Sandra Lustgarten, psicóloga y sexóloga.

“Quienes se auto-designan asexuales mantienen una especie de acuerdo con sus pares de ser compañeros desde el respeto y cariño, -como mucho pueden sentir atracción romántica- y en cuya convivencia el sexo entendido desde una relación coital-erótica-genital no tiene cabida. Parece ser que estos grupos autodenominados asexuales toman esta etiqueta desde lo valorativo, desde el momento en que levantan pancartas proclamando no al sexo, o fabricando remeras, gorros, y otros objetos para auto-marginarse”, sostiene Victoria Alfaro, Médica Sexóloga, Miembro Titular de la Sociedad Argentina de Sexualidad Humana.

En los últimos años han crecido los sitios de Internet a favor de la asexualidad y alguno de ellos, tal es el caso asexualpalsboard.com, ofrecen la posibilidad –perfil mediante- de formar pareja entre personas que se abstienen de tener relaciones sexuales.

La cantante  Geri Rich Jones es la fundadora de la Sociedad  Asexual Americana, una entidad que agrupa a muchas personas que eligen vivir de esa forma. “Siempre me desconcertó la excesiva importancia que se le otorga al contacto físico, así que al conocer a personas semejantes me sentí muy aliviada”, expresó hace unos años. Rich confesó que su primer novio la abandonó por culpa del sexo y eso le hizo muchísimo daño. “La única vez que lo intentamos sentí muchísimo asco y eso no varió en absoluto, así que dudo que se trate de algo temporal. Simplemente, nací asexualnunca me acosté con nadie y no creo que vaya a cambiar a estas alturas”.

Las causas que llevarían a estos grupos a proclamarse asexuales, en primer lugar, estarían referidas a la transgresión socio-cultural. “Aunque, también, podrían equipararse  a  las mismas que inhiben el deseo sexual, o las que sostienen la aversión sexual, tales como los desequilibrios hormonales, consumo de alcohol, drogas, fármacos, depresión, baja autoestima, experiencias traumáticas, inadecuada educación sexual, luchas por poder, embarazos no deseados, aburrimiento sexual, desengaños amorosos, enojos, resentimientos, perturbación del esquema corporal, situaciones compulsivas a relaciones sexuales sin deseo, infecciones sexualmente transmisibles, fobias al contacto sexual, entre tantas otras”, explica Alfaro.

Patricio Gómez Di Leva, psicólogo y sexólogo, dice que las personas que se definen a sí mismas como asexuales no lo viven como un problema, a diferencia de las personas que consultan por bajo deseo sexual y para las cuales si es un problema. “Es importante diferenciar la asexualidad de lo que es una fobia sexual. En el caso de la fobia sexual aparece un miedo irracional e imposible de manejar vinculado con la sexualidad, a diferencia de las personas que se definen como asexuales, que no sienten rechazo ni temor por el sexo”, diferencia Gómez Di Leva.

Las personas asexuales pueden tener distinto tipo de contacto pero no tienen deseo o no sienten la atracción de hacerlo, incluso algunos suelen hacer referencia a que lo hacen sin sentir el deseo. “En muchos casos se ha comprobado la posibilidad de que  ésta conducta pudiera disolver el vínculo de la pareja. En algunos casos se puede solucionar trabajando en terapia con la pareja indicando o sugiriendo modos de encuentro para mejorar la intimidad, ejercicios específicos que tienden a lograr el disfrute a partir de reconocer la sensibilidad en el cuerpo”, propone Lustgarten.

En el año 2001, a sus 19 años, David Jay creó la Asexual Visibility and Education Network, una comunidad que se dedica a entregar apoyo, legitimar y mejorar la autoestima de quienes se sienten asexuados. Y al año siguiente, preocupado con la falta de recursos disponibles sobre la asexualidad, lanzó la red de educación AVEN. Desde ese momento comenzó a asumir un papel de liderazgo en el movimiento de la asexualidad difundiendo su opinión en diversos medios de comunicación de los Estados Unidos.

“La gente asexual tiene las mismas necesidades emocionales que cualquier otra persona, e igual que en la comunidad sexual, los asexuales satisfacen esas necesidades de diferentes maneras. Alguna gente asexual está más feliz sola, otros están más felices con un grupo de amigos íntimos. Otros tienen el deseo de formar relaciones emocionales o amorosas, y buscan a alguien con quien formar una pareja estable. Una persona asexual puede formar una pareja con una persona sexual igual que con otra asexual. Muchas personas asexuales sentimos atracción por otras personas, pero no la necesidad de responder sexualmente a esa atracción. En lugar de eso, sentimos el deseo de conocer a alguien y de acercarnos a ese alguien de la manera que sea mejor para nosotros”, dice Jay en la web de AVEN.

Una de las preguntas que se pueden realizar sobre este tipo de elección de vida es si el hecho de no tener relaciones sexuales puede traer consecuencias negativas para los seres humanos. “Se puede vivir sin tener relaciones sexuales, y no necesariamente tiene consecuencias negativas para la persona. El problema son los casos en los que la falta de actividad sexual tiene que ver con la represión de la misma, en general a raíz de situaciones altamente traumáticas, que bloquearon el desarrollo de su sexualidad en algún momento de la vida”, responde Gómez Di Leva.

“Por supuesto que se puede vivir sin tener relaciones sexuales. De hecho, muchas personas no las tienen y se autosatisfacen, pero entendamos que los asexuados pueden tenerlo aunque no se sientan impulsados a hacerlo”, alega Lustgarten.

 Los asexuales, en general, son muy diferentes entre sí ya que algunos sienten atracción romántica y otro no, algunos sienten excitación física, pero otros no. También es importante diferenciar a la asexualidad (orientación que consiste en la falta de atracción sexual) del celibato que es una decisión de abstenerse de la intimidad sexual.

 

PUBLICADO EN REVISTA VIVA

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s