“En nuestro país, una de cada tres mujeres muere por causas cardiovasculares”

Foto Zilberman

La Dra. Judith Zilberman, del servicio de Prevención Cardiovascular del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA), explica cuáles son las características de la enfermedad cardíaca en la mujer, sus síntomas y la diferencia que se manifiesta con los casos en los hombres. La importancia de la consulta después de los 45 años.

¿Qué diferencias tienen los ataques cardíacos de las mujeres en relación con los hombres?

Las enfermedades cardiovasculares (principalmente el infarto de miocardio, la insuficiencia cardíaca y el accidente vascular cerebral), a menudo son consideradas un padecimiento masculino. Sin embargo,  la enfermedad cardiovascular es la primera causa de muerte en la mujer y se manifiesta aproximadamente 10 años más tarde que en el hombre, con marcado incremento después de la menopausia.

¿Cuáles son los síntomas? ¿Se diferencian a los de los hombres?

Los síntomas de las mujeres y los hombres suelen ser distintos, lo que contribuye  que en algunos casos exista un sub diagnostico  o pase inadvertida la enfermedad cardiovascular en la mujer.

Sólo una de cada 3 mujeres tiene los síntomas típicos como el dolor de pecho que tiene el hombre. Un tercio de las mujeres presentan síntomas “atípicos” como sensación de falta de aire, dolores abdominales, nauseas, vómitos, entre otros.

Si bien estos síntomas no son exclusivos de la enfermedad coronaria, en su presencia, se aconseja consultar al médico clínico y al cardiólogo.

¿Por qué razón el índice de muertes por problemas cardiovasculares es mayor en las mujeres que en los hombres?

Uno de los principales problemas es la falta de reconocimiento de la enfermedad coronaria como principal causa de morbimortalidad por la propia mujer, lo cual hace difícil que le preste atención a los mensajes preventivos a lo largo de la vida o que respondan de manera rápida a los síntomas, dando importancia nuevamente a la característica atípica de presentación de la enfermedad en la mayoría de las mujeres.

¿Qué estadísticas manejan al respecto?

Los datos del último censo nacional, la enfermedad Cardiovascular es la principal causa de muerte en la mujer cuando se compara con todas las muertes por cáncer, cáncer ginecológico (mama, útero y ovario). Un dato relevante es que en nuestro país una de cada tres mujeres muere por causas cardiovasculares.

¿La enfermedad coronaria está más asociada al hombre? ¿Por qué?

El mito que las mujeres padecen menos enfermedades del corazón, parte del hecho de que antiguamente no era una enfermedad prevalente. En textos muy antiguos como los papiros de Ebers, en el año 2.600 antes de Cristo, se podía leer: “Si encuentras un hombre con problemas cardiacos, dolor en sus brazos o al lado del corazón, la muerte está cerca.”  Más recientemente, en 1960, en una conferencia para mujeres, de la Asociación Americana del Corazón (AHA), fue titulada “¿Cómo puedo yo ayudar a mi esposo a protegerse de la enfermedad del corazón?”. Queda claro entonces que la enfermedad cardiovascular ha sido históricamente asociada al sexo masculino. Sin embargo, la mujer también se enferma del corazón y necesita ayuda.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

La presencia de factores de riesgo predispone a padecer enfermedades cardiovasculares y  éstas se hacen más frecuentes después de la menopausia. Así,  el aumento del colesterol o triglicéridos favorece la formación de “depósitos de grasa” formando ateromas en las paredes de las arterias conduciendo a la enfermedad vascular. Otros factores de riesgo que tienen una frecuencia e impacto diferente según el género son la  hipertensión arterial, el sobrepeso, el sedentarismo y la diabetes.

¿Por qué razón, después de la menopausia, la frecuencia de la enfermedad coronaria es más elevada?

Por un lado, la menopausia incrementa el riesgo cardiovascular en la mujer y tiene mayor  riesgo de complicaciones y la morbimortalidad cuando lo comparamos con  varones de igual edad.

Diferentes motivos o razones llevan a dicha situación: las limitaciones diagnósticas, la presencia simultánea de otras patologías que enmascaran el cuadro clínico (por ejemplo la artrosis); la minimización de los síntomas por la propia paciente y una consulta tardía al cardiólogo.

Otra explicación sería que en la menopausia disminuyen  los estrógenos y de esa manera la mujer perdería la función de protección sobre el sistema cardiovascular que estas hormonas brindan.

Sin embargo, se sabe que las hormonas no son las únicas que están involucradas, ya que existen diferencias en los mecanismos fisiopatológicos de la enfermedad cardiovascular entre hombres y mujeres, en especial luego de la cuarta y quinta década de la vida.

¿Qué deben hacer las mujeres para prevenir los infartos?

La mujer se preocupa habitualmente por realizar la consulta al ginecólogo, por  su temor al cáncer ginecológico. Esta situación es comprensible pero debe divulgarse que a partir de la menopausia los factores de riesgo y las enfermedades cardiovasculares deberían ocupar especial atención.

Es importante la detección y control  de los factores de riesgo desde jóvenes en especial en aquellas mujeres que tienen antecedentes familiares de enfermedad cardiovascular, hipertensión arterial, sedentarismo, tabaquismo, y obesidad deben controlarse con más frecuencia.

Se aconseja que las todas mujeres realicen la consulta cardiológica  a  partir de los 45 años, ya que con menopausia aumentan los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular. 

PUBLICADO EN PHARMAREPUBLIC.NET

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s