Psicoprofilaxis quirúrgica, un aliado para enfrentar los miedos al quirófano

da_miedo_el_quir__fano_a_los_hombres_4746_645x

Es una especialidad que en los últimos años fue creciendo gracias a la formación de especialistas relacionados con estos temas que abordan las dudas y temores de sus pacientes.  Características de esta terapia. Cómo se trabaja con los niños. Cuáles son los miedos más comunes ante una operación.

Así como existe el temor a enfermarse, a no poder mantener una relación o un trabajo, a la muerte, a no aprobar un examen, a viajar en avión o a no poder cumplir con las expectativas planteadas también existe el miedo a las operaciones, que surge previamente ante situaciones de mayor complejidad donde puede estar en riesgo la vida. Pero también suele aparecer en otras intervenciones programadas y hasta de rutina que generan dudas y ansiedades.

Temor a que la anestesia sea excesiva, quedarse dormido más de lo debido, la confianza en el equipo médico, el miedo al dolor en la operación y hasta pensar en la muerte son algunas de las principales incertidumbres que manifiestan los adultos a la hora de someterse a una intervención quirúrgica.

Sin embargo y más allá de los temores lógicos que se puedan tener  en relación a la muerte, es importante destacar que la anestesiología es la rama de la medicina que más avanzó en los últimos 20 años. Los avances tecnológicos posibilitaron la creación de mecanismos de monitoreo más sencillos que permiten tener niveles de alerta muy precoces. Por esta razón, los márgenes de seguridad aumentaron mucho y sólo 1 caso cada 300.000 anestesias con complicaciones graves pueden derivar en la muerte.

En los niños, en cambio, los principales temores son la separación de los padres, el miedo al abandono, el temor al castigo por sus malos pensamientos o actos, el temor a la pérdida de partes del cuerpo y el miedo a los pinchazos e inyecciones.

“Los temores son universales, siempre hay miedos ocultos o manifiestos. Expresado de todas las maneras posibles hasta negándolos, la magnitud va más allá del tipo de operación que se trate. Depende de varios factores, entre ellos, de la personalidad de cada persona. Una muela puede significar algo terrible en algunos casos y una rutina en otros, pero el temor hasta que pase está. Es fundamental estar informado ya que el primer miedo es a lo desconocido”, dice la licenciada en Psicología Beatriz Bergman, especialista en psicoprofilaxis quirúrgica, una técnica psicoterapéutica que se dedica a atender pacientes que serán sometidos  a una intervención quirúrgica o práctica médica invasiva; considerando todo tipo de estudios  como biopsias,  punciones y todo tipo de cirugías.

La Psicoprofilaxis  quirúrgica es una especialidad que en los últimos años fue creciendo gracias a la formación de especialistas relacionados con estos temas que abordan las dudas y temores de sus pacientes. “Se aborda como una psicoterapia breve y  focalizada.  Breve porque contamos con un período corto de contacto con el paciente y su familia. En ese vínculo terapéutico acotado debemos evaluar la estrategia terapéutica más adecuada para el paciente y su familia; ponerla en funcionamiento buscando  superar el conflicto actual de la realidad del paciente que en estos casos es la cirugía. Y es focalizada porque  nos planteamos objetivos precisos para resolver situaciones concretas. Frente a la expresión de los procesos psicológicos que ésta familia desplegará, tenemos muy en cuenta la utilización de defensas más adaptativas y menos regresivas”, sostiene la Lic. Andrea Galilea,  Coordinadora del Equipo de Psicoprofilaxis Quirúrgica  en el  Servicio de  Salud Mental Pediátrica del Hospital Italiano.

Los objetivos de esta terapia son atenuar el posible efecto traumático (considerando una cirugía como potencialmente traumática), detectar patología psicológica previa o situaciones de riesgo con la consecuente derivación para su tratamiento, disminuir el tiempo de recuperación y/o Internación y colaborar en el cuidado integral del paciente.

En estos encuentros se abordan las fantasías y los temores que tienen las personas próximas a realizarse una intervención quirúrgica. También se proyecta sobre los planes de post operación, sobre los cambios y sobre las expectativas. Pero también resulta muy importante (siempre que se pueda y que obviamente no se trate de una urgencia) que el paciente pueda conocer previamente el lugar donde será intervenido, como así también al médico y al anestesista que se encargarán de llevar a cabo la operación.

“El objetivo es trabajar preparando a las personas para esa situación traumática, para que pueda afrontarla con la mayor información de riesgos y beneficios. Está comprobado científicamente que el sistema inmunológico responde favorablemente o de acuerdo a lo esperado cuando más tranquilo y relajado vaya la persona a operarse, o sea la recuperación es más rápido y mejor “, explica Bergman.

La Psicoprofilaxis quirúrgica es una técnica psicoterapéutica  recomendable para trabajar fundamentalmente en  equipo y con supervisiones  ya sea en el consultorio  privado o en las diferentes instituciones, clínicas u hospitales y es imprescindible el trabajo coordinado con el equipo médico- quirúrgico.

“Los profesionales que se dediquen  a  trabajar en Psicoprofilaxis Quirúrgica deben basarse en la formación teórica, la experiencia clínica y el análisis personal para realizar un diagnóstico situacional  teniendo en cuenta la estructura  y el funcionamiento mental del paciente, las ansiedades predominantes, los mecanismos defensivos  necesarios y las condiciones en que el grupo familiar estará en condiciones de contener esta situación”, puntualiza Galilea.

Atravesar una intervención quirúrgica implica una situación de estrés, no sólo para el paciente, sino también para toda la familia. Si bien es el  paciente al que se le va realizar el acto médico, toda la familia se verá involucrada en la situación, con diferentes grados de vulnerabilidad. Es por eso que la psicoprofilaxis quirúrgica también toma en cuenta el estrés emocional al que se verán sometidos los seres más queridos.

“Para nosotros que el paciente y su familia llegue a la cirugía o práctica médica informado adecuadamente es fundamental porque le permite anticiparse a la situación y proveerse de los recursos necesarios para atravesarla de la mejor manera posible, reponerse y reinsertarse en su cotidianidad. Esta mirada integral implica que el paciente, la familia y los profesionales intervinientes son considerados en todas las áreas de su vida y no es sólo una mirada sobre la enfermedad. Es una mirada que apunta a propiciar la calidad de vida”, explica la Lic. Sandra Vorobechik, Directora del Curso de Psicoprofilaxis Quirúrgica con niños y adolescentes del Instituto Universitario del Hospital Italiano y Docente del Seminario virtual de Psicoprofilaxis Quirúrgica con Niños y Adolescentes de la Asociación Escuela Argentina de Psicoterapia para Graduados.

En relación a los niños, para la preparación ante una operación los especialistas trabajan con ellos y con los padres en forma conjunta y en sesiones separados. Además de poner sus sensaciones en palabras los más chicos también utilizan juegos, dibujos y cuadernillos a la hora de plasmar sus incertidumbres previas a la intervención.

“En las sucesivas entrevistas trabajamos con el paciente; con el  niño/a  y sus padres; de acuerdo al momento evolutivo  y el grado de desarrollo psíquico alcanzado por él. Tratando de habilitar los modos de expresión más adecuados del niño; donde fantasías ansiedades y temores puedan ser elaborados  mediante el juego, las verbalizaciones y los dibujos. Incluimos en el proceso una recorrida por los diferentes lugares del Hospital  donde estará el paciente cuando se opere; depende del tipo de cirugía. También acordamos una entrevista posquirúrgica que tiene como objetivo; observar la evolución del paciente, o acompañarlo en la internación si la cirugía así lo requiere”, agrega Galilea.

Para Bergman, lo más importante que deben tener en cuenta las personas que se tienen que someter a una intervención quirúrgica es:

-Conocer al equipo médico.

-Si hay dudas sobre el equipo o la operación, pedir una segunda opinión.

-Preguntar todos los riesgos y la convalecencia para organizarse con las ocupaciones.

-Estar al tanto de la persona que se ocupará de la rehabilitación si ésta es necesaria.

-Si la persona es ansiosa es importante asistir a la consulta acompañado de un ser querido para que pueda escuchar y preguntar al especialista.

-Pedir ayuda externa y/o profesional cuando se está asustado.

-Tomar la determinación de operarse estando convencido.

-Establecer vínculos de confianza con los profesionales.

PUBLICADO EN REVISTA VIVA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FOTO: REVISTAGQ.COM

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s