Tipos que huyen

tipos que huyenTienen entre 30 y 50 años, salen con muchas mujeres pero no afianzan ninguna relación. Y muchas chicas se desesperan por la imposibilidad de conquistarlos.

Son hombres de entre 30 y 50 años. Son atractivos, sensuales, solitarios, tienen mucha facilidad para el encare. Salen con muchas chicas pero, sin embargo, no logran afianzarse en ninguna relación y la posibilidad de formar una familia lejos está de figurar en la agenda de proyectos. Y muchas mujeres desesperan ante la imposibilidad de poder conquistarlos.

Estos varones suelen tener relaciones sin compromiso, los llamados touch and go, y en contadas ocasiones repiten una salida con la misma mujer, a pesar de haberse sentido a gusto con alguna de ellas. Socialmente viven intensamente y en algunos casos tienen muy desarrollados la vida laboral, situación que no les permite tener mucho espacio para el ocio.

“Esta falta de compromiso puede originarse si no tuvieron una imagen de familia presente o al contrario, al haber tenido una familia muy unida y buscan lo opuesto. También puede originarse por  haber sufrido en la niñez o adolescencia y por esto crean una protección para no involucrarse sentimentalmente con alguien, o no han madurado lo suficiente para comprometerse y encarar un proyecto personal con otra persona”, explica Mariela Stescobich, encarga de marketing & relaciones públicas de match.com para Latinoamérica.

Los varones que huyen al compromiso muestran conductas similares: la intención de agradar, generar ilusiones o fantasías que después no cumplen, propuestas que van más allá del mero contacto sexual, declaración prematura de amor. Se muestran inestables emocionalmente, ciclotímicos e inmaduros. Muestran una conducta de acercamiento y alejamiento alternado haciendo muy difícil establecer una relación estable.

“Si los varones histéricos usan el carisma, la seducción, la labia fácil, “son cancheros”, simpáticos y huyen cuando se agota el desafío de la conquista, los temerosos hacen esfuerzos por aparentar seguridad cuando en realidad se sienten poco asertivos a la hora de concretar una relación; algo parecido ocurre con los obsesivos quienes no ceden un ápice de su orden personal por temor a que el otro los desorganice”, señala el psiquiatra Walter Ghedin, autor del libro “Tipos que huyen, los hombres prometen pero no cumplen, las mujeres esperan y desesperan”.

Germán (42) es un empresario soltero que todos los fines de semana sale sólo o con amigos y generalmente termina pasando la noche con alguna mujer que conoce en los pubs a los que suele concurrir. “La paso muy bien cuando salgo, si hay  una buena conexión tenemos sexo pero no me gusta atarme a ninguna de esas chicas. Soy muy independiente y no me gusta depender de otra persona para mi vida diaria”, confiesa.

Comúnmente se vinculaba al sexo femenino con ciertos rasgos “histéricos” que le taladraban la cabeza a los hombres que sufrían por no saber interpretar esos rasgos ni esas formas de comportamientos. En los últimos años, sin embargo, parece que son los hombres, o al menos quienes le temen al compromiso y a formar una relación a largo plazo, los que tomaron algunos componentes de la histeria femenina para transformarla en masculina.

“Los hombres mienten y en el mejor de los casos, no lo hacen con la intención de provocar daño: es una conducta inconsciente que encubre temores ante el avance de las mujeres. Esta interacción defensiva revela que los hombres están atrasados respecto a los cambios que las mujeres han logrado en los condicionantes esperables para el género. Las mentiras quedan reflejadas en un sinfín de rasgos de caballerosidad, romanticismo, prudencia, promesas de vida en común, hijos, casa, viajes, y amor eterno. La falsedad en el comportamiento y en el contenido del discurso es, en un sentido, una forma efectiva de galanteo, pero por otro lado, ocultan  rasgos de poca asertividad social, miedos y desconfianza”, explica Ghedin.

La pregunta que uno podría llegar a hacerse es si, en el fondo, estos hombres en algún momento de sus vidas podrán permitirse pensar o soñar con tener una familia. “De adultos, los hombres están marcados para encontrar una pareja y consolidarla, pero esa idea de compromiso causa malestar y conflictos. Este temor es ocasionado por miedos. Ejemplos de miedos pueden ser los cambios, adaptarse a una vida conjunta con otra persona, mostrar debilidades individuales e inseguridades, pérdida de control. También se puede agregar que la falta de compromiso puede ser originada por el miedo a crecer, inmadurez. Esto es muy común cuando los hombres tuvieron una infancia con carencia afectiva”, responde Stescobich.

 “Ellos son víctimas de su propia problemática porque están encerrados en solamente ir a la conquista de bienes económicos o patrimoniales pero también hay un lugar de soledad y en algún momento se tienen que replantear que no van a poder compartir todo lo que tienen. El sufrimiento está tapado por los logros económicos y muchas veces el tener muchas mujeres hace que no puedan ver fácilmente que les está faltando una, la principal,  aquella que lo puede acompañar en varios momentos de su vida. Estos hombres tienen capacidad para muchas cosas, pero no para sostener una pareja. Y hay veces que se les han ido personas que podrían haber sido muy interesantes en sus vidas”, opina la licenciada en psicología Viviana Sánchez Negrette, especialista en terapia familiar.

Las mujeres de 30 y pico son las más perjudicadas a la hora de toparse con esta clase de hombre que le escapa, irremediablemente, al compromiso. Y suelen ilusionarse más de la cuenta ante un llamado o una invitación a cenar, pero también se decepcionan cuando no contestan los mensajes de textos y desaparecen por un largo tiempo. E indefectiblemente, muchas tropiezan varias veces con la misma piedra.

 “Es difícil para una mujer entender que el hombre que nos gusta, que nos festeja, que nos divierte, que nos intriga, que nos da mariposas en la panza, no está emocionalmente disponible para emprender una relación. Aceptar la realidad, no es tarea sencilla y trae sufrimiento y dolor emocional. Como mujer queremos ayudarlos y explicarles que no es correcto no comprometerse o estar solo. Por eso decidimos seguir en una relación donde no estamos obteniendo lo que verdaderamente estamos buscando y al largo plazo termina siendo mucha más duro y difícil”, dice Stescobich.

Pero también están los hombres que se escudan en esa falta de compromiso ante la imposibilidad de poder encarar una relación con responsabilidad que les permita mirar el futuro acompañado.

“Un hombre no puede ser exitoso en la vida sino es exitoso con las mujeres. Y viceversa: los hombres que son exitosos con las mujeres generalmente despliegan todo su potencial para tener gran éxito en el resto de ámbitos de su vida, sea el familiar, los negocios o sus estudios. La seducción no es un lujo, es una necesidad. Como comer y dormir. Conocer a la mujer indicada y comprometerse requiere de un hombre seguro en su accionar y hábil en este, tan hábil como para satisfacer todas las necesidades de ésta a la hora de sentirse atraído por un hombre real”, afirma Mike Tabaschek, coautor, junto a Martín Rieznik, del libro El Juego de la seducción”.

Si bien hay hombres que pueden vivir toda su vida de esta forma, esta inmadurez no suele durar para siempre. A veces, es cuestión de sentar cabeza, de ponerse a pensar sincera y conscientemente qué es lo que desean y qué tipo de mujer les gustaría tener a su lado. O simplemente tener la suerte de toparse con una de ellas que lo “flashee” y ponga en tela de juicio todos esos preconceptos y prejuicios. Y quizás, sea la razón para que ese hombre definitivamente no huya.

 IDENTIKIT

-Son hombre de entre 30 y 50 años que le temen al compromiso.

-Suelen tener relaciones sexuales con diferentes mujeres, priorizando los touch  ando go.

– Se caracterizan por la estética, la seducción, la inestabilidad, la inmadurez y la volatilidad.

 -Se muestran inestables emocionalmente, ciclotímicos e inmaduros.

-Conquistan al sexo opuesto y lo atrapan como en una telaraña. Llaman, no llaman, envían mensajes de texto, luego desaparecen por dos días.

-Los hombres histéricos se caracterizan por la expansión social, la seducción como objetivo de la conquista (donjuanismo) y una fuerte tendencia a huir una vez logrado su propósito.

– La vida social es enorme, es muy desplegada, tienen muchos contactos.

-En el área emocional creen brindar mucho amor, cuando en realidad hacen una exhibición “teatral” de los afectos.

-En el área sexual presentan conductas conflictivas que favorecen la aparición de disfunciones sexuales: preocupación por el rendimiento sexual, torpeza para el juego previo, actitud “pasiva”, escaso registro de sus sensaciones eróticas, etc. 

PUBLICADO EN REVISTA VIVA

FOTO: ENTREMUJERES.COM

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s