Infidelidad: ¿qué hay detrás del engaño a la pareja?

destacado92

En el colectivo imaginario se sostiene que los hombres suelen ser más infieles que las mujeres, que ellos son mucho más predecibles e inoportunos y que cuando ellas se dan el gusto lo hacen, generalmente, sin dejar huellas. Internet y especialmente la red social Facebook permiten relacionarse diariamente desde un teclado o un teléfono celular con personas conocidas o desconocidas y esas conversaciones algunas veces terminan en encuentros cara a cara.

¿Cuáles son las razones por las cuáles hombres y mujeres cometen actos de infidelidad? ¿Los varones son más infieles que las chicas? Ellos tienen más historias sin tanto compromiso y ellas se involucran más afectivamente con su pareja ocasional? ¿Ellos toman menos recaudos y son descubiertos más fácilmente, mientras ellas lo tienen todo calculado y aparentemente corren menos riesgos? Estas son algunas de las preguntas que giran en torno al misterioso mundo de la infidelidad, que implica ni más ni menos que la ruptura unilateral del contrato de amor y fidelidad que debe brindarse una pareja.

Si bien la infidelidad tiene sus adeptos desde los tiempos más remotos de la historia, con el desarrollo de las nuevas tecnologías y las redes sociales la posibilidad de fantasear y llevar adelante una aventura se muestra a la orden del día.

El sitio RomanceSecreto.com encuestó a 1.500 argentinos para analizar cómo se vive la infidelidad. El 41% de los participantes aseguró haber engañado a su pareja y un 56% de ellos confesó no sentir culpas por hacerlo. El mismo estudio arrojó que el 52% de los varones fueron adúlteros, contra un 48% de mujeres infieles.

Un trabajo reciente realizado por investigadoras de la Facultad de Psicología de la UBA indicó que a un 82% de las mujeres lo que más les dolería de una infidelidad es que su pareja se enamorara de la otra persona, mientras que al 44% de los varones los perturba la sola idea de un encuentro sexual, así sea ocasional, de su pareja con otro hombre.

¿Por qué el ser humano termina cayendo en esa tentación llamada infidelidad? “Es difícil generalizar porque en cada persona significa algo diferente. Podemos decir que hay tantos motivos como personas hay. Si nos animamos a generalizar, podemos arriesgar que se ocultan necesidades, malas comunicaciones, instintos sexuales, ganas, dichos no dichos, pases de factura o reclamos, venganzas, miedos, inseguridades, necesidad de confirmación de autoestima, pruebas, entre muchas cosas más. Por lo general, se piensa que se es infiel cuando la pareja no anda bien, pero no necesariamente ocurre esto. Hay personas que pueden ser infieles independientemente de cómo funcione su pareja, y responde a motivos puramente personales”, responde Viviana Wapñarsky, Psicóloga y Sexóloga Clínica.

Precisamente Internet y especialmente la red social Facebook permiten relacionarse diariamente desde un teclado o un teléfono celular con personas conocidas o desconocidas y esas conversaciones algunas veces terminan en encuentros cara a cara. Pero también están quienes utilizan estas herramientas para pensar en otras personas, para histeriquear y para probar hasta donde son capaces de avanzar en este tipo de historias aunque rara vez concretan sexualmente. Sin embargo, ese otro también está presente y puede formar parte de un triángulo amoroso.

“Para los hombres, en general, (y valga lo de general, no absoluto) el hecho de que sea sexual es diferente. Suelen darle al hecho físico un valor casi igual que el que las mujeres le darían a la “infidelidad emocional”. En rigor, no hay esa diferencia, pero sí lo que hay es un tema de grados, si alguno tiene un acto sexual con otro es un grado mayor al de un sentimiento de querer a otro, o de engañarlo…en el fondo es solo eso, un “tema de grados” y de la importancia que cada uno le otorgue a eso. De todas maneras, no es lo mismo, pensar en otra persona, que tener una historia con él o ella, porque en el segundo caso se han transgredido barreras que en el primero no y además,  solo pensar en otro, no es, lo que diríamos, una infidelidad”, puntualiza Cristina Benchetrit, Terapeuta especializada en terapias breves sistémicas familiar y de pareja y Directora de Espacio Olazábal.

En su libro “Quiero estar bien en pareja”,  la licenciada Beatriz Goldberg, distingue dos tipos de infidelidades: la transitoria (para revalorizarse, sentirse querido, hacer un llamado de atención a la pareja) y la permanente (para evitar el compromiso, boicotear a la pareja).

“Algunas personas son infieles como característica casi de personalidad, no pueden seguir lo mismo, necesitan transgredir, es un estilo y habla poco de la relación. Otra cosa es una relación permanente con otra persona, eso seguramente habla de una clase de amor. Lo transitorio o lo permanente es una cuestión de tiempo, pero si transitorio le llamamos a una aventura, en general, los hombres lo viven con menos culpa y complicación que como lo viven las mujeres”, dice Benchetrit.

En el colectivo imaginario se sostiene que los hombres suelen ser más infieles que las mujeres, que ellos son mucho más predecibles e inoportunos y que cuando ellas se dan el gusto lo hacen, generalmente, sin dejar huellas.

“La infidelidad no es cuestión de género, si bien cada género posee sus particularidades, el ser mujer o ser hombre no determina mayor o menor posibilidad de ser infiel. Si bien es cierto que hasta hace muy poco la infidelidad masculina estaba mejor vista que la femenina, hoy podemos decir que están empatadas. Sucede que cada uno, posee sus propios recursos para ocultarla.

No creo que el género determine previsibilidad o mayor capacidad de ocultamiento, sino las cualidades y características de las personas”, opina Wapñarsky.

“Generalmente y por mucho tiempo se ha considerado la infidelidad masculina como “una fija”. Estudios recientes han comprobado que actualmente la femenina se ha incrementado y se han dado razones psicológicas y sociológicas para ello como, por ejemplo, el desarrollo de la mujer en el ámbito laboral, la independencia económica, la posibilidad creciente de la mujer de sentir que puede ser madre y también mujer con necesidades que exceden el ámbito familiar”, agrega Adriana Arteaga, licenciada en Psicología y Psicoanalista.  

Las consecuencias de la infidelidad casi siempre son impredecibles. En algunos casos, puede significar el punto final de la relación cuando la persona engañada decide terminar el romance, pero en otras parejas ese hecho desleal puede simbolizar el comienzo de una etapa diferente en el vínculo mediante el diálogo, el pedido de disculpas y la aceptación de que esos hechos no pueden volver a existir ni deben ser tomados a posteriori como una revancha.

“Muchas veces estas parejas tienen futuro. El tema es que una infidelidad no deja igual a los miembros de la pareja. Algunos lo viven como imposible, otros, no, pero en todos los casos hay una reformulación del pacto y acuerdo de la pareja. Lo que puedo decir es que en mi experiencia como terapeuta de parejas, lo que he visto en cuestiones de infidelidad tiene que ver con que cuando uno de los dos comete una infidelidad, el otro de alguna manera, se lo cobra. Muchas veces la manera es seguir, pero sin tener relaciones sexuales. Otras veces, lo que ocurre es que con el tiempo, el que fue víctima de la infidelidad, comete un acto de infidelidad él mismo. Cuando ambos son infieles, en cambio, tienen más chances de entenderse mejor en el futuro”, ejemplifica Benchetrit.

Para Arteaga, en este dilema no hay reglas fijas y sostiene que lo importante es que quien debe perdonar debe tener en cuenta dos cosas. “Si realmente va a poder perdonar y sostener esa decisión. Que no va a ser bueno para ninguno de los dos seguir trayendo la infidelidad a escena todo el tiempo ya sea en forma de reproches o de sospecha permanente. Es un proceso que lleva tiempo. Por otro lado, para seguir adelante es importante que quien ha sido engañado pueda hurgar en sí mismo qué parte de la responsabilidad le compete y tratar de cambiar aquellas conductas de las que se responsabiliza”, finaliza.

PUBLICADO EN REVISTA VIVA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FOTO: NOSOTRAS.COM

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s