¿Quiénes cuidan a los que cuidan?

alzheimer

En el momento en que una persona se encuentra en una situación de lucha entre la vida y la muerte todo su núcleo familiar y los amigos más íntimos también forman parte de ese mundo de emociones y sentimientos. Todos viven de cerca y son protagonistas de esa situación traumática, aunque son distintos los roles que cada uno debe enfrentar. La importancia de la resiliencia para salir adelante.

Cuando a un ser querido le diagnostican una enfermedad terminal o un padecimiento en el cual su vida corre riesgo, muchas veces los familiares no saben de qué manera actuar. Se angustian, sufren, tienen dudas, impotencia y frustración por el triste momento que deben afrontar. La mayoría acompañan a ese familiar, ponen el cuerpo y el tiempo a disposición de la atención de esa persona. Y esa entrega sincera, cálida y afectiva algunas veces provoca sentimientos de desolación y de soledad. Una de las preguntas que podrían formularse al respecto es quiénes cuidan a los que cuidan? quienes se ocupan de la salud emocional y espiritual de estas personas, de sus necesidades y de contestar todos los interrogantes que les surgen en el día a día?

En el momento en que una persona se encuentra en una situación de lucha entre la vida y la muerte todo su núcleo familiar y los amigos más íntimos también forman parte de ese mundo de emociones y sentimientos. Todos viven de cerca y son protagonistas de esa situación traumática, aunque son distintos los roles que cada uno debe enfrentar.

“Hay que saber cómo la enfermedad se impone e instala dentro de la estructura familiar. La enfermedad la padece el paciente pero afecta a todo el grupo familiar, es un proceso complejo de asimilación de una nueva realidad que altera la vida cotidiana de todos los integrantes, con lo cual cambia la perspectiva de abordaje de la misma. Se resignifican roles, tiempos, se modifican conceptos, y  terminología que hasta el momento resultaba desconocida empiezan a hacerse familiares”, dice la psicóloga Adriana Tripaldi que atiende apacientes oncológicos y  a familiares en la Fundación Oncológica Encuentro (FOE).

“En los últimos años he sido testigo de cómo cada vez es más capaz el ser humano de comprometerse con la vida y de la capacidad de apertura mental y emocional que experimentan luego del sock que les produce la noticia y de haber pasado la dura etapa de la negación. Surge admirablemente y de manera inesperada un poder de reciclaje emocional del cual ni siquiera ellos se dan cuenta, el amor es el principal motivador y detonante para esto”, dice Ana Farjat, terapista emocional.

Si bien es cierto que estas personas intentan poder continuar con la rutina de todos los días, la demanda que genera este tipo de pacientes muchas veces impide poder seguir con las obligaciones domésticas y laborales. Y en la medida de lo posible tratan de alternan estas responsabilidades con la nueva rutina que implica el día a día en el lugar de internación, dialogar con los médicos o recibir visitas.

“Una vez transitado el shock inicial de la confirmación del diagnóstico, la familia debe rearmarse en lo que respecta a su vida cotidiana, siendo para ello necesario elaborar una planificación de actividades impostergables y necesarias y otras que no lo son del todo para así  reformular prioridades. Por otro lado, es preciso saber que uno cuenta con una red de contención tal; sean estos familiares, amigos, compañeros, de la que uno  puede servirse para ser ayudado”, dice la psicoanalista Mariela Velasco.

Es cierto que muchas veces ese entorno no encuentra las palabras de consuelo para poder ayudar en esos difíciles momentos de la vida. Pueden sentir que nada de lo que digan puede compensar el inmenso dolor de esa persona. Sin embargo, es fundamental estar presentes, saber que pueden contar con ellos cuando más los necesitan.

“El cuidado mediante gestos de cariño, brazos y contención corporal suele ser lo más gratificante. A veces, cuando el sufrimiento  es intenso, el amigo, familiar, compañero debe conducirse de modo tal de realizar un maternaje, como aquella madre que acurruca a su hijo en brazos cuando este siente temor, malestar, angustia”, sugiere Velasco.

La terapia también es un factor importante mientras los familiares transitan esos dolorosos momentos. Las sesiones con un especialista propician el corrimiento de ese lugar de víctima hacia un lugar transformador para ocupar en la vida cotidiana. Muchas veces la mirada externa y las palabras de ese otro ayudan a modificar la mirada interna para elevar la autoestima.

La resiliencia, capacidad para superar situaciones traumáticas y a partir de ello poder salir transformados positivamente, se puede aplicar tanto en quienes se encuentran abordando en carne propia ese tipo de instancias, como así también para los familiares que siguen muy de cerca ese camino.

Una forma de potenciar la resiliencia es participando en grupos de personas que se encuentran abordando o abordaron una situación traumática similar. Estos grupos de pares sirven para compartir experiencias, vivencias, anécdotas y tienen como fin poder ayudar a vivir el día a día comprendiendo que esa desgracia puede ocurrir también en otras familias. Cuanto más homogéneos resultan esos grupos, en relación a la pérdida sufrida, más se potencia el efecto transformador en esa gente. Y desde el momento que un individuo de esa comunidad logró salir adelante, puede funcionar como agente terapeútico para un nuevo grupo.

“Para los familiares, si bien al inicio no lo leerán como tal, el transitar por esa experiencia dolorosa los hace revalorizar la vida como tal, reestructurar sus pensamientos y emociones cambiando la escala de valores, adjudicándole trascendencia  y relevancia a las cosas que sí las tienen. La resiliencia no es algo que una persona tenga o no tenga, sino que implica una serie de conductas y formas de pensar que cualquier persona puede aprender y desarrollar. Las personas resilientes poseen tres características principales a tener en cuenta: saben aceptar la realidad tal y como es, tienen una profunda creencia en que la vida tiene sentido y tienen una inquebrantable capacidad para mejorar”, explica Velasco.

¿Todas las personas pueden ser resilientes?Algunos de los factores que potencian la resiliencia son el apoyo efectivo incondicional, el recibir confianza por parte de gente que uno valora, el buen humor, la tarea grupal, los vínculos incondicionales, los valores espirituales, las creencias religiosas en un marco de valores trascendentes”, responde el Dr.Roberto Sivak, Presidente del Capitulo Estrés y Trauma de la Asociación Argentins de Salud Mental  (AASM).

Las personas que logran atravesar con éxito las experiencias traumáticas logran tener una autoestima lata, disminución de la ansiedad y la depresión, sentimientos de esperanza, autonomía e independencia, sentido del humor positivo, mejor percepción de la calidad de vida y una mejor actitud de afrontamiento de situaciones de estrés inevitables.

¿Qué hacer en estos casos?

-Hablar con su familiar enfermo sobre su diagnóstico para quitarle el peso a la muerte.

– Que hablar de la muerte y de la enfermedad  no sea un tema tabú.

-Respetar los deseos de su familiar enfermo escuchándolo.

-Dejar aflorar las demostraciones de afecto.

-Permitir la expresión de sentimientos tanto propios como del familiar enfermo, permanecer a su lado en el proceso.

-Permitir ser ayudado por quienes lo rodean y en caso de necesitar contención pedirla.

-Tomarse el tiempo para despedirse del ser amado, fundamental acción para la posterior elaboración de la pérdida.

-Recordar que todo ser humano con contención y un ambiente de cuidados afectivos logra rearmarse transformando lo trágico y doloroso en algo diferente, encontrar un nuevo significado en la propia vida, dándose cuenta que  todavía tiene capacidad para ser feliz.

PUBLICADO EN REVISTA VIVA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FOTO: buenapraxisnews.blogpost.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s