¿Qué comen los chicos en el colegio?

Los nutricionistas sostienen que la alimentación escolar está cada vez más acotada a pocos alimentos y que la dieta es hipercalórica e hiperhidrocarbonada. Diferencias entre los comedores públicos y privados. ¿Qué son los kioscos saludables?

El contexto en el que los chicos llegan a la escuela es el de una dieta suficiente en calorías, aunque de baja densidad nutricional, con un escaso hábito de desayuno en el hogar y en un marco de sobrepeso creciente, según el análisis de los programas alimentarios argentinos realizado por el Centro de Estudios sobre Nutrición Infantil (CESNI).

Estos estudios también determinan que los chicos no ingieren el suficiente calcio, hierro, zinc y vitamina A, necesarios para lograr el desarrollo intelectual y la capacidad de educarse.

Para la licenciada en Nutrición Silvia Squillace, directora de la consultora Nutrihelp, en general las elecciones se centran en la poca variedad de alimentos como lo son las pastas, el arroz y la papa. Los chicos consumen muy pocas frutas y verduras, y brillan por su ausencia las legumbres y el pescado.

“La consecuencia es una alimentación desequilibrada muchas veces con exceso de harinas y azúcares al igual que calorías. Lo que falta son nutrientes esenciales, como calcio, hierro y vitaminas”, expresa. “Muchos menús escolares propician el aumento de los índices de sobrepeso y obesidad infantil, que se está tornando una epidemia a nivel mundial”, agrega.

Para el doctor Alberto Cormillot, se les debe enseñar a los chicos la importancia de una buena nutrición y promover actitudes positivas sobre todos los alimentos.

“Es clave generar programas de educación nutricional en las escuelas, orientados a producir cambios de conducta alimentaria y de hábitos de vida saludables”, sostiene Cormillot.

Dime dónde estudian y te diré qué comen

El menú, tanto en los colegios públicos como en los privados, es diseñado por nutricionistas. Según una investigación de la Universidad Nacional de Rosario,  los alumnos de las escuelas públicas (2750 calorías) como los de las privadas (2200 calorías) reciben una alimentación hipercalórica, hiperhidrocarbonada, hiperproteica e hipergrasa.

Para el licenciado en Nutrición Walter Dzurovcin, tanto los chicos de familias más humildes como los de clase media y alta “no tienen mucha diferencia en cuanto a la variedad de comidas. Está cada vez más acotada a pocos alimentos. Dos o tres verduras, una o dos frutas,  carne, patitas, hamburguesa, milanesa, pizza y empanadas”, ejemplifica.

La mayor diferencia está dada por el costo de la ración, que es la cantidad de dinero que destinan en materia prima los colegios para elaborar la comida del día. Dzurovcin explica que cuando se establecen, a nivel público, los pliegos para las licitaciones, se las adjudican a las empresas que menos costos les generan a las escuelas. “Cuando bajan los costos, hay sacrificio de la calidad y de la variedad nutricional”, sostiene el responsable del área de nutrición de www.cardiofitness.com.ar.

Gabriel Giurliddo se desempeña desde hace once años como supervisor de servicios de alimentación en comedores escolares del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Las raciones (19.000 desayunos y 8100 almuerzos) se distribuyen todos los días en 84 establecimientos educativos. El almuerzo contratado por las escuelas públicas incluye un plato principal con guarnición, postre o fruta de estación, y un pan de 50 grs.

Algunos de los platos que más se preparan son: pastel de papas, tirabuzones con pollo, milanesa con ensalada, medallones de pollo con puré mixto, carne al horno con papas y batatas, ravioles con salsa, medallones de pescado con arroz con manteca, pollo al horno con papas, cazuela con carne y vegetales, y spaguetti con estofado. Los postres son: flan de vainilla, postre de chocolate, áspic de frutas, manzana, banana, naranja y mandarina. “No hay repetición, salvo que haya niños ausentes”, aclara Giurliddo.

Los establecimientos privados con comedor, por lo general, cobran a los padres por las comidas brindadas que tienen que ser elaboradas en base a un menú armado por un nutricionista. En la educación privada, hay muchas opciones, pero generalmente se ofrecen comidas más variadas o elaboradas.  En este caso, influye la importancia que cada colegio otorgue al tema alimentario y en muchas escuelas, además, se trabaja desde lo curricular. En un comedor privado, los chicos pueden optar entre varias guarniciones. El servicio suele incluir una entrada, un plato principal y un postre.

Juan Antonio Sánchez se desempeñó durante catorce años como director de escuelas del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. “La comida siempre fue muy buena. Había días en los que sobraba y algunos chicos podían repetir. En una época de crisis se reemplazó a la carne por el arroz, pero nunca nadie se quejó de la calidad”, dice.

Para la licenciada en Nutrición Celeste Concilio, ha sido muy difícil la inclusión de hortalizas crudas, ensaladas y otras verduras por falta de aceptación, lo que determina que en muchos casos las comidas tengan más bien cereales y carnes rojas o blancas. “Debe-ríamos buscar soluciones para modificar cambiar los hábitos de los chicos e incluir más verduras en su dieta diaria”, reflexiona Concilio, miembro de la Asociación Argentina de Dietistas y Nutricionistas Dietistas(AADYND).

Para Squillace, uno de los aspectos clave en este tema no es tanto la calidad de los alimentos, sino la cantidad, y no está muy de acuerdo con que los chicos puedan pedir una doble ración de comida en el colegio. “La fritura no es mala de acuerdo con cómo se realice. Este modo de cocción no es una práctica que esté desaconsejada, el problema es cuando se hace con aceite recalentado. Lo ideal es hacerlo con la freidora y con aceite nuevo”, acota.

¿Kioscos saludables?

En la mayoría de los kioscos de los colegios se venden snacks (papas fritas, palitos saldados, palitos de queso), gaseosas, golosinas, sándwiches, facturas, galletitas y tortas que muchas veces tientan a los chicos.

En la Argentina existen, desde hace unos años, varios proyectos de ley (entre los que se destacan el del diputado bonaerense Luis Bruni y el de la senadora cordobesa Haidé Delia Giri) que pretenden regular acciones para prevenir la obesidad infantil desde el ámbito de la escuela. Algunas de las ideas son la prohibición de la instalación y uso de máquinas expendedoras de alimentos y bebidas (con excepción de lácteos y bebidas hipocalóricas), la oferta de alimentos saludables en comedores y kioscos escolares, y la  prohibición de la venta de alimentos con alto contenido en grasas, azúcares y sales.

En forma particular existen colegios que crearon sus propios kioscos saludables con alimentos bajos en grasas y ricos en nutrientes. Frutas, barras de cereales, licuados, flanes, gelatinas, legumbres en forma de torta, yogures, sándwiches de pan árabe o integral, bebidas sin azúcar, cajitas de jugos light son algunos de los productos que venden.

Con estos cambios alimenticios, los especialistas sostienen que se baja en gran medida el aporte de grasas y de hidratos de carbono, mejorando el perfil de la calidad nutricional de los chicos.

PLAN DE LUNES A VIERNES

La licenciada en Nutrición Silvia Squillace, directora de la consultora Nutrihelp, propone cinco menús de menos de 700 calorías para una semana de clases.

Lunes:
4 Croquetas de acelga
4 Fideos o ñoquis con salsa
blanca y queso
4 Ensalada de frutas de estación
Calorías: 640

Martes:
4 Empanada de humita o cebolla
y queso
4 Milanesas de carne con ensalada de papa, tomate y huevo duro
4 Flan casero
Calorías: 660

Miércoles:
4 Sopa crema de vegetales (casera)
4 Risotto con cebolla, arvejas y zapallitos en dados y trocitos de pollo
4 Gelatina con frutas
Calorías: 595

Jueves:
4 Ensalada de lechuga, tomates
perita, huevo duro y croutons de pan con aderezo de mayonesa aligerado con crema
4 Pastel de papas y carne, cebolla, ají morrón
4 Banana con dulce de leche
Calorías: 630

Viernes:
4 Sopa de fideos
4 Pizza de pescado (con pescado molido, cebolla y huevo) con salsa
de tomate gratinada con queso
4 Tarta de manzanas
Calorías: 670

*las calorías pueden variar de acuerdo con el tamaño y volumen de la porción.
*todas las comidas se acompañan agua.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s