Amores a distancia

sexo-y-pareja-2068746

En la era del Skype y el WhatsApp, la geografía todavía puede ser un problema a la hora de sostener una pareja: repasamos algunas actitudes inteligentes para superar el desafío.

En enero de 2010, Laura (31) se fue de vacaciones una semana a Santiago de Chile junto a una amiga y conoció a Joaquín (30) en un boliche. Esa noche se besaron y durante el tiempo que ella permaneció ahí pasaron muchos momentos juntos. Fue tan intenso el romance que decidieron continuar la historia a la distancia tratando de buscar la fórmula para verse lo más seguido posible. Al principio él venía a visitarla una vez por mes y ella le respondía la gentileza al mes siguiente. Esa rutina duró aproximadamente un año hasta que se dieron cuenta que no podían permanecer alejados y Laura decidió emigrar a Chile. A los pocos meses se casaron y hoy tienen una nena de dos años y medio.

Sin embargo, no todos los amores a la distancia terminan con un final feliz como en el caso de Laura. Los temores por la infidelidad, las mentiras, la imposibilidad de tener todo controlado y la falta de comunicación son algunas de las razones por las cuales este tipo de vínculos no siempre tienen el éxito esperado.

 “Los celos, miedos e inseguridad suelen aparecer en momentos de conflictos personales, solemos ubicar a la pareja como sostén y ayuda a nuestra carga existencial. La distancia hace que aparezcan estos sentimientos más frecuentemente. Nosotros mismos debemos resolverlos estos temas, la pareja acompaña pero no resuelve nuestros problemas. Cuanto más confiemos en nosotros mismos, mas confiaremos en nuestra pareja. La posibilidad de control 100% no es posible en esta modalidad de relación, como tampoco es posible en relaciones convencionales. Pretender el control total de la pareja es una tarea desbordante e imposible que termina por asfixiar a ambos integrantes y, en muchos casos, motivo de disolución de las parejas”, expresa Patricia Montes, psicóloga y psicoanalista.

 “En el año 2011 viajé a Montevideo (Uruguay) para hacer un programa de radio. Al poco tiempo conocí a un chico y nos enganchamos. Estuvimos tres meses juntos hasta que yo volví a Buenos Aires. Seguimos la relación a la distancia hasta que yo regresé a Buenos Aires. Sin embargo, me fui dando cuenta que lo necesitaba y lo extrañaba mucho. Al verano siguiente volví a Montevideo pero él me pidió que nos dejáramos de ver porque se había reencontrado con su ex novia”, cuenta Mariela (34), locutora y periodista.

La imposibilidad de contar con la persona físicamente asiduamente, compartiendo la vida diaria, la falta de relaciones sexuales pueden llevar a sentimientos de inseguridad muy profundos,  provocando pensamientos negativos y controladores sobre que puede estar haciendo la otra persona, e incluso llegando a abandonar la propia vida en pos de ese control, con lo cual, la vida de esta manera puede llegar a convertirse en un verdadero martirio. “Otro factor que podría impedir que esa relación prosiga, es el trabajo y tiempo que ello requiere, acordar horarios para llamadas, citas cibernéticas y toda manera de contacto. Pero el fundamental enemigo en este tipo de relaciones, son los celos, cuando ellos no pueden controlarse una relación de estas características se vuelve imposible”, opina Montes.

  “Que esta relación se sostenga en el tiempo, dependerá de múltiples factores. Se podría pensar que, como en cualquier vínculo amoroso “presencial”, más aún en este caso, será importante, por ejemplo, tener un proyecto conjunto y acordar un plazo para concretarlo. Estar comprometidos en esta relación y tener planes para verse, saber que ambos creen en un futuro juntos”, dice la licenciada en Psicología Débora Bottwin, miembro de la Fundación Buenos Aires.

A la hora de jugarse por mantener un amor a distancia es importante tener en cuenta que no cualquier persona es apta para establecer relaciones de estas características. Es recomendable acordar normas y límites entre ambos sobre cómo se va a desplegar esta relación, mantener una conversación fluida, lo más frecuentemente posible, expresar sentimientos positivos, temores y todos aquellos  que puedan afectar la relación y brindarse apoyo emocional mutuo en las situaciones que se presentan como conflictivas.

PUBLICADA EN OH LALA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s