Terapia en los primeros años de la relación: ¿conviene?

ter

Brinda una perspectiva diferente de la relación. Ayuda a tomar decisiones claves como irse a vivir juntos, casarse o tener hijos. Sirve para conocerse mejor individualmente y como pareja en un ámbito diferente con una persona neutral.

No solamente los matrimonios adultos en crisis recurren a la terapia de pareja para tratar de poder salvar la relación. También las parejas jóvenes, de entre 25 y 35 años, recurren a un especialista buscando un interlocutor válido y neutral para que los ayude a resolver situaciones de tensión y conflicto que interfieren en el crecimiento y el bienestar de la pareja.

Los motivos de consulta son múltiples. Desde la infidelidad, la falta de comunicación, celos, insatisfacción en la sexualidad, tener o no tener hijos, el vértigo de la vida cotidiana que deja poco espacio para el encuentro.

“Viven los momentos de crisis como una oportunidad de reconstrucción, de cambiar ciertos acuerdos y generar otros, de replantear proyectos y recalibrar la relación. En otros casos llegan cuando creen que ya es inminente la separación y que el terapeuta los ayude a dilucidar cuales fueron los motivos que los llevó a esa instancia y ver si es posible reconstruir la relación”, expresa Eliana Vasconcelo, licenciada en Psicología.

Generalmente son las mujeres las que más concurren a la terapia. Según una encuesta de la Fundación Fobia Club, durante el 2015 el 63% de las consultas correspondieron a mujeres, mientras que solo el 27% tuvo como protagonistas a los hombres. Son ellas quienes le proponen a sus parejas probar con este tipo de encuentros.

Hace ocho meses, Carla (29) empezó a asistir a una especialista en terapia de parejas junto a su pareja con quien tiene un hijo de dos años. La decisión fue de ambos, aunque al principio su compañero se resistía porque no creía que una persona externa los pudiese ayudar y pensaba que lo tenían que resolver entre ellos. Sin embargo, ella lo convenció e iniciaron los encuentros. “Empezamos porque hacía mucho tiempo que sentíamos desconexión, y culminábamos en fines de semanas llenos de discusiones, mal humor y desgaste emocional. Durante la sesión nos conectamos con el sentir más profundo, no con la crítica, el juicio o la opinión sobre el otro. Nos proponen mirarnos, decirnos cosas cara a cara, y descubrir el verdadero sentir o necesidad bajo cada frase”, dice Carla.

Uno de los temas que aparece con mayor frecuencia en la terapia de parejas jóvenes, de aproximadamente entre 25 y 35 años,  son las dudas y los temores que generan una posible convivencia y más aún un hipotético casamiento. A veces suelen surgir inhibiciones y fobias de uno o ambos integrantes de la pareja que impiden poder concretar esos proyectos.

La metodología de las terapias en parejas jóvenes no suele diferir de las que se utilizan para las relaciones que ya llevan muchos años de matrimonio. Generalmente estos encuentros requieren entre 10 y 12 sesiones  de aproximadamente una hora cada una, dependiendo de las necesidades de cada pareja. Los especialistas utilizan una serie de preguntas disparadoras que tienen como objetivo imaginar diversos escenarios o puntos de encuentro. ¿Qué los motiva a cada uno a seguir con la relación o a separarse? ¿Cómo sería la vida sin ella o sin él? ¿En caso de no tener hijos, como la veo como madre, como lo veo como padre? son algunos de esos interrogantes.

Algunos especialistas ofrecen para los más jóvenes un espacio más relajado, sentados en el piso, en colchonetas, tomando mate. También realizan algunos ejercicios de constelaciones familiares. Además los motivan a proponerse salidas mutuamente, escribir lo que le va pasando con el otro, y  trabajar siempre con las necesidades personales, no con la reacción del otro. Y además se busca generar espacios de silencio compartidos, como caminar o escuchar música.

BENEFICIOS

Brinda una perspectiva diferente de la relación. Ayuda a tomar decisiones claves como irse a vivir juntos, casarse o tener hijos.

-Sirve para conocerse mejor individualmente y como pareja en un ámbito diferente con una persona neutral.

Se movilizan cuestiones internas de cada uno que los llevarán en el mejor de los casos a un análisis personal.

Asesoró: Eliana Vasconcelo, licenciada en Psicología.

PUBLICADO EN REVISTA OH LALA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s