Los jóvenes y la ingesta de alcohol: la importancia del diálogo y de predicar con el ejemplo

previa-alcohol-jovenes-adolescentes_CLAIMA20150323_1426_27

Muchas veces, los jóvenes toman alcohol para superar sus inhibiciones sociales o sexuales, pero son muchas más las veces que toman para lograr un mayor grado de aceptación o pertenencia a su grupo de pares. ¿Se puede predicar con el ejemplo? ¿De qué forma?

Ocho de cada 10 padres argentinos con hijos entre 5 y 17 años hablaron con ellos sobre el consumo de alcohol, según una encuesta global realizada por IPSOS. Sin embargo, muchos padres no están al tanto de la forma en que deben acercarse a sus hijos para dialogar sobre este tema.

La licenciada en psicología Viviana Sánchez Negrette sostiene que es fundamental dialogar con los chicos acerca de este tema haciendo hincapié en los valores y en el cuidado de sí mismos con la importancia de no exponerse a situaciones donde haya una pérdida del control de sus actos. Este diálogo, según la especialista, debe incluir  las siguientes recomendaciones. “Saber cómo responder ante situaciones en las que él o uno de sus amigos se emborrachan, actuar preventivamente tratando de no subirse al auto de alguien que conduce en estado de embriaguez y estimar las consecuencias de tener relaciones sexuales bajo los efectos del alcohol. No se les debe prohibir su consumo, sino poder reconocer el gusto por bebidas alcohólicas y el uso excesivo de las mismas”; aclara Sánchez Negrette, especialista en terapia familiar.

La licenciada Eva Rotenberg sostiene el hecho de que los padres conversen sobre esta problemática con los hijos sirve sólo en el caso de los chicos que “tienen principios” y que no están enojados con sus padres. “Con los chicos que tienen estos problemas se trabaja de otra manera, no hablando, sino con una escuela para padres multifamiliar porque esos chicos hacen lo contrario a lo que le dicen. Por eso, es importante que los padres pidan ayuda, no sirve más violencia porque los chicos sufren las penitencias y terminan haciéndose cosas en el propio cuerpo. Los sermones de los padres no sirven cuando el chico está lejos de ellos”, insiste Rotenberg, Especialista en niños y adolescentes, autora del libro “Hijos difíciles, padres desorientados” y creadora de la Escuela para padres, un espacio de apoyo y sostén profesional para encarar y elaborar las dificultades de los padres.

Muchas veces, los jóvenes toman alcohol para superar sus inhibiciones sociales o sexuales, pero son muchas más las veces que toman para lograr un mayor grado de aceptación o pertenencia a su grupo de pares. ¿Se puede predicar con el ejemplo? ¿De qué forma? “Los chicos pueden ver desde pequeños cuál es la conducta de los padres frente al alcohol y cuáles son los criterios para consumirlo. Ven que uno de sus padres no toma para poder manejar de regreso a casa, ven el autocontrol, ven la no mezcla de bebidas o todo lo contrario: el exceso, la falta de cuidado para sí mismos y del otro. Estas experiencias tienen un valor superlativo con respecto a la palabra”, culmina Sánchez Negrette.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s