Trastornos alimenticios: cuando la anorexia y la bulima no son solamente cosas de mujeres

Erróneamente se considera que la anorexia y la bulimia sólo se manifiestan en las mujeres. Pero hay hombres que también manifiestan estos trastornos. ¿Cómo se presenta la enfermedad en los adolescentes varones?

Generalmente los trastornos alimentarios, como la anorexia y la bulimia, suelen estar asociados solamente al sexo femenino. Sin embargo, aunque en menor porcentaje, los adolescentes varones también pueden padecer estas enfermedades.

Si bien hasta la actualidad hay pocos estudios epidemiológicos que permitan conocer la incidencia de los trastornos de la conducta alimentaria entre los hombres, se sabe que la prevalencia de la bulimia nerviosa entre los varones es entre el 10 y el 15% del total de los casos de bulimia nerviosa que es de alrededor del 1% de los adolescentes y jóvenes adultos.

En relación a la anorexia nerviosa el porcentaje es inferior ya que entre el 4% y el 6% de los casos se presenta en los varones.

Los especialistas sostienen que los varones adolescentes pueden padecer estas enfermedades en dos etapas diferentes. La primera es entre los 12 y 14 años (tiempos de finalización del primario y comienzo del secundario) y la segunda entre los 18 y los 20 cuando finaliza la escuela media.

Causas compartidas

 Jorge Giménez, psiquiatra y especialista en Trastornos Alimentarios, expresó a Clarín que el aumento de estas enfermedades en las últimas décadas puede explicarse recurriendo a los mismos factores en ambos sexos. Se trata de los agentes individuales (psicológicos y biológicos), familiares y socio-culturales que se conjugan e intervienen en distinta medida en cada caso en particular.

Giménez afirmó que entre los primeros se destaca el proceso puberal-adolescente que incluye desde la maduración biológica y la metamorfosis corporal hasta la asunción de la identidad sexual y los distintos roles familiares.

“Este proceso se da dentro de un mundo en el que los ideales se han transformado notoriamente y entre los cuales las funciones materna y paterna no han sido los menos modificados”, manifestó Giménez, director de CITTRAL (Centro Interdisciplinario para el Tratamiento de los Trastornos Alimentarios).

Para el especialista, estas transformaciones afectaron  profundamente no sólo la dinámica socio-familiar sino la propia estructuración de la subjetividad,  una de cuyas manifestaciones resulta precisamente la creciente incidencia de las patologías de la conducta alimentaria.

 María Teresa Calabrese, psicoendocrinóloga, psiquiatra y especialista en Trastornos de la Conducta Alimentaria, sostuvo a Clarín que estos jóvenes, ya sean hombres o mujeres,  presentan un déficit de la identidad y de la autonomía.

Por lo general se trata de jóvenes que fueron “niños inusualmente buenos”, que siempre hicieron lo que los padres y maestros indicaron, pero al llegar a la adolescencia con toda su carga de demandas y de responsabilidades, se dan cuenta de su interior poco consistente, lo que los hace muy inseguros, sin la posibilidad de ganar autonomía, ni  de tomar decisiones independientes.

“Es por eso que se identifican con el ideal cultural de belleza y delgadez de las sociedades modernas, y convierten la pérdida de peso en una batalla por lograr la identidad perdida y obtener un reconocimiento familiar y social”, aseveró Calabrese,  miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA).

¿Cómo se manifiestan estos trastornos en los varones?

Si bien la mayoría de las investigaciones muestran más claramente las similitudes que las diferencias de estos cuadros entre mujeres y varones, tanto en su modo de presentación, como respecto a sus características fisiológicas y psicológicas, hay algunas características que son propias del sexo masculino.

El antecedente de obesidad es más frecuente entre varones que desarrollan estas enfermedades que entre mujeres, y la hiperactividad física, muchas veces cumpliendo el papel de conducta compensatoria de los atracones o ingestas vividas como excesivas, parece ser más frecuente también en el sexo masculino.

“Dentro de los comportamientos purgativos es menos frecuente en los varones el abuso de laxantes, diuréticos o la ingesta de preparados magistrales para adelgazar, cócteles nocivos que suelen incluir, además de los elementos recién mencionados, anfetaminas, hormona tiroidea y diversos psicofármacos”, puntualizó Giménez.

Calabrese, por su parte, agregó que si bien la enfermedad es menos frecuente en el varón, en general tiende a ser más grave, lo que tal vez se deba, en su opinión,  a que pasa más desapercibida y es diagnosticada más tardíamente.

Mabel Bello, fundadora de ALUBA -una institución que desde hace 22 años atiende a pacientes con anorexia y bulimia- aportó un dato interesante vinculado con la negación de los chicos adolescentes con respecto a estas enfermedades.

“A los varones les cuesta más decir que tienen miedo de tener los muslos gordos y dicen que están haciendo una dieta de supervivencia. Sin embargo, tienen el mismo miedo de crecer y desarrollar el rol de adultos”, afirmó.

Tratamiento: cada adolescente es un mundo

Para los especialistas en trastornos alimentarios, el abordaje del tratamiento debe estar dado –tanto en mujeres como varones- por la singularidad de cada paciente, aunque es recomendable que el mismo sea interdisciplinario.

El médico clínico y/o nutricionista que controle el cuerpo, y un psicólogo o psicoanalista que pueda escuchar individualmente al paciente porque cada uno de los enfermos tiene su historia particular de vida.

“Es muy importante que el psicoanalista tenga formación específica en este tipo de trastornos y una amplia formación en niños y adolescentes. Considero que muchos de los fracasos terapéuticos se deben a que son llevados a cabo, por profesionales sin la capacitación adecuada para trabajar con jóvenes, que en general, no hablan y que no tienen conciencia de la enfermedad”, concluyó Calabrese.

PUBLICADO EN SUPLEMENTO BUENA VIDA (DIARIO CLARÍN)

FOTO: NUTRICION.PRO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s