La importancia cultural y social del carnaval en Brasil: la idiosincracia y la intimidad a una semana del gran suceso

ver

Son las 8.30 y una multitud acampa en plena avenida Atlántica, en Copacabana, a la altura del Sofitel de Río. Llegan todos disfrazados. De lo que se les ocurra: policías, minnies, superheroes, mariposas, indios, novias, enfermeras, unicornios, gladiadores.

Son las 8.30 y una multitud acampa en plena avenida Atlántica, en Copacabana, a la altura del Sofitel de Río. Llegan todos disfrazados. De lo que se les ocurra: policías, minnies, superheroes, mariposas, indios, novias, enfermeras, unicornios, gladiadores. Hasta hay un muchacho con una remera con la inscripción “CLONAZEPAM”.Y la lista, obviamente, continùa.

A las 10:00 está anunciada la salida del micro que desde las alturas encabeza la presentación del BLOCO “CHORA, ME LIGA”, a una semana del inicio del carnaval en la CIDADE MARAVILLOSA. Están todos. Porque el carnaval en Río permite juntar a todas las clases sociales. Todos madrugaron para ser parte de este desfile. Cientos de vendedores aprovechan la calurosa mañana carioca que se arrima a los 32 grados para liquidar botellas de agua a 3 reales, cerveza a 4 o los shots de tequilas a 2 reales. Sí, a esa hora los jóvenes y no tan jóvenes toman tequila. Y mientras algunos buscan los pocos vestigios de sombra, la mayoría disfruta de la música que emana del micro que aguarda la partida. Son miles. Están eufóricos. Cantan, toman, ríen, se besan, se buscan, se encuentran una y otra vez. Graban esos momentos en sus celulares. Sacan fotos. Gritan. Vuelven a tomar la enesima cerveza.

A las 9.55 un hombre toma el micrófono y anuncia que el micro está a punto de iniciar el recorrido que lo llevará desde un extremo hacia el otro de Copacabana. “Diez, nove, oito, seti”. Así hasta llegar a 0 en un estruondoso grito que solo termina cuando desde los parlantes se escucha y la multitud celebra el tema “CHORA, ME LIGA”, de Joao Bosco y Vinicius, que dio origen a esta comparsa. “Chora , me liga, implora pelo meu amor, pede por favor, quem sabe um dia eu volto a te procurar”. Inmediatamente desde arriba comienzan a lanzar remeras del bloco, mientras algunos procuran ubicarse lo más cerca posible de unos ventiladores que desde lo alto regalan un poco de fresco. Algunanas mininas tienen más suerte: algunos chicos les arrojan agua a cambio de una sonrisa. Son las 10.20 y el micro apenas hizo 2 cuadras.

Desde los balcones de los edificios se suman a los festejos y hasta algunos turistas entrados en años interrumpen si idea de cruzar a la playa para prenderse a los festejos. Desde las terrazas de los hoteles RIO OTHON y PESTANA las cámaras comienzan a prepararse cerca de las 11.30, para inmortalizar ese festejo. A esa altura ya son una multitud los de abajo. Resulta dificil calcular el número. Pero ellos siguen danzando, cantando, tomando y disfrutando mucho. Y eso que todavía falta una semana para el carnaval. Esto es apenas un aperitivo. Y del bueno. Ellos lo esperan todo un año. Es parte de su idiosincracia. Lo gozan, son parte imprescindible de ese hermoso espectáculo que es gratis. Disfrutan. Se juntan. Y beben. Son felices. Y, sin dudas, logran transmitirnos toda esa emoción a los ocasionales testigos que, al menos una vez en la vida, nos sentimos parte de ese mundo. 💚💜💙💛💖💗

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s