Sexting: cuando la intimidad sexual se hace pública

SEX

Promovido por muchos famosos que suben a la web imágenes teniendo relaciones sexuales o posando desnudos ante una cámara, muchos adolescentes copian estos ejemplos, lo que constituye una tendencia a hacer público lo íntimo y lo privado. Además, se corre el riesgo de que esa divulgación vaya a parar a manos de delincuentes que utilicen las fotos como material pornográfico.

 

Hace unas semanas llamó poderosamente la atención de la opinión público el video en Internet que retrataba los momentos íntimos entre los actores “Juanita” Viale y Gonzalo Valenzuela. A los pocos días fue Silvina Luna la que se dejó ver, junto a su novio, en una maratón de sexo al aire libre. ¿Descuido exhibicionismo? Lo cierto es que esa moda de filmarse teniendo relaciones muchas veces se expande por la red y no sólo parece patrimonio de algunos miembros de la farándula. El sexting está cada vez más presente en todos los ámbitos de la sociedad, especialmente en los adolescentes.

Sexting es el envío de material erótico a través de los medios de comunicación personal tales como teléfonos celulares e Internet. Inicialmente se aplicaba a mensajes de textos pero hoy el término incluye a toda clase de material audiovisual.

Según el sitio padresexpertos.com, aproximadamente el 20% de los jóvenes de EE.UU. y Latinoamérica envió una imagen suya semidesnudo o totalmente desnudo a sus amigos o parejas.  Si bien en la Argentina no hay cifras al respecto, en Puerto Rico, por ejemplo, un estudio del año 2009 arrojó que uno de cada cinco adolescentes envió una foto sexual a través de su celular.

Para el Dr. Pedro Horvat, miembro titular de la Asociación Psicoanalítica Argentina, es importante destacar que no es lo mismo el intercambio de material erótico dentro de una pareja como parte de su juego sexual, que la difusión pública del mismo. Ni tampoco es lo mismo, dentro de una pareja, la conducta adolescente en la que la virtualidad pone distancia y sirve de cierto resguardo a la de los adultos.

“El sexting no es inconveniente en sí mismo. Es un síntoma de transformaciones mucho más profundas en nuestra sociedad. Desde la perspectiva de la que mostramos en la relación con el otro, nuestra vida transcurre en tres planos: lo íntimo, lo privado y lo público, donde el secreto es condición de lo íntimo, lo discreto de lo privado y la difusión de lo público. Lo que se produce en nuestros días es un corrimiento de estos límites a partir de la despersonalización de algunas conductas sexuales y de una tendencia a hacer público lo íntimo y lo privado”, explica Horvat. Esto implica la modificación de esa categoría. Muchas conductas sexuales han perdido su carácter reservado y se transformaron en parte de la diversión”, agrega.

SEXPara la doctora Victoria Alfaro, especialista en medicina sexual, estas nuevas tendencias privilegian la figura como verdaderos letreros para la atracción, en detrimento de los contactos emocionales, del miedo a amar, del aprender a cuidar y dejarse cuidar, del reconocimiento del espacio personal, del conocerse y respetarse.

“Estos recientes intereses han permitido una disponibilidad sexual que se sale de todos los límites antes imaginados, instaurando una diferente ética de lo sexual.  Esta manera tradicional de sostener una alicaída autoestima sexual  ahora encuentra un muy eficaz apoyo en las modernas herramientas tecnológicas que garantizan una mayor difusión e impacto de las hazañas concretadas, además de ofrecer una prueba contundente acerca de la veracidad de lo ocurrido”, opina Alfaro.

Un factor que colaboró al incremento de esta práctica está relacionado principalmente con los avances tecnológicos que facilitaron nuevas formas de interacción social con el peligro de que su difusión sea inmediata, accesible y se pierde totalmente el control sobre el material. Además hay que tener en cuenta que la mayoría de los adolescentes tienen Internet en la computadora de su habitación, dato que, entre otras cosas, da cuenta de una utilización de la web más privada y menos familiar.

Riesgos

Jessica Logan era una joven de 18 años que estaba en pareja. Su vida cambió repentinamente cuando una foto de ella desnuda que envió a su novio terminó en manos de miles de adolescentes en Ohio, su ciudad natal. Como si eso fuera poco, durante varios meses tuvo que soportar los insultos de mucha gente que la tildó de “prostituta” y “reina del porno” en las redes sociales MySpace y Facebook.  Desde ese momento, ella se volvió introvertida y unos meses después se ahorcó en su dormitorio.

“Cuando las fotos se envían una y otra vez y se publican en Internet es imposible no sufrir daño emocional, y ante la imposibilidad de recuperarla y  quedar totalmente al descubierto la intimidad puede afectar la reputación publica. Los adolescentes suelen considerarlo un juego, una diversión, una manera diferente de seducción, pero este juego puede ser muy peligroso, si la imagen es robada o sustraída, o sea no consentida ni su envío, ni su  publicación”, explica la licenciada Adriana Guraieb, Asociacon Psicoanalitica Internacional.

Si bien resulta muy difícil poder legislar sobre el contenido que se publica en la red, lo que si está establecido que la propiedad de materiales sexuales de menores de 18 años, es considerada posesión y distribución de material pornográfico infantil.

Es por eso que se comete delito contra la intimidad por el uso de datos personales  o revelación de secretos, y es considerado como una vulneración del derecho al honor y a la propia imagen.

Recomendación para adolescentes

-Es importante saber que el hecho de recibir fotos sexuales no habilita a publicarlas.

 

-Lo que se publique on line es irrecuperable y  puede llegar a tener consecuencias no deseadas.

 

– Si se toma la decisión de fotografiarse, hay que tratar de que esté que quede sólo registrado en esa cámara.

 

-Es importante estar alerta de que no existan otras copias para que el contenido no se escape del control. De esta forma se evitará el fantasma del acoso y de la extorsión sexual (sextorsión).

 

-En lo posible se recomienda no participar en estas prácticas.

 

FUENTE: LIC. ADRIANA GURAIEB

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s