La conmovedora historia de Alma y sus dos mamás

alma1

 

“Vivi” tuvo una hija, se casó con “Caro” y lograron la adopción plena de la nena. “Tener dos mamás es muy importante porque ellas están a mi lado y lo que más me alegra es que puedo compartir con ellas más cosas porque los papás parece que no tienen tanto tiempo porque están con la play, con la computadora y todo eso. A ´Vivi´ le digo ´mami´ y a ´Caro´ ´mamá´. Nos gusta jugar al taki y a los memotest”, dice Alma, con una sonrisa de oreja a oreja.

Al ingresar a la casa de Alma Escandarani (7) la primera sensación es que en ese hogar se respira amor. Tres cuadros en forma rectangular (de colores verde, naranja y violeta) sobresalen como si se tratara de un tríptico. Debajo se ubica una carpa rosa y beige donde conviven cuatro Barbies y un Ken. Se trata de uno de sus lugares preferidos para jugar y descansar junto a sus amigas. Muy cerquita del balcón se observan unos recuadros pequeños con unas frases que resumen la historia de esta hermosa familia: “Todo vale la pena si te hace reír”, “Piensa que puedes y estarás a medio camino” y “Las mejores cosas de la vida están destinadas a ser compartidas”. Mientras tanto, sus dos mamás, Viviana Escandarani (47) y Carolina Ruffini (39),  terminan de servir en la mesita del living unas ricas masitas, medialunas, papas fritas y aceitunas, las preferidas de Alma.

“Vivi” y “Caro” son abogadas y se conocieron en el año 2008 trabajando en la Dirección General de Fiscalización y Control del gobierno de la Ciudad).  Como “Caro” recién arrancaba, “Vivi” la ayudaba y le corregía los escritos que tenía que presentar. A partir de ese momento se hicieron amigas. Y con el tiempo esa amistad comenzó a crecer mucho más.

En el año 2010 “Vivi” estaba esperando una hija. Y su amiga estuvo en los momentos más importantes del embarazo. Estuvo presente el día que por primera vez escuchó los latidos de su hija y fue a casi todas las ecografías. El 16 de noviembre de ese año, el día que nació Alma, “Caro” se quedó a cuidarla en la clínica y hasta le hizo hacer su primer provechito.

Un tiempo después, “Caro” se enfermó y tuvieron que extraerle dos Miomas uterinos, tumores que crecen en la matriz de la mujer. En ese momento “Vivi” movió cielo y tierra para conseguirle un buen lugar para que pudieran operarla. Y estuvo pegada a su lado, acompañándola en ese duro momento.

– ¿Cuándo nos vas a contar que estás saliendo con Viviana? –le preguntó una compañera de trabajo.

-No, pero yo no estoy saliendo con ella –le contestó “Caro”.

-Nadie hace todo esto por vos si no estuviera enamorada –insistió su amiga.

-Posta, lo hace de onda.

Lo cierto era que hasta ese momento no había pasado otra cosa entre ellas, más que una hermosa y fiel amistad. Sin embargo, hacía casi cuatro años que “Caro” la venía “remando” para poder tener otro tipo de relación. “Mis amigas me decían que cerrara la persiana, que me buscara a otra mujer, que no me hiciera ilusiones. Pero yo no quería a otra, quería a ella. ´Vivi´ era todo lo que yo me había imaginado en una mujer, no solo me había encantado físicamente”.

“´Caro´ siempre fue incondicional y super atenta, estar con ella era sentirme siempre abrigada, era como mi paracaídas”, recuerda “Vivi”, que luego de un tiempo se dio cuenta que “Caro” era la persona de quien estaba muy enamorada. Y fue ella quien dio el puntapié para iniciar el noviazgo.

Una hermosa familia

“Sentí que Alma y ´Caro´ se habían elegido mutuamente. Crecimos como pareja con Alma al lado y a veces sin ella. Muchas veces mi mamá se quedaba con ella, también estaba la chica que la cuidaba cuando regresaba del jardín y otras noches ´Caro´ se quedaba a dormir en casa”.

Hace seis años que formalizaron la relación. De a poquito se fueron mostrando más en público, pero siempre con naturalidad, nunca tuvieron que explicar qué les pasaba y por qué estaban juntas. En el año 2012 empezaron a vivir las tres juntas.

“Tener dos mamás es muy importante porque ellas están a mi lado y lo que más me alegra es que puedo compartir con ellas más cosas porque los papás parece que no tienen tanto tiempo porque están con la play, con la computadora y todo eso. A ´Vivi´ le digo ´mami´ y a ´Caro´ ´mamá´. Nos gusta jugar al taki y a los memotest”, dice Alma, con una sonrisa de oreja a oreja.

Alma cuenta que sus compañeros del colegio tomaban esta situación como algo extraño. “Les parecía un poco loco (se ríe), yo les decía que hay chicos que tenemos dos mamas, otros que tienen dos papas, hay gente que tiene solo una mama o un papá”.

Durante las duchas diarias de Alma surgen las mejores y más profundas charlas, cuentan sus mamás.

-Mamá: ya estoy cansada porque en el colegio me preguntan todo el tiempo ´por qué tengo dos mamás´ y me tienen podrida así que a uno le dije: ¿´sabes qué? No tengo dos, tengo 10!!!

-Que buena respuesta –la felicitó “Caro”.

-Igual, mamá, es raro, decime, ¿dos mujeres? –le dijo a “Caro”, guiñándole un ojo como buscando complicidad.

-Raro no, diferente. Somos personas y nos enamoramos de personas, no importa si son varones o mujeres –le contestó.

Algo “inimaginado”

Con la Ley de Matrimonio Igualitario, “Vivi” y “Caro” comenzaron a fantasear con la posibilidad de casarse, pero en esos primeros tiempos parecía algo remoto e “inimaginado”. “Caro” tenía miedo de cómo podía llegar a reaccionar su mamá si le comentaba que se iba a casar con Viviana. A “Vivi” le pasaba algo similar. Más allá de que sus seres queridos sabían de la relación, dar ese paso significaba formalizar aún más su historia de amor.

Finalmente decidieron casarse. “Pensamos que Alma iba a disfrutarlo, que era un lujo compartirlo con ella”, recuerda “Caro”. Cuando Alma se enteró de la gran noticia armó, junto con “Caro”, un calendario donde iba tachando los días que faltaban para que llegara ese momento tan ansiado. El 31 de agosto de 2016 se casaron por civil y el 3 de septiembre hicieron la fiesta.

“Vivi” entró del brazo de su hermano y “Caro” lo hizo con un primo. Mientras tanto, Alma (que tenía un vestido igual al de su mamá biológica) fue la encargada de llevar los anillos.

Unas semanas antes de la fiesta, “Vivi” y “Caro” comenzaron a pensar en alguna canción que las representara para poder ingresar con ese tema al salón. Escucharon varias melodías y eligieron “From this moment on” de Shania Twain porque se sintieron muy identificadas con su propia historia. “A partir de ese momento no paramos de escucharla, se nos caían las lágrimas y no queríamos que eso pasara el día del casamiento pero fue inevitable. Y, de sorpresa, una vez que entramos al salón le regalé a ´Caro´ un cuadro con la letra completa y la fecha de nuestra boda”, rememora “Vivi”.

 

“Desde este momento tanto como viva
Te amaré, te lo prometo
No hay nada que yo no daría
Desde este momento

Tu eres la razón por la que yo creo en el amor
Y tú eres la respuesta desde arriba a mis plegarias
Todo lo que necesitamos somos nosotros dos
Mis sueños se realizan gracias a ti

Desde este momento tanto como viva
Te amaré, te lo prometo
Desde este momento
Te amaré mientras viva
Desde este momento”.

(Fragmento en español de “From this moment on”)

  “Bailamos mucho, mi prima cantó una canción de Adele, jugamos con mis amigos Ámbar y Yaco”, recuerda “Alma”, mientras se levanta del sillón para señalar algunas de las fotos que retratan esa inolvidable noche para las tres.

“A mí me pasó algo rarísimo, era como caminar sobre las nubes, mucha gente me preguntaba si estaba bien. Yo estaba muy contenta pero, tal vez, en ese momento no se lo podía transmitir a mi cuerpo. Mis amigas me decían que ojalá a todo el mundo se le cumplieran los sueños como se me habían cumplido a mí”, dice “Caro”.

Adopción plena: la frutilla del postre

Después de haberse  casado, “Vivi” y “Caro” se ilusionaron con la posibilidad de formalizar el tema de la adopción para legalizar el vínculo entre “Caro” y Alma. Empezaron a investigar y como son abogadas pensaron, primero, en iniciar ellas mismas el trámite, aprovechando la novedad de la integración del hijo del conyugue con la reforma del Código Civil. Sin embargo, luego de pensarlo un tiempo decidieron que lo mejor era que la causa la llevara adelante otra profesional que estuviera despojada de todo lo relacionado con la parte sentimental de la historia.

Una tarde de octubre del año pasado las dos se encontraban paseando por Belgrano cuando, de repente, se cruzaron con Paula, una colega que había trabajado con ellas.

-¿No conoces a alguien que haga adopciones? –le preguntó “Vivi”.

-Yo. Hice adopciones no tradicionales–les contestó Paula.

-¿Nos haces la nuestra? –le propuso “Vivi”.

-Bueno, pero no les cobro nada.

El 20 de octubre empezaron los trámites. Enseguida, desde el juzgado le enviaron a la casa a una asistente social y, además, le solicitaron un informe a la escuela donde concurre Alma. “La asistente comprobó que convivíamos, que estábamos casadas y dijo que la relación que teníamos Alma y yo era la de una madre con una hija, que éramos una familia”, se emociona Caro.

Para definir la legalidad del vínculo entre madre e hija la jueza tuvo una audiencia a solas con Alma. “Me acuerdo que charlamos, le mostré unos juguetitos, se quedó re enganchada, me preguntó cuánto hacía que ellas dos se conocían, cuándo se habían casado, si sabía por qué estaba ahí, qué era la adopción y yo le dije que estaba acá porque me iba a adoptar mi mamá”, cuenta Alma, tímidamente.

“Dice el acta que Alma estaba contenta porque yo me iba a poder quedar a cuidarla cuando ella se enfermara, me decía ´mamá vos nunca te quedas a cuidarme, siempre se queda mami´ y yo le decía que me faltaba presentar un papel en el trabajo”, agrega “Caro”, con una indisimulable sonrisa en su rostro.

Una vez que terminó la audiencia con Alma, la jueza hizo pasar a “Vivi” y a “Caro”. También estaban presentes la defensora de menores, la secretaria y Paula. “Vos sos ´Vivi´, la mami, vos sos ´Caro´, la mamá. Viste Alma que entendí todo”, dijo la jueza. “Alma sabe por qué está acá, para qué está acá, la tiene re-clara”, ya está”, añadió.

-¿No quiere que hablemos un ratito a solas? –le consultó a la jueza la defensora de menores.

-No hace falta, ya está –le contestó.

-¿No va a necesitar a los testigos? –le preguntó la secretaria.

-No, andá y pedí que te saquen la sentencia. Hacelo a  mano y que te lo firmen.

La sentencia, a mediados de marzo, le otorgó la adopción plena a “Caro” que equivale al vínculo que une a un hijo con su progenitor de sangre.

En el punto VII de la sentencia, la jueza resolvió “otorgar la adopción de integración con los efectos de la adopción plena (conf. art. 631 inc. a del Código Civil y Comercial de la Nación) de la niña ALMA ESCANDARANI (DNI 50.704.511) a la Sra. CAROLINA IRIS RUFFINI (DNI N° 27.191.297) y Establecer que -de aquí en adelante-, la niña se llamará ALMA ESCANDARANI RUFFINI”.

 Como “Vivi” era optimista en cuanto a la resolución de la jueza, unos días antes de conocerse la sentencia planeó una sorpresa para “Caro” y para “Alma”. Mandó a hacer dos remeras: una para su esposa que decía “mi hija” y el dibujo de un dedo señalando hacia la izquierda. Y la otra, para su hija que decía “mi mamá” con un dedo señalando hacia el lado opuesto. Y en la parte de atrás de ambas se puede leer la emocionante frase “legalmente unidas”. Cuando salieron de la oficina de la jueza, el 20 de marzo, sacó las remeras de la cartera y se las entregó a metros de la puerta del juzgado.

Después de tantas emociones seguidas, “Vivi” y “Caro” no hacen tantos planes a futuro, sino que se concentran en vivir el presente en compañía del amor que día a día les brinda su hija. Precisamente, antes de terminar la charla, Alma cuenta que hace un tiempo estudia canto y le pide a “Vivi” que ponga en su celular la versión de “Profugos”, el reconocido tema de Soda Stereo, que ella misma grabó en una sala de música. Una hermosa despedida para una historia de amor que tendrá cientos de páginas para seguir escribiendo.

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s