Memoria Celular: un método que trabaja lo emocional, lo espiritual y lo físico

MEMORUA

Es un tratamiento en el cual  el paciente le cuenta al terapeuta el motivo de la consulta y comienzan a trabajar en un estado totalmente consciente. Con herramientas del método se accede fácilmente a la impronta que está grabada en la memoria celular y desde ahí se comienza a modificar el trauma o memoria que hoy le ocasiona la enfermedad o problemática, explican los especialistas.

El Método de Limpieza y Reprogramación de la Memoria Celular fue creado por Teresa Goncalves, luego de más de 20 años de trabajo basados en investigaciones de científicos rusos sobre el ADN. Se trata de una técnica holística ya que toma al ser humano como un ser completo trabajando a nivel emocional, espiritual y físico.

“En nuestras células guardamos toda la información de nuestra vida y también de nuestros ancestros, no solo heredamos de ellos nuestro color de piel, cabello, color de ojos, sino también heredamos miedos, frustraciones, traumas, etc. Esa información que nuestras células traen desde el momento de la concepción repercuten en las áreas de nuestra vida, trayendo a veces enfermedades o conflictos, los cuales la medicina y otras terapias no le encuentran la solución”, explica Rossy Luna, terapeuta y profesora de Memoria Celular método Goncalves.

Es un tratamiento en el cual  el paciente le cuenta al terapeuta el motivo de la consulta y comienzan a trabajar en un estado totalmente consciente. Con herramientas del método se accede fácilmente a la impronta que está grabada en la memoria celular y desde ahí se comienza a modificar el trauma o memoria que hoy le ocasiona la enfermedad o problemática, explican los especialistas.

La cantidad de sesiones pueden variar entre cuatro y ocho dependiendo de cada paciente y de la problemática que se está tratando de sanar. Algunos de los temas que se abordan son: bloqueos o estrés emocional, fobias, ataques de pánico, trastornos del sueño, inhibiciones o dificultad para la comunicación, trastornos físicos- emocionales y mentales, adicciones, enfermedades orgánicas, infertilidad, carencias económicas y abusos sexuales.

“La duración y frecuencia de las sesiones varían según cada paciente y el motivo de consulta. Generalmente duran entre una hora y hora y media y su frecuencia puede ser semanal o quincenal. La persona está consciente durante toda la sesión, con los ojos cerrados y apoyando sus manos en los bancos de la memoria celular va descubriendo el origen del conflicto que se encuentra almacenado  en sus propias células. El facilitador acompaña y guía esta vivencia, dándole herramientas o recursos como códigos lumínicos y sonoros, entre otros, que le permiten modificar y liberar la emoción negativa del mismo, modificando la emoción bloqueada que dejó esa vivencia que le condicionaba negativamente su presente y su futuro”, sostiene Adriana González, Psicóloga y Facilitadora en Memoria Celular.

“Tratamiento corto y efectivo”

Miryam Vittori (52) es maestra de Educación Inicial y abogada. Como sentía que las terapias tradicionales no le daban el resultado que ella necesitaba, se animó a probar con el método de memoria celular para lograr acercarse al origen de los conflictos, de manera no sólo efectiva sino también para encontrar respuestas inmediatas. “Noté que al cambiar la información celular se modifica la visión de las cosas. Al sanar el origen del conflicto, las emociones de angustia, la opresión, la indecisión y la depresión desaparecen sintiendo alivio y liberación ya que encontramos las respuestas que estamos buscando, lo que nos permite entender y actuar en consecuencia. Es un tratamiento corto y efectivo, lo que se resuelve se sana y no se vuelve para atrás, no es invasivo ni agresivo ni te estanca en el conflicto ni en el dolor”, dice Vittori.

Una de las principales características del método es que el propio paciente encuentra el disparador o la información del conflicto y, según manifiestan los especialistas, se trata de una técnica “no cruenta” porque aun recordando una situación dolorosa la persona puede no compartir la información ni relatar detalladamente lo sucedido.

“En la terapia que realizo combino la Limpieza y Reprogramación de la Memoria Celular y la escucha psicológica. Mi experiencia en cada encuentro es maravillosa, ya que desde mi práctica clínica puedo combinar ambos métodos que enriquecen mis intervenciones, mi tarea terapéutica y ayudan a los pacientes a solucionar sus conflictos en forma más rápida y efectiva. El feed-back con mis pacientes es muy positivo, la mayoría cuenta que al salir de la sesión están muy movilizados por todo lo vivido y a medida que pasan los días se van sintiendo mejor, aliviados, con más seguridad para poder poner límites si es necesario, tomar decisiones que venían postergando, logrando sentirse más libres y protagonistas de su vida”, detalla González.

“Por la eficacia que tiene Memoria Celular y por la rapidez con la que se ven los resultados, cada vez más profesionales de la salud mental  están comenzando a estudiar este método para enriquecer sus vidas y mejorar sus servicios”, finaliza Luna.

 

PUBLICADO EN CLARÍN

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s