La importancia de encontrar el sentido a la vida

encon

Encontrar el sentido a la vida es también un componente de la resiliencia, la capacidad que tenemos todos los seres humanos para superar situaciones traumáticas y salir fortalecidos de ellas. La introspección, la iniciativa, la autonomía, la capacidad para relacionarse, las expresiones artísticas o deportivas, las creencias religiosas y las terapias convencionales y alternativas son otros de los elementos a los que pueden aferrarse quienes se encuentran atravesando una situación dolorosa.

“Si no está en tus manos cambiar una situación que te produce dolor, siempre podrás escoger la actitud con la que afrontes ese sufrimiento”. “Al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas —la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias— para decidir su propio camino. Es esta libertad espiritual, que no se nos puede arrebatar, lo que hace que la vida tenga sentido y propósito”.

Estas frases bastante conocidas corresponden a Víktor Frankl, psicoterapeuta austriaco, sobreviviente del holocausto y fundador de la “Logoterapia”, que busca ayudar a las personas a mejorar su calidad de vida al identificar su sentido o propósito en la vida.

Entre 1942 y 1945 estuvo en cuatro campos de concentración, incluyendo Auschwitz. Lo que experimentó durante esos años fue inimaginable. Él logró sobrevivir; no así su mujer, sus padres, hermano, cuñada, muchos colegas y amigos. Sin embargo, Frankl logro transformar el dolor, el sufrimiento y la muerte en cosas positivas. Muchas de sus enseñanzas y de su legado forman parte de su emblemático libro “El hombre en busca de sentido”, un estremecedor relato en el que narra su experiencia en los campos de concentración.

“El valor no está en el sufrimiento, sino en la actitud frente al sufrimiento”

Durante todos esos años de sufrimiento, sintió en su propio ser lo que significaba una existencia desnuda, absolutamente desprovista de todo, salvo de la existencia misma. Él, que todo lo había perdido, que padeció hambre, frío y brutalidades, que tantas veces estuvo a punto de ser ejecutado, pudo reconocer que, pese a todo, la vida era digna de ser vivida y que la libertad interior y la dignidad humana son indestructibles. En su condición de psiquiatra y prisionero, Frankl reflexiona con palabras de sorprendente esperanza sobre la capacidad humana de trascender las dificultades y descubrir una verdad profunda que nos orienta y da sentido a nuestras vidas.

“Frankl nos transmite su axioma básico que es: ´la preocupación primordial del hombre no es gozar del placer, o evitar el dolor, sino buscarle un sentido a la vida´. El sentido es posible sin el sufrimiento o a pesar del sufrimiento. Para que el sufrimiento confiera un sentido ha de ser un sufrimiento inevitable, absolutamente necesario´. Es decir, que el valor no está en el sufrimiento, sino en la actitud frente al sufrimiento. Esta fascinante posibilidad de encontrar un para qué en nuestras vidas está al alcance de todos los seres humanos, pues lo que realmente importa es ser conscientes de los motivos -aquí influyen los valores espirituales trascendentes-  para luchar y para sobrellevar las dificultosas condiciones de vida”, sostiene Juan Martín Silvano Núñez, licenciado en Psicología y  Miembro Acreditado de la Asociación Internacional de Logoterapia y Análisis Existencial de Viktor Frankl.

Precisamente de eso se trata su legado: aún en los momentos más adversos y traumáticos que podamos atravesar, siempre podemos elegir la forma en que vamos a abordarlos. Encontrar el sentido a la vida tiene que ver no con preguntarse por qué a mí ya que esa inquietud automáticamente nos coloca en el lugar de víctima. Una vez que atravesamos el período de duelo e introspección, podemos empezar a cuestionarnos el para qué  o el por qué no a mí y a través de ese recorrido iremos encontrando el cómo.

“La capacidad de decisión permite ir construyendo una postura en la vida que genera un marco para la existencia .Está intrínsecamente relacionada con la gratitud, con la capacidad de dar respuesta en acto a la vida recibida, se despliega en el espacio. Porque este es el lugar en donde se aloja la vida y se reinscribe la existencia.  La existencia es efecto del atravesamiento de una limitación.

La dignidad nace como respuesta de la persona en tanto se pueda recrear la relación al obstáculo, dando sentido a la existencia. El decir de Frankl surge, a mi entender, como respuesta en su existencia, luego que desde su particularidad extrajo un saber, una nueva relación con lo que lo condiciono su vida, y decidió trasmitirlo en su vida a quienes necesitaran servirse de él, para que cada uno pudiera en su caminar reeditarlo”, escribió Carolina Acevedo en la página web del Centro Viktor Frankl.

El sentido a la vida y la resiliencia

Encontrar el sentido a la vida es también un componente de la resiliencia, la capacidad que tenemos todos los seres humanos para superar situaciones traumáticas y salir fortalecidos de ellas. La introspección, la iniciativa, la autonomía, la capacidad para relacionarse, las expresiones artísticas o deportivas, las creencias religiosas y las terapias convencionales y alternativas son otros de los elementos a los que pueden aferrarse quienes se encuentran atravesando una situación dolorosa.

“El humor es otra de las armas del alma en su lucha por la supervivencia. Es bien sabido que en la existencia humana el humor proporciona el distanciamiento necesario para sobreponerse a cualquier situación, aunque sea por un breve tiempo. Yo mismo entrené a un colega, compañero de trabajo, para desarrollar su sentido del humor. Le sugería cada día inventar una historia divertida, una historia que previsiblemente pudiera suceder tras nuestra liberación”, relata Frankl en “El hombre en busca de sentido”.

“A mi entender existen dos propósitos: mi talento especial para ofrecer a los demás y lo interno (hacia adentro), hacia mí misma: mis rasgos negativos, mis  sombras, mis defectos y poder transformarlos y pulirlos para ser una mejor persona para mí y para los demás. Pienso que todos debemos tratar de tomar conciencia de nuestra misión para llegar a sentirnos plenos y llevar una vida con sentido”, dice Marcela Holzstein,  Counselor en Psicología Humanística y Directora de “Mundo Kabala, una plataforma online dedicada a la difusión de la sabiduría de la Kabala y el crecimiento espiritual.

Encontrar el sentido a la vida implica tener uno o varios propósitos, metas y objetivos por cumplir, trabajar a consciencia para lograrlos, tener persistencia, constancia, perseverancia y no claudicar si algo no sale como hubiéramos deseado. En ese caso, habrá que revisar que cosas hicimos mal para poder encontrar otros caminos y herramientas que nos permitan acercarnos a nuestros sueños.

Encontrar el sentido a la vida es una misión personal e intransferible, única e individual que nos permitirá seguir construyendo nuestra identidad como seres humanos, redescubriéndonos en cada paso que demos.

 

 

PUBLICADO EN EL CAFÉ DIARIO

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s