“No me importa nada más que él se pueda comunicar conmigo”: creó una aplicación para poder tener vínculo con su hermano

thumbnail_Panncorvo-3

Cuando Matías terminó la secundaria, empezó a estudiar Administración de Empresas, aunque a los 19 abandonó la carrera y se puso a trabajar como cadete en la empresa de sistemas que tiene su papá. “Después de estar dos años cumpliendo con esa función un día me cansé y le dije a mi papá que tenía ganas de encarar un proyecto que sumara a la tecnología como una herramienta que pudiera ayudar a las personas con discapacidad a romper las barreras comunicativas que tienen en el día a día”, recuerda.

“Antes a mi hermano no lo podía abrazar, era mi hermano pero no teníamos relación. Llegábamos del colegio y no hablábamos, no teníamos sentimientos. A él le costaba mucho relacionarse conmigo, eso fue durísimo para mí. Pero cuando empecé con este proyecto cambió todo. Ahora voy y le doy un beso y lo abrazo como si fuera que estás abrazando a tu mamá o a tu hijo. Para mí, es muy importante y me cambió la vida”.

Matías Pancorvo (26) cuenta el antes y el después de su relación con Felipe (23), su hermano que padece esclerosis tuberosa, un trastorno genético poco frecuente que hace que se formen tumores no cancerosos (benignos) en muchas partes del cuerpo.

Manos a la obra

Cuando Matías terminó la secundaria, empezó a estudiar Administración de Empresas, aunque a los 19 abandonó la carrera y se puso a trabajar como cadete en la empresa de sistemas que tiene su papá. “Después de estar dos años cumpliendo con esa función un día me cansé y le dije a mi papá que tenía ganas de encarar un proyecto que sumara a la tecnología como una herramienta que pudiera ayudar a las personas con discapacidad a romper las barreras comunicativas que tienen en el día a día”, recuerda.

De esa manera, en conjunto con el psicólogo Gustavo Waiman, especializado en discapacidad, en 2014 creó ISay, una aplicación mobile que permite a las personas con dificultades de comunicación conectarse con sus familiares, amigos e incluso sus médicos. Esta aplicación ofrece un sistema interactivo, didáctico e intuitivo que permite comprender las necesidades, pensamientos y deseos de aquellas personas que no pueden hacerlo mediante el habla. Además, cuenta con una interfaz vía web (sayweb.com.ar) desde donde familiares y profesionales de la salud pueden ver como el paciente interactúa con la aplicación y así medir su progreso.

“Queríamos centralizar toda la información en un solo lugar”

“Nos imaginamos la idea de poder representar pictogramas en un dispositivo en el que los usuarios pudieran acceder en cualquier momento y, al mismo tiempo, queríamos integrar a todos los profesionales para que hicieran un trabajo en conjunto. Nos pasaba con mi hermano que tenía varios especialistas que lo atendían: psicólogo, tutor, maestra integradora, medico clínico y neurocirujano que no estaban comunicados entre sí”.

Las primeras pruebas comenzaron a realizarse en el Instituto de Rehabilitación y del FLENI, en la sede de Escobar, donde su hermano estaba internado a raíz de un tumor cerebral donde los médicos le “habían salvado la vida”. Al mismo tiempo, arrancaron a testear el sistema en instituciones, escuchando las opiniones de diferentes especialistas.

“En ese momento regalamos 20 tablets a personas con diferentes tipos de discapacidad. La mayoría me contactaban por Linkedin, me juntaba con ellos, les compartía la aplicación y luego de utilizarla me daban una devolución cada 15 o 20 días”, recuerda Matías.

Versión para celular

Tras unos años de mucho trabajo, hacia fines de 2018 Matías lanzó la versión de ISay para celulares.  El sistema, explica, tiene un diseño innovador de pictogramas con colores, con una parte para personalizar simple y sencilla, con botones grandes para que los usuarios puedan apretarlos rápidamente. Lo pueden utilizar desde una persona mayor que tuvo un ACV, un chico con síndrome de down o autismo, entre otras discapacidades.

Los pictogramas tienen diferentes categorías: familia, acciones, comidas, preguntas y emociones, entre otras. Y al mismo tiempo la web posibilita centralizar la evolución de cada paciente para que la familia y los profesionales que los atienden tengan un mismo canal para poder comunicar la evolución de los mismos.

“Estas personas pueden crear oraciones, sus propios pictogramas, hacer ejercicios en un mismo lugar, personalizar (dependiendo de la cognitividad) el tamaño de los pictogramas y tiene una agenda para organizar el día con alertas. En la web figura el historial clínico de cada paciente para que todos los profesionales tengan acceso desde cualquier lado. También contiene un historial de actividades que realizan los usuarios y la familia puede ver todas esas acciones, reacciones o emociones. Es muy importante a la hora de recolectar la información”, explica Matías.

“Todo esto nos unió como familia”

No solo a Matías le cambió la vida este emprendimiento. También significó un clic para su hermano. “Hay días que viene y me cuenta sus emociones o cosas íntimas que jamás me imaginé que me fuera a compartir y eso para mí es todo, no me importa nada más que él se pueda comunicar conmigo”, se emociona.

Además, Matías confiesa que sus padres están “fascinados” con este proyecto que acercó definitivamente a sus dos hijos. “Todo esto nos unió mucho como familia y a mi viejo le encanta que mi relación con mi hermano haya cambiado tanto. Para él, era un sufrimiento ver a sus dos hijos no llevarse bien y, literalmente, sin saber qué hacer para cambiar esa realidad”.

Matías cuenta que las devoluciones de los usuarios son “buenísimas” y él mismo se toma el tiempo para atender a cada una de las personas que lo llaman para consultarle la dudas que tienen sobre la aplicación.

“En unos días nos vamos con mi hermano a Rauch (provincia de Buenos Aires) porque nos invitó un grupo de chicas de un centro de investigación a dar una charla de nuestra aplicación y mi hermano está preparando su ponencia sobre cómo utilizarla. Es la primera vez que vamos a hacer algo tan masivo alejados de la ciudad”, se ilusiona Matías.

Trabajar en conjunto por la discapacidad

La idea de Matías es que esta aplicación no sea solamente desarrollada por la empresa de su padre, sino que el objetivo es que puedan existir canales de diálogo con los usuarios y sus familias para obtener diferentes devoluciones específicas sobre las herramientas que les gustaría que ellos continúen desarrollando para seguir trabajando en comunidad por la discapacidad.

“Cuando empecé con esto en 2014 no imaginaba que podía pasar todo esto, yo pensé que estaba creando una aplicación así nomás. Cuando este año me empecé a juntar con la gente comencé a darme cuenta el alcance que esto está teniendo y creo que todavía no soy tan consciente de todo lo que esta herramienta puede ayudar”.

 

PUBLICADO EN LANACION.COM

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s