Ni la pobreza ni el bullying pudieron: está a punto de recibirse de Profesora

IMG-20190514-WA0083

“Gracias a Dios y al esfuerzo de mis padres mis hermanos y yo pudimos terminar la primaria. Me gustaba estudiar, no era fácil levantarse temprano e ir en bicicleta al colegio porque si llovía no se podía pasar y en el invierno hacia tanto frio que tenía que hacer una fogata para luego continuar con el camino”, recuerda Patricia.

“La vida nos puede presentar miles de obstáculos, pero con el esfuerzo y la perseverancia todo se puede lograr. Sé que no es fácil pero no hay que bajar los brazos y seguir adelante sin mirar hacia atrás. El sacrificio, al final del camino, siempre tiene sus recompensas”.

Patricia Sánchez (25) es la menor de 11 hermanos y vive en el monte santiagueño. Es de Pampa, un sitio en el medio del campo ubicado a cuatro kilómetros de Medellín, el pueblo más cercano. Vivía junto a su familia en un rancho de barro sin luz ni agua potable.

Su papá era epiléptico desde los 14 años y a raíz de su enfermedad no podía trabajar por lo que se la rebuscaba sembrando sandías y zapallos. Su mamá cuidaba ovejas, cabras y también iba a trabajar a las casas de algunos vecinos para ganarse el pan del día. Sus hermanos mayores le contaban a Patricia que cuando eran niños no tenían zapatillas para ir a la escuela.

“Gracias a Dios y al esfuerzo de mis padres mis hermanos y yo pudimos terminar la primaria. Me gustaba estudiar, no era fácil levantarse temprano e ir en bicicleta al colegio porque si llovía no se podía pasar y en el invierno hacia tanto frio que tenía que hacer una fogata para luego continuar con el camino”, recuerda.

Superar la discriminación

Una vez que terminó la primaria Patricia estaba decidida a seguir estudiando. Y con mucho esfuerzo logró comenzar la secundaria. Pero el camino no fue fácil, tuvo que superar varios obstáculos para no renunciar a su sueño. Entre ellos, debió soportar la discriminación de algunos de sus compañeros que la trataban de ignorante por vivir en el campo. “Me decían que no me podía sacar un 10 porque vivía en el campo y no tenía ni luz ni televisión. Eso me dolió mucho, pero nunca le falté el respeto a esos chicos porque sabía que lo que estaba haciendo era lo mejor para salir adelante. Yo les mostraba en cada examen que me podía sacar buenas notas. Los profesores siempre me apoyaron, me acompañaron y me decían que era una excelente alumna”, dice Patricia. Y agrega: “Uno puede no tener luz ni agua, pero la enseñanza que me legaron mis padres de valorar lo poco que tengo es lo más importante”.

En Quinto Año se llevó la medalla al mejor promedio. Sintió una gran felicidad por demostrarse y demostrarles a los demás que podía superase. Sus padres estaban orgullosos porque a pesar de los obstáculos que se le presentaban Patricia, poco a poco, estaba alcanzando lo que anhelaba desde que era una niña.

Ser alguien en la vida

Además, cuenta, siguió yendo a clase porque sus hermanos le pedían que no abandonara, que aprovechara la oportunidad que se le estaba presentando. “Me decían que estudiara porque el día de mañana iba a tener mi propia familia e iba que tener que salir sí o sí a trabajar para tener mi plata ya que ellos tenían que salir durante varios meses como peones golondrinas teniendo que dejar a sus esposas e hijos. Me decían que el día de mañana les iba a agradecer de poder tener el título y de ser alguien en la vida que era lo más importante. Escuchar las duras historias de mis hermanos me impulsó para no bajar los brazos”.

Cuando terminó la secundaria su mayor deseo era estudiar Inglés, pero en ese momento estaba de novia con Walter, un muchacho que al principio no le llamaba la atención pero que de tanta insistencia logró enamorarla.  Y al poco tiempo quedó embarazada de Benicio, que actualmente tiene 6 años. Más adelante tuvieron a Paulina (3).

Por aquellos días su mamá se enojó con ella por no haberse cuidado y para no perder el año decidió estudiar el Profesorado de Geografía en Villa  Atamisqui, un pueblo que quedaba a 25 kilómetros de donde vivía. Al principio, cuenta, no estaba muy convencida de esa elección, aunque con el correr del tiempo se fue enamorando de la carrera.

Patricia salía de su casa a las cinco de la tarde y volvía a eso de las 11 de la noche. “Para mí, era un gran sacrificio porque me podía pasar cualquier  cosa en el camino con toda esa oscuridad. Cuando llovía era imposible pasar”.

“Soy una agradecida a la vida”

Más allá de los imponderables que se le podían presentar en el camino, en ningún momento Patricia pensó en la posibilidad de abandonar la facultad. Una vez que finalizó los cuatro años de la cursada realizó la residencia donde pudo empezar a poner en práctica algunos de los conocimientos que había adquirido.

Hacer la residencia fue todo un sacrificio pero logró forjar una excelente relación con sus alumnos y con los otros profesores. Eran épocas en las debía caminar o pedalear en su bicicleta cuando la temperatura llegaba a los 60 grados. En esos días no faltaron la angustia y la tristeza. Sin embargo, estaba convencida de lo importante que era su misión.  “Soy una agradecida a la vida porque pude conocer chicos que me aprecian mucho y hasta el día de hoy me dicen que he sido una excelente profesora”, se emociona.

A fin de año Patricia se recibe de Profesora de Geografía y uno de sus sueños es poder dedicarles el título a sus padres ya que fueron ellos los que la acompañaron desde el principio en esta aventura.

Durante tres años Patricia y su marido vivieron en la casa de los suegros, pero con mucho sacrificio lograron construir su casita de material que cuenta con dos piezas, un baño y el comedor.

“Me gustaría conseguir trabajo, tener un buen sueldo así mi marido no tiene que pasar tantos meses fuera de casa trabajando. Mi sueño es poder darle lo mejor a mis hijos y que el día de mañana ellos también puedan ser alguien en la vida”.

PUBLICADO EN CLARIN.COM

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s