¿Qué son las parejas tóxicas y cómo hacer para salir de esos vínculos?

 

MARIANA 1 (3)

En general, se puede observar que una de las razones más importantes por las que las parejas sostienen un vínculo tóxico o poco saludable es debido al temor a estar solos. Por otro lado, la esperanza de que algo cambie, si bien suele ser un sentimiento positivo, en este contexto insano, deja a la persona del lado del pensamiento mágico, esperando algo que no sucederá, sin la posibilidad de resolver y enfrentar el conflicto.

La característica principal de las parejas tóxicas es que se trata de relaciones que generan sufrimiento, dependencia, malestar físico y emocional y a pesar de esos sentimientos negativos no pueden disolverse ni cambiar. Las personas que establecen este tipo de vínculos suelen tener una autoestima baja y este tipo de relaciones adictivas, tóxicas y codependientes no suelen ser aisladas ni casuales.

“Las parejas tóxicas se construyen a través de vínculos enfermos, caracterizados por un trastorno mental de la personalidad. De esta manera la víctima elegida, que sería la persona sana, tiene características específicas que le sirven al depredador: ser exitosa, talentosa, hermosa físicamente, capaz, inteligente mientras que el victimario se caracteriza por ser egocéntrico, narcisista, sin empatía con el otro, manipulador, autoritario, controlador y absolutamente dañino”, explica Sandra Lustgarten, Psicóloga y Sexóloga.

En este contexto suelen aparecer ciertos rasgos a tener en cuenta que suceden en esta interacción como, por ejemplo, menosprecio y denigración (podría darse por medio de burlas o bromas donde se emiten juicios negativos sobre el otro), intimidación y control por medio de un carácter fuerte o persuasivo. “Es decir, mostrarse furioso/a ante un desacuerdo y de esta forma establecer una especie de chantaje emocional. Inducir la culpa en el otro para obtener el control de la situación. También se observa una excesiva independencia del otro sin tener en cuenta a la pareja, manteniendo una actitud utilitaria para obtener lo que desea. Así como también una actitud controladora y posesiva que hace que una de las partes sufra la desconfianza de su pareja”, puntualiza Analía Almada, Consultora Integral en Psicología Laboral y Clínica.


En este tipo de relaciones son comunes los celos excesivos, el manejo económico, los llamados a toda hora, el control permanente de los mensajes en el celular, la manipulación y el aislamiento hacia los amigos y la familia. “Generalmente, la víctima sufre de desvalorización, falta de merecimiento, de reconocimiento, angustia, carencia de autoestima y cuando encuentra alguien que se fija en ella, que la enamora, suele entregarse de manera absoluta sin medir las consecuencias. No hay víctima sin victimario, ni viceversa. Por lo tanto, un victimario es alguien que necesita estar en control absoluto de la situación y utiliza técnicas de manipulación y sometimiento para llevar a cabo sus demandas permanentes”, sostiene Nadia Gamboa, Coach Ontológica y Decodificadora Bioemocional.

¿Cómo salir de estos vínculos tóxicos?

En general, se puede observar que una de las razones más importantes por las que las parejas sostienen un vínculo tóxico o poco saludable es debido al temor a estar solos. Por otro lado, la esperanza de que algo cambie, si bien suele ser un sentimiento positivo, en este contexto insano, deja a la persona del lado del pensamiento mágico, esperando algo que no sucederá, sin la posibilidad de resolver y enfrentar el conflicto.

“En primer lugar, sería conveniente pedir ayuda psicológica, así como también poder buscar apoyo emocional en los seres queridos que podrían comenzar a alimentar la autoestima perdida. Encontrar ayuda en un ser querido y en un profesional podría colaborar en la decisión de romper el vínculo y poder sostenerlo siendo firmes. Asimismo, la reflexión acerca de cómo se vivió esa relación, desde la distancia, pensarse desde afuera y poder dar consejos a otros sobre lo que no hay que hacer, también formarán parte de esta recuperación. Aceptar que el amor no lo soporta todo, no se puede con todo, no cuando implica daño, violencia, dependencia, angustia y desvalorización”, afirma Almada.

Para Gamboa, el primer paso es tomar consciencia que lo que están viviendo no es amor, ni es sano. Una vez identificado que hay un problema, siguiere, lo importante es pedir ayuda a alguien del círculo de confianza que le permita a la persona hablar sin juzgarla, ayudándola a pensar y a accionar claramente.

“Cuando estamos frente a personas que están bajo estas situaciones es primordial generar un espacio en donde la persona pueda hablar sin que le digamos que hacer o la juzguemos, ya que para ella muchas veces la idea de separarse no es una opción viable. Generando ese espacio de confianza, podemos ayudarla mejor a tomar una decisión más asertiva”, dice Gamboa. Y agrega: “Un vínculo sano debe estar parado sobre la confianza y el respeto mutuo donde la construcción de la pareja sea en base a la libertad, a la elección y la valoración. De esta manera ambas partes crecen, aprenden, se complementan y aumentan su autoestima logrando alcanzar un equilibrio armónico como seres individuales que eligen conformar una pareja”.

“A mi parecer, una pareja con un vínculo sano debe nutrirse pero no agobiarse, intentando respetar el crecimiento de cada uno y la individualidad. La diferencia radica en no ser un apéndice del otro, el apego no incrementa el afecto, sino respetar la libertad de cada uno. Hay que poder tener herramientas para reconocer a las personas toxicas, los excesos dicen más de lo que uno cree. Si una persona es en poco tiempo demasiado atenta, amorosa, cuidadosa no siempre es el alma gemela, es posible que esté intentando manipular o lograr el apego. Hay que ser cauteloso y retirarse a tiempo si en una relación uno percibe que el otro intenta producir un daño y esta conducta de prevención debe tomarse a tiempo”, concluye Lustgarten.

 

PUBLICADO EN CLARIN.COM

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s