Un tumor lo sorprendió a los 10 años, pero logró cumplir el sueño de su vida

gracias a ellos estuvo en mejor ubicacion

“La parte dura vino cuando le tuvimos que decir de la operación y las consecuencias que iba a traer. Yo siempre le digo ´mi pequeño guerrero´ porque nos da una lección de vida todos los días. Cuando le dijimos que iba a quedar en silla de ruedas y que le iba a costar volver a caminar y hacer la vida de antes por un tiempo, él nos respondió que no iba a pasar nada, que no iba a ser el primer chico que iba a estar en silla de ruedas y que lo importante era que le quitaran el tumor”.

Hasta hace unos meses la vida de Cristian Wulff (10) era similar a la de cualquier niño de su edad. Iba a la escuela, practicaba tenis y jugaba al fútbol con sus amigos. Fanático de Colón de Santa Fe, su sueño era poder ir a ver un partido a “El Cementerio de los Elefantes”, apodo con el que se conoce al estadio del club de sus amores.

Sin embargo, el 15 de junio del 2019 sintió un fuerte dolor de estómago y tuvo algunos cólicos, razón por la cual sus padres lo llevaron a un hospital donde le realizaron una ecografía para descartar que tuviera apendicitis. El primer diagnóstico que recibieron fue que padecía una hernia en el intestino. Pero cuando lo derivaron al Hospital de Niños de Santa Fe los estudios arrojaron que había una masa tumorosa alojada en la pelvis.

Cambio de planes

“Los médicos nos dijeron que lo mejor era derivarlo al Hospital Italiano en Buenos Aires para hacerle una punción más compleja. El 11 de julio volvimos buscar el resultado que confirmó que el tumor era maligno y Cristian debía comenzar con quimioterapia para tratar de reducirlo lo más que se pudiera para más adelante poder realizarle una intervención para quitárselo”, recuerda Claudia, su mamá.

-Te van a hacer quimioterapia para reducir el tumor y podés llegar a tener diarrea, naúseas y vómitos. Y posiblemente vas a perder el pelito –le dijo muy dulcemente una de las doctoras.

-No me importa, total me crece rápido –le contestó Cristian.

Desde aquel día en que regresaron a Buenos Aires a buscar los resultados de la biopsia, Cristian, su mamá, su papá y su hermano mayor no pudieron regresar a Santa Fe. Los médicos les dijeron que debían permanecer, aproximadamente, entre seis y ocho meses. Dese ese momento los cuatro están viviendo en La Casa de Ronald McDonald, que desarrolla y lidera programas que impactan en la salud y el bienestar del niño y de su familia.

Un pequeño guerrero

Cuando Cristian finalizó los tres ciclos de quimios (que se repitieron cada 21 días) los médicos constataron que el tumor se había encapsulado. Sin embargo, seguía manteniendo su tamaño original. Por esa razón los especialistas decidieron que lo mejor era operarlo para poder extraerle el tumor. La cirugía, comenta Claudia, iba a implicar que a Cristian le cortaran una parte del hueso de la cadera y eso iba a impedir que pudiera caminar por un tiempo hasta que le colocaran una prótesis definitiva.

“La parte dura vino cuando le tuvimos que decir de la operación y las consecuencias que iba a traer. Yo siempre le digo ´mi pequeño guerrero´ porque nos da una lección de vida todos los días. Cuando le dijimos que iba a quedar en silla de ruedas y que le iba a costar volver a caminar y hacer la vida de antes por un tiempo, él nos respondió que no iba a pasar nada, que no iba a ser el primer chico que iba a estar en silla de ruedas y que lo importante era que le quitaran el tumor”.

“Cristian le puso muchas pilas y se fue recuperando día a día a pasos agigantados”

El 2 de octubre se llevó a cabo la operación y tras 11 horas los cirujanos lograron quitarle el tumor entero. Una vez que lo extrajeron lo mandaron a analizar Padova (Italia) ya que era muy desconocido. Hay sólo seis casos en el mundo con este tipo de tumor bimolecular.

“El 18 de octubre ya tuvimos el alta hospitalaria, un tiempo récord para la complejidad de la cirugía. Los médicos no podían creer su recuperación. Cristian le puso muchas pilas y se fue recuperando día a día a pasos agigantados”, se emociona Claudia.

“Fue difícil el tratamiento, pero por suerte la pude pasar bien. Me di cuenta que si no me sacaban el tumor iba a empeorar todo así que sí o sí no me quedó otra que poner todo de mí porque sabía que estaba en manos de muy buenos profesionales. Sabía que mientras más temprano pudiera hacerse la operación, mejor iba a estar”, dice Cristian.

El sueño de su vida

Cristian se movilizaba en silla de ruedas y de a poquito comenzó a caminar con ayuda de las muletas. Su anhelo era poder viajar a Santa Fe para poder ver el partido de ida de la Semifinal de la Copa Sudamericana entre Colón y Atlético Mineiro de Brasil. Pero como todavía no estaba autorizado para viajar, se le ocurrió grabarles un video motivacional a los jugadores.

“Hola, soy Cristian, tengo 10 años, estoy en La Casa Ronald de Buenos Aires y a los jugadores de Colón les quiero decir que ustedes van a jugar dos partidos importantísimos y yo también estoy jugando un partido muy importante porque me acaban de operar de un tumor. Mi sueño es que puedan llegar a la final para poder viajar a Paraguay y ver los goles de Colón. Mis tíos están intentando cumplirme ese sueño y yo voy a poner todas mis ganas para poder viajar a Asunción a alentarnos”.

En menos de una hora el video se había hecho viral en Santa Fe y Pablo Lavallén, por aquel entonces DT de su equipo favorito, lo sorprendió con una filmación en la que le agradecía sus augurios y le deseaba mucha fuerza para su recuperación. Además, el uruguayo Leonardo Burián le dejó, de sorpresa, sus guantes de arquero en la casa de Silvina, una de sus tías.

“Lo único que miraba era su carita”

Claudia, la única en la familia que también es de Colón, se fue manejando con su hijo esas interminables 17 horas desde Santa Fe hasta Asunción para que Cristian pudiera cumplir el anhelo de estar presente en el partido más importante de la historia de “Los Sabaleros” junto a otros 40.000 hinchas que no quisieron perderse ese día tan importante.

“Tuvimos que parar cada tres horas para que Cristian hiciera ejercicios (pararse y sentarse en la silla de ruedas) ya que al tener su pierna derecha inmovilizada corría el riesgo de que le agarrara una trombosis. La verdad es que no me acuerdo nada del partido, lo único que miraba era su carita, lo veía cantando y pensaba solamente en que él estaba muy emocionado y feliz. Era como si él estuviera jugando el partido. Él me decía que no lo podía creer, que era un sueño poder ver a Colón en una final internacional con apenas 10 años”, se emociona su mamá.

“No podía creer que estuviera en la final, ni siquiera pensaba en poder salir del país y encima para ver una final. Yo pensaba que estaba soñando y que en algún momento me iba a despertar”, recuerda Cristian.

“Que nunca pierda esas ganas de vivir”

Actualmente, Cristian se encuentra en un proceso de prevención ya que como el tumor era “altamente agresivo” debe seguir con otras nuevas sesiones de quimio (11 ciclos, durante 22 semanas) para evitar que regrese la enfermedad. Su mamá estima que para junio ya tendrá el alta definitiva.

“Uno se hace malasangre por cosas materiales e insignificantes, pero cuando te toca pasar por una situación como ésta te das cuenta que lo más importante es la salud y que estemos todos juntos y bien”, dice Claudia. Y agrega: “A Cristian le deseo que nunca pierda esas ganas de vivir que tiene, que sea feliz y que cada cosa que se plantea la pueda realizar. Después de hacerle frente a esta enfermedad, no va a haber nada que no pueda hacer porque cada cosa que se propone la termina cumpliendo”.

Casi todos los días Cristian va a una plaza y camina ayudado por las muletas. “Mi sueño principal es poder volver a caminar”, se ilusiona. Por último, desea compartir un mensaje para otros chicos y chicas que se encuentran atravesando una enfermedad oncológica. “Les diría que mientras estén pasando por estos momentos tienen que sonreír y tratar de estar bien de ánimo porque eso va a ayudar muchísimo a la rehabilitación y van a estar mejor”.

 

PUBLICADO EN CLARIN.COM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s