Cuarentena: ofreció su bono en Facebook para ayudar a la gente que más lo necesita

Matías y Emilia llevando mercadería a uno de los vecinos

“La gente me iba contando cómo era su situación y sus necesidades y cuando los conocimos personalmente nos dimos cuenta de lo que estaban pasando. Son lugares que están como olvidados, son personas que piden ayuda y estaban muy emocionados”, dice Matías.

“Hola! Yo soy Matías Siandro y soy empleado en el supermercado Becerra en el sector de panadería. Como varios sabrán, a nosotros nos pagaron un bono de $ 3000 que solo será usado para la compra de mercadería. Estamos en una situación que no a cualquiera le sobra la plata y mucho menos a mí, pero hay gente que en verdad ha sido golpeada económicamente llegando al extremo de ya no tener nada para comer. Quisiera donar mi bono para ir a comprar productos indispensables para la gente que en verdad lo necesite y se los llevo a su casa personalmente. Por favor, el que necesite mi ayuda me habla por privado o se comunica a mi celular. Entre todos podemos salir adelante, tener fe y esperar que pronto todo esto termine”.

Sensibilidad, empatía, solidaridad y pensar en el prójimo. Algunas de las palabras que definen a Matías Siandro, este joven de 26 años que vive en Altagracia, muy cerquita de Córdoba Capital, y que desde hace cuatro años trabaja como hornero en un reconocido supermercado de la zona.

Pensar en el prójimo

El domingo pasado, como todas las noches, Matías fue a su trabajo y además de recibir el correspondiente recibo de su sueldo también se encontró con un papel alusivo a ese ingreso extra.

En el trayecto de su trabajo hasta su casa, ya entrada la mañana del lunes, se puso a pensar en la posibilidad de repartir ese beneficio comprando artículos de primera necesidad entre los vecinos que más lo necesitaran. “Hoy en día no me sobra, pero lo hablé con mi papá y le dije que sería bueno poder ayudar a mucha gente que por esta situación no está trabajando ni saliendo de sus casas y que la está pasando muy mal. Yo ya había comprado alimentos, el techo lo tengo, de salud estoy bien y fue todo así de rápido”, dice Matías.

“Cuando los conocimos personalmente nos dimos cuenta de lo que estaban pasando”

El lunes por la mañana Matías publicó el mensaje en su muro de Facebook y pasados unos minutos comenzó a sorprenderse por las felicitaciones que recibió de mucha gente (la mayoría que ni siquiera conocía) por la iniciativa y, además, por la manera en que se viralizó su ofrecimiento.

Muchas personas le escribieron y lo llamaron por teléfono para contarle su situación personal por lo que se dio cuenta que era mejor brindar esa ayuda a más gente y no a una sola familia. Por esa razón se fue a un supermercado y compró aceites, azúcar, cajitas de té, sal, fideos, arroz y salsa, entre otros artículos, y logró armar 13 bolsones. Pero Matías no lo hizo solo: contó con la ayuda y con la complicidad de Emilia, una mujer que se entusiasmó con la publicación, aportó dinero y compró más mercadería.

“La gente me iba contando cómo era su situación y sus necesidades y cuando los conocimos personalmente nos dimos cuenta de lo que estaban pasando. Son lugares que están como olvidados, son personas que piden ayuda y estaban muy emocionados”.

“Se emocionaba y se le caían las lágrimas”

Una de las historias que más lo sorprendió y emocionó a Matías fue la de una mujer mayor que vive sola y se encuentra afrontando un cáncer muy avanzado. “Ella me decía que no le importaba el tema de la pandemia y que estaba esperando que Dios se la llevara, pero a la vez se emocionaba y se le caían las lágrimas”, dice. “Me dolió mucho el hecho de que nadie la ayudara, me daba pena que estuviera sola y le dije que en algún momento, ojalá, pueda volver a ayudarla”, se emociona.

“Ojalá que estas acciones se hagan una costumbre”

Matías cuenta que mucha gente le escribió por Facebook expresándole que a raíz de su iniciativa Dios le iba a dar el doble de lo que él estaba donando. Sin embargo, él siente que lo más importante es pensar en el presente y en este momento se siente mucho más feliz por las personas a las que puede ayudar que lo miran y le agradecen con una sonrisa.

“Yo quiero que esta noticia pueda lograr que la ayuda se contagie, no solamente en mi ciudad, sino en toda la Argentina. Que cada uno aporte su granito de arena para ayudar a las personas que más lo necesiten. Ojalá que estas acciones se hagan una costumbre para que no sea algo que solamente sorprenda o llame la atención”.

 

Publicado en lanacion.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s